18/9/21

Reseña - La biblioteca de la medianoche

¡Hola, hola, hola!

Tengo una duda existencial. Ah, sí, sí, una duda súper terrible. Vamos a ponernos serias, serios, un momentito. ¿Quién ha empezado ya a hacerse un maravilloso TBR para el mes de octubre? Y la duda importante de verdad: ¿qué libritos de terror habéis incluido? ¡Porque me muero de ganas de sentarme a hacer mi propia lista! Este año quiero que caiga sí o sí Gótico, pero hasta ahí mis grandes avances. Ay.

¡Hoy toca reseña! Ah, sí, sí, justito ayer acabé un libro que me dejó pensando un ratito y, ju, no podía no traeros mi opinión. ¿Qué, vamos a ello? ¡Dentro reseña!

Traduce: Miguel Marqués Múñoz / Editorial Alianza - Sello AdN / ISBN: 978 84 13621654 / Precios: 19,95€ (tapa dura) y 9,97€ (versión Kindle) / 336 páginas /
Sinopsis: Nora Seed aparece, sin saber cómo, en la Biblioteca de la Medianoche, donde se le ofrece una nueva oportunidad para hacer las cosas bien. Hasta ese momento, su vida ha estado marcada por la infelicidad y el arrepentimiento. Nora siente que ha defraudado a todos, y también a ella misma. Pero esto está a punto de cambiar. Los libros de la Biblioteca de la Medianoche permitirán a Nora vivir como si hubiera hecho las cosas de otra manera. Con la ayuda de una vieja amiga, tendrá la opción de esquivar todo aquello que se arrepiente de haber hecho (o no haber hecho), en pos de la vida perfecta. Pero las cosas no siempre serán como imaginó que serían, y pronto sus decisiones enfrentarán a la Biblioteca y a ella misma en un peligro extremo. Nora deberá responder una última pregunta antes de que el tiempo se agote: ¿cuál es la mejor manera de vivir?

A veces es demasiado tarde. Cuando todo pesa demasiado. Cuando las decepciones se amontan unas sobre otras. Cuando nada suma.

Nora no puede más. Sencillamente, no puede. Acaba de perder su trabajo, su gato ha muerto atropellado, se ha peleado con un antiguo amigo, la han despedido de otro trabajo y, joder, incluso su vecino, ese señor mayor entrañable, parece ser más feliz una vez le dice que ya no la necesita.

No le queda nada.

No le queda nadie.

Así que toma una decisión. Una oscura. Una complicada.

Acabar con su vida. A fin de cuentas, ¿quién va a echarla de menos? Sus padres están muertos y su hermano no le habla. No tiene familia.

¿Y lo hace?

Lo hace.

El problema es que no pasa exactamente lo que ella creía que iba a pasar.

No está muerta. O no exactamente. No, hay una mujer. Una señora que recuerda de su infancia. Encantadora, con su sonrisa ligeramente apergaminada por la edad. Y se acerca. Despacio, la sonrisa cada vez más amplia.

No sabía qué esperar de esta novela. Había visto y leído tantísimas cosas positivas que no podía no leerla, ¡y qué maravilla! Antes de nada, me gustaría avisaros de una cosa: aquí se haba a las bravas de las ganas de suicidarse. Se dice sin tapujos, un rugido tan fuerte que nace en las entrañas de la protagonista y muere en el silencio que sigue a una confesión de ese calibre. Si estáis pasando por una mala racha, si creéis que vuestra vida está un poquito patas arriba y no os encontráis bien anímicamente; no lo leáis. Lo digo totalmente en serio. El libro no hace, ni mucho menos, apología del suicidio; pero sí puede ser una novela dura, complicada, si no estáis al cien por cien. ¿Todo aclarado? ¿Sí? ¡Sigamos!

Matt Haig no escribe bonito. Lo siento, no lo hace. Su manera de escribir es fría, casi analítica. Tan descarnada que, en el fondo, incluso consigue que te pique la piel. No sé si me estoy explicando o estoy cayendo ya en mis malditas reflexiones porreras. Me refiero a que su prosa me ha recordado al tirón que damos a una tirita para que todo el dolor se concentre en un solo segundo. Notas cómo el pegamento se ha adherido con fuerza a tu piel, picando, doliendo; entonces estiras y te sientes feliz de que ya no esté. Así es su prosa.

