13/4/19

Reseña #147: El juego del ángel



Reseña

-


El juego del ángel


 ¡Hola, hola, hola!

 ¡Aquí una desaparecida! La culpa no es mía, por supuesto. Son los trabajos. Esos tan maravillosos que te roban hasta el sueño. Pero bueno, he llegado y tengo pensado ponerme al día. Palabrita.

 ¿Qué tal ha ido vuestra semana? ¿Ha sido de las buenas? La mía ha tenido altibajos. Sí, sí, se nota que se acerca el temido final de curso y estoy hasta el coño de todo. Pero ya dejo de ser una bruta soez (always) y me centro en las cositas buenas. Pues que me gustan los jueves. Los jueves tranquilos en los que voy “de compritas victorianas”. Con mi señora madre, sí (si estás leyendo esto, señora madre, holis). Total, que entramos en una librería de segunda mano y preguntamos por Cuento de navidad, de Dickens. Y nos sacan dos ediciones… una de las cuales no era Cuento de Navidad, sino Cuentos de Navidad, una recopilación de relatos para las fechas. Horror terrible al salir de la librería. Yo preguntando, con cara de no entender nada, dónde coño estaba el maldito Scrooge. Claro, en ese momento alguien me da un hostión a traición y ni reacciono de lo rallada que estaba. Así que tuvimos que volver a hacer el cambio. Apuf puf. Por lo demás, todo muy chachi. ¿Y vuestra semana? ¿Alguna peripecia?

 ¡No me enrollo más! ¡Dentro reseña!

Ficha técnica


Título: (El cementerio de los libros olvidados 2) El juego del ángel 
Autor: Carlos Ruiz Zafón 
Editorial: Booket 
Número de páginas: 668 
ISBN: 9788408163442 
Preció libro físico: 10,40(Tapa blanda) / 22,70€ (Tapa dura)  
Precio libro electrónico: 9,49€


Sinopsis


En la turbulenta Barcelona de los años 20 un joven escritor obsesionado con un amor imposible recibe la oferta de un misterioso editor para escribir un libro como no ha existido nunca, a cambio de una fortuna y, tal vez, mucho más.


Reseña del libro anterior



Mi opinión

 Barcelona huele a humo. Barcelona está llena de sombras. Barcelona se consume a golpe de malos tiempos. Y en esa Barcelona rota, David Martín deja de ser un niño con el pasado hecho trizas para convertirse en un adulto que debe enfrentarse a un futuro que apesta a melancolía y malos augurios.

 El juego del ángel es, a todas luces, un libro oscuro. Una trama bizarra, mucho más macarra que la de La sombra del viento, donde nadie está a salvo de los demonios que se esconden, esperando ansiosos el momento de saltar para destrozar las vidas de todos y cada uno de los personajes del libro. Porque sí, hay algo romántico en la idea de leer un libro de sueños rotos, tardes de lluvia y susurros partidos de rencor. Porque Carlos Ruiz Zafón es un autor, un Autor en mayúsculas, que consigue que cada palabra tenga la fuerza de un grito. Y eso vale oro.

 Os decía líneas más arriba que la vida de David Martín es, hablando en plata, una putísima mierda. Es cierto. Hijo de un antiguo soldado que fue a la guerra y se convirtió en una sombra iracunda de sí mismo; y huérfano de una madre a la que nunca conoció, no porque muriera, sino porque abandonó a la que debía ser su familia. Todo se reduce al olor a pólvora. Un día está en la calle con su padre – un cabrón de los grandes – y, de golpe, el disparo que parte la noche en dos. El pasado que se muere, el futuro que se deshilacha. Y la muerte.

 ¿Quién no ha soñado alguna vez con escribir un libro? ¿Quién no ha soñado, ni que sea durante unos segundos, en vivir de algo tan bonito como construir tramas y perfilar personajes? David lo sueña. Lo sueña con tanta fuerza que, ¡sorpresa!, se hace realidad. Y empieza la jodida pesadilla.

 Me encanta cuando alguien se sienta delante de un documento en blanco y se rompe. Me encanta esa comunión que existe entre la idea brillante y la ejecución que rompe moldes. Porque la perfección no existe, la perfección apesta a aburrimiento, tiene ese tufillo repugnante que hace que susurres “pedorro” - o “pedorra”, por supuesto –. No, amigas y amigos, el libro no es perfecto. David es un maldito bastardo al que yo hubiera dado de bofetones más de una vez. Ojo, no digo (escribo) que sea una persona esencialmente mala – desgraciadamente, de esas hay demasiadas -, sino que tiene un genio de mil demonios y una lengua afilada que hace de cada réplica una maldita cuchillada. Y por eso me gusta. Me gusta porque se envenena, porque muerde cuando le agobian, porque lucha por lo que le importa y porque se somete cuando tiene miedo. Porque es humano. Joder, porque es humano.

 Zafón, en su papel de brillante escritor sádico, nos desmenuza muy poquito a poco la que será la peor pesadilla de nuestro protagonista. La pesadilla de su vida, que empieza antes de dónde nos situamos en La sombra del viento.

 David Martín ha firmado un contrato en el que se compromete a escribir para un editorial de putas sanguijuelas bajo un pseudónimo durante tanto tiempo que roza lo sinientro. Para más inri, no se encuentra bien. Algo dentro de él va mal. Muy mal. Ah, también se ha enamorado y… sorpresa, sorpresa, ese amor no es, ni de lejos, correspondido. Pero esperad, esperad, que la cosa es todavía peor. Una noche cualquiera entra en lo que el autor describe como un “lupanar” – os juro que me moría con esa palabra – y, al día siguiente hay algo que no cuadra.