No quiero hacer una reseña cómo las que suelo hacer, porque considero que esta novela es lo suficientemente especial como para que la disfrutéis de principio a fin. Lo que sí haré será explicaros por qué a mí me ha parecido tan bonita y, a la vez, tan necesaria.

Todo el mundo pasa malas rachas. Momentos jodidos en los que nos sentimos las jodidas protagonistas de la mayor tragedia del mundo. Esos en los que nos molesta incluso que nos digan un “hola” porque, claro, “no estamos de humor”. ¿Lo bueno? Esas rachas pasan – ojo aquí: si tenéis problemas que no podéis solucionar sin ayuda, por favor, id a consulta psicológica. Os prometo que os van a tratar bien y que no pasa nada por ir a ver a una/un terapeuta – y, cuando lo hacen, sólo nos queda pensar en qué hemos hecho mal, cómo podemos arreglarlo y cómo, en definitiva, salir adelante.

Así he vivido la novela: un camino, uno muy largo, en el que Nora ha tenido que entender que el egocentrismo que rodea a algunos trastornos del estado del ánimo pueden trabajarse. Si bien es cierto que aquí se añade, en cierto modo, un componente mágico – La Biblioteca de la Medianoche –; no deja de ser una metáfora perfecta de cómo, muchas veces, creemos que no estamos aportando nada bueno a nadie. Y no es cierto.

¿Os importa que reflexione porreramente un poquito? ¿No? ¡Perfecto! ¿Cuántas veces os habéis parado a pensar en el impacto que generáis en las personas que os rodean? ¿Cuántas veces habéis pensando en que alguien a quien veis cada día tiene una cualidad que os maravilla? Somos un fascinante cúmulo de impactos minúsculos. Un comentario casual, una recomendación, una sonrisa… y la otra persona está pensando en si será cierto que ese sitio es tan chulo, si esa película vale tanto la pena, si le has sonreído porque te gusta cómo va vestida o porque te gusta la persona en cuestión. Acciones diminutas y, a la vez, maravillosamente mágicas.

No podemos estar todo el maldito día pensando en gustar a todo el mundo. Tampoco pensando en todo lo que hacemos mal. ¿Cuántas veces habéis hecho algo que os ha dado mucha vergüenza? Cualquier idiotez. Me vale incluso tropezaros sin daros cuenta y que haya gente mirando. Sinceramente, ¿qué diablos importa? No importa. Sencillamente, no lo hace. Parece jodidamente sencillo pero, joder, hay personas que se comen la maldita cabeza ¡todo el día! Todo. El. Santo. Día. Y es agotador. Escucharles. Leerles. ¿No sería más sencillo aceptarse, entender que no tenemos por qué ser “como nadie”? 

Me voy por las ramas.

La biblioteca de la medianoche es una lectura que ayuda, y mucho, a darnos cuenta de la cantidad de cosas preciosas que pasan cada día. Como la primera sonrisa que ves, el primer trago al té del desayuno – bueno, a ver, a lo que demonios desayunéis, yo soy tea team – o el momento hipersuperficial de decidir cómo vestirte ese día. Cosas pequeñas, preciosas. ¿Qué me decís del primer ratito de lectura del día? Un momento jodidamente mágico.

Me da igual si estoy parece una jodida entrada de auto-ayuda. No quiero irme de aquí sin deciros que arriesguéis. No os calléis las cosas por el miedo a las consecuencias. Si tenéis algo bonito que decir, sencillamente decidlo. 

Supongo que os estáis preguntando qué pasa con Nora al final.

Tendréis que leer el libro para descubrirlo.

Afilada a veces, dulce otras; La biblioteca de la medianoche es una de esas novelas que hacen que una ponga en perspectiva la magia de los pequeños momentos del día a día. Matt Haig hace un trabajo muy bonito, ¡y necesario!, que vale mucho la pena leer.

★★★★

14 comentarios:

  1. Hola, Carme!
    Tengo muchísimas ganas de leer este libro! No sé si será próximamente, porque ahora este tipo de temática no me apetece, pero creo que me puede gustar mucho.
    Me ha encantado la reseña, como siempre, y las reflexiones que has hecho sobre los pequeños gestos de amabilidad que pueden suponer una gran diferencia en el día de alguien o incluso de uno mismo. Muchas gracias por compartirlas!
    Nos leemos 😊

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Carme!,
    Esta novela me la regalaron por el Día del Libro y estoy deseando leerla. Por otra parte, he de confesar que tantas buenas reseñas y opiniones me hacen tener el hype por la nubes, y eso es peligroso. No nos engañemos. Pero espero que no me decepcione.
    Ya me dijeron que es un libro "duro", porque se hablan de muchos temas delicados y que si estás pasando por una mala racha quizás no es el mejor momento para ponerse con él. No obstante, me encanta que se traten estos temas en la literatura y que nos hagan darnos cuenta de tantas y tantas cosas.
    Mil gracias por tu reseña.
    Un besito de tinta y feliz finde, Carme :D

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta. Me ha recordado a esos efectos mariposa que se ven en las pelis o en las series en los que intentan salvar a alguien de la muerte o cambiar algo de su vida y se dan cuenta de que al final lo trastocan todo. Muy bueno.
    El de "Gótico" es una pasada y estoy segura de que te va a encantar.
    Un beso fuerte, fuerte y que tengas una feliz semana, preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Hola Carme!! ¿Cómo estás? Espero que fenomenal. Desde luego es un libro que llevo mucho tiempo viendo por la redes y que me llamaba mucho la atención. Tras leer tu reseña y las reflexiones que has hechos sobre su lectura, me he quedado con muchas ganas de leerlo yo también. Hola!!¡Estupenda reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Holaa!! Conozco el libro pero hasta ahora no sabía si lo leería o no, con tu reseña me has dado muchas ganas de darle una oportunidad, así que sin duda me lo llevo apuntado. Excelente reseña y exceñente forma de expresarte, siempre es un placer leerte.

    Blessings!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    De este libros he encontrado un montón de reseñas positivas, tantas que no se porque rayos aun no lo he leído. Ojala que pronto me anime a hacerlo.

    Nos estamos leyendo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola.
    No he leído este libro pero si que he visto un montón de reseñas buenas y muchos comentarios positivos de este libro. No lo descarto pero de momento lo voy a dejar pasar que hay otros libros que me interesan mas leer.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  8. Hola, creo que llegue a ver este libro un par de veces por bookstagram pero nunca le di mcuha importancia, ahora que he leído tu reseña me gustaría darle una oportunidad, me parece una historia interesante, creo que tu reseña que por cierto, la has escrito muy bonita, me ha convencido del todo, así que espero poder darle una oportunidad pronto a este libro.
    Saludos desde kiwybooks!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Carme!
    ¿Puedes creer? Desde que vi esta cubierta en la web he deseado leer el libro... y eso que no conocía su trama, ja, ja, ja.
    Pues veo que mi impulso de querer leerlo ha sido un acierto.
    Me ha encantado leer tu reseña, enterarme de que va la historia y conocer tu sincera opinión de esta novela.
    "La biblioteca de la medianoche" es un libro que voy a leer sí o sí, todo lo que nos cuentas me ha llamado muchísimo la atención y espero no tardar en conocer la pluma de Matt Haig.

    Por cierto, yo también quiero leer "Gótico". Ja, ja, ja.

    Un besote y un fuerte abrazo, que pases un lindo fin de semana ;)

    ResponderEliminar
  10. ¡Hooooola Carme!

    Ay, he estado una semanita algo desaparecida -es que ha sido un caos mi vida jajaja- pero ya estoy aquí de nuevo para ponerme al día con tus entradas.
    SÍ, yo también tengo ya el TBR de Octubre, lo llevo haciendo bastante tiempo JAJAJJ me encantan las vibes del otoño y veo que tu siguiente entrada va precisamente de eso así que ahora me pasaré sin duda a leerla ;D

    En fin, vamos con la reseña.
    Pues tía, he visto este libro por toooodos lados, y no se que pensar. Hay gente que lo ama, como tu, y luego gente que se ha quedado como un poquito... ummm, ¿a medias, digamos? A mi la premisa me parece una maravilla. Sí, un tema muy duro, desde luego aprecio tu recomendación de no leerlo si estás un poco de bajona, tal vez no sea lo mejor.
    Pero en fin, todo el tema de la Biblioteca mágica y de que cómo la protagonista se para a pensar sobre el impacto que ha hecho en los demás... creo que es un tema muuuy interesante, duro pero necesario, y que puede dar para mucho. Por lo que dices del final veo que es uno de esos libros feel good que te ayudan a recordar las cosas bonitas de la vida, y eso también está genial porque de vez en cuando viene bien que te lo recuerden y que te dejen el corazón calentito ^^

    Por cierto, me ha encantado tu reflexión sobre el impacto que hacemos en los demás... creo que es algo muy bonito sobre lo que reflexionar porque seguuuuro que has tenido un impacto positivo en más gente de la que piensas, simplemente tienes que pararte a analizarlo un poquito. A mí mismamente hoy, iba corriendo por la calle y un hombre se ha puesto a imitarme durante unos segundos haciendo el tonto, y los dos nos hemos reído durante un momento y nos hemos despedido antes de seguir nuestros caminos. Ha sido una tontería, pero a mí me ha sacado una sonrisa y me ha alegrado la tarde. En fin, te cuento mi vida, pero es que justo se me ha venido a la cabeza jajajaaj

    ¡muuuuchos besos!!!

    ResponderEliminar
  11. Vaya, pues sí que me dejaste con las ganas de saber qué pasa con la prota al final. En cualquier caso, me parece un libro interesante con un estupendo mensaje. Lo tendré en cuenta.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. Hola Carme!
    Creo que en mayor o menor medida todos podemos sentirnos identificados con la protagonista... la impresión de que no haces nada bien, de que la vida se te está poniendo de culo... sin duda es un tema complicado y creo que la línea a la mala interpretación es muy fina, así que gracias por el aviso.
    Sinceramente, había visto el libro pero no había pasado de la portada, así que me había creado una idea totalmente equivocada de la trama... y lo que cuentas me interesa así que me lo llevo apuntado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. CARME ♥
    Ay, al leerte sentí como si me dieras una patada en la cara porque siento que muchas veces soy como esas personas que se aferran a los detalles insignificantes de la vida y los vuelve una tortura. De hecho, el viernes me encontraba así: sumida en mi miseria por un error que cometí en el trabajo.
    Te juro que pensé de todo, me cuestioné todo y dudé de mi existencia (pero no para atentar contra ella, claro). A lo que voy, es que hay veces en las que tus malos pensamientos ganan y uno no sabe como lidiar con ello.

    No sé, ahorita estoy en esa época de mi vida en la que no estoy contenta con nada de lo que he hecho. Los malos momentos eclipsan los buenos y, cuando estoy así, me ayuda mucho leer un libro de autoayuda o cosas de ese estilo. Para recordarme que todos la cagamos.

    Anyway, al ir leyendo esta entrada me han dado muchas ganas de llorar y de hacer algo por mi. Creo que este libro podría ayudarme a salir de ese maldito pozo en el que me encuentro. Así que ahorita me arreglaré y lo iré a buscar.

    Tomaré esto como una señal divina.
    Te mando un abrazo bien grande ♥

    ResponderEliminar

¡Hola! Por aquí tenéis los motivos por los cuales decidí usar la moderación de comentarios:

(1) Evitar spam.

(2) Llevar un control de los comentarios que entran. Esto es un espacio para que haya buen rollo. Comentarios ofensivos o respuestas hirientes a personas que hayan comentado previamente no serán publicadas.

Aclarado esto, sólo me queda dar las gracias porque hayáis dado una oportunidad al blog. ¿Qué, comentáis? ^^