 Barcelona huela a humo. Barcelona está llena de sombras. Y esa Barcelona, la misma que lo vio nacer, está tragándose a David Martín.



 Y ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler


 Duele. Duele que un personaje te encante y se comporte como un completo capullo la mayor parte de la novela. Pero hay algo que duele más. Duele muchísimo que los finales sean amargos, que mastiquemos la rabia y digiramos ese veneno que envuelve a las tragedias. Porque David habrá escrito libros maravillosos, de esos que hacen que se te erice hasta el alma, pero su obra maestra, su verdadera quimera como escritor, es él mismo.

 Cristina no me gustó nada. Desde el principio, me pareció una cobarde. Ajá, una cobarde, las cosas claras. La chica, lejos de arriesgarse, se deja arrastrar por los acontecimientos, unos que tienen nombre y apellidos y se saldan con un puto anillo de matrimonio. Qué jodida, ¿eh?, la conveniencia. El deber, el honor. Me parto el culo. ¿Hay honor en no ser fiel a una misma, a uno mismo? ¿Hay una obligación que subyace a nuestra existencia? ¿Quién obliga a nadie a mantenernos a flote cuando nos rompemos? Si alguna vez vais a ayudar a alguien que está hasta el cuello de mierda porque os sentís obligadas u obligados, haceos un favor y no lo hagáis. La hipocresía, a la larga, sale demasiado cara.

 La que sí me gustó, y mucho, fue Isabella. Que no es trigo limpio nos lo firma el autor desde el minuto cero – siempre me ha hecho mucha gracia esa expresión –, pero que es una superviviente lo vemos con nuestros propios ojos. Ella no es feliz en su casa. Sus padres la adoran, pero no pueden ofrecerle lo que ella necesita. Así que lucha por sus sueños y es la única que tiene los ovarios suficientes como para poner a David en su sitio. Un poco de humildad, colega, que vas muy de sobrado por la vida.

 Volviendo a David, que realmente es quién nos atañe en la reseña; debo ser sincera: pecó de inocente. Miento. Pecó de humano. La desesperación, ese momento en que supo que iba a morir, hizo que la cagara. ¿Y cómo la cagó? Firmando su sentencia de muerte en vida. Aceptar el encargo de ese editor francés misterioso no fue una buena idea. Tampoco lo fue pensar que sería fácil.

 El encargo me pareció tremendo. Crear. Era crear. Crear algo en lo que creer. Fabricar de cero una religión que hiciera que la gente hincara las rodillas. A mi juicio, el tío quería montarse un movimiento sectario, pero a lo mejor estoy siendo mezquina. En cualquier caso, fue un encargo aberrante que hizo que David se planteara muy seriamente en qué locura se había enredado. Ah, pero amigas y amigos, cuando las cosas no salen bien, basta un buen susto, uno lo suficientemente impactante, para que alguien pisotee sus inseguridades y se someta.

 Una cantante olvidada, un escritor que murió después de volverse completamente loco, un policía que fue retirado del servicio por dedicarle demasiado tiempo a un caso que debía olvidarse y un amor. Todo eso es El juego del ángel. Un enigma. Un puto enigma que se abre y se cierra sobre sí mismo, obligándonos a cruzar los dedos, suplicando un final amable. Valientes idiotas somos, ¿verdad?


El juego del ángel es una segunda parte de las que valen la pena. Con una historia que roza lo dantesco, Carlos Ruiz Zafón nos sumerge en una Barcelona oscura, llena de malos augurios. David Martín es un protagonista que vale la pena conocer, ni que sea para que os rompa en mil pedazos.

Nota: 5/5



Citas


Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubre su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela: su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio.


Renunciaría a la vanidad de ver mi nombre impreso en mi obra, pero no a mí mismo ni a lo que era.


-[…] Y creo que usted no tiene muchos amigos. Yo tampoco. No confío en la gente que cree tener muchos amigos. Es señal de que no conocen a los demás.


-Isabella, si realmente quieres dedicarte a escribir, o al menos escribir para que otros te lean, vas a tener que acostumbrarte a que a veces te ignoren, te insulten, te desprecien y casi siempre te muestren indiferencia. Es una de las ventajas del oficio.


-[…] El silencio hace que hasta los necios parezcan sabios durante un minuto.


-¿Sabes lo mejor de los corazones rotos? – preguntó la bibliotecaria.
Negué.
-Que sólo pueden romperse de verdad una vez. Lo demás son rasguños.


Las buenas palabras son bondades vanas que no exigen sacrificio alguno y se agradecen mas que las bondades de hecho.


El tiempo todo lo cura, pensé, menos la verdad.


Me abrió la puerta de la tienda y me cedió el paso. Entré en la librería y aspiré aquel perfume a papel y magia que inexplicablemente a nadie se le había ocurrido todavía embotellar.


-¿Te parece bien burlarte del hombre que está perdidamente enamorado de ti?
-¿Qué?
-Ya me has oído. Sempere hijo me ha confesado que le tienes robado el sueño. Literalmente. No duerme, no come, no bebe, ni orinar puede el pobre de tanto pensar en ti todo el día.
-Delira usted.
-El que delira es Sempere. Tendrías que haberlo visto. He estado a un tris de pegarle un tiro para liberarle del dolor y la miseria que lo acongojan.


Por primera vez en mi vida escribía para mí y para nadie más. Escribía para prender fuego al mundo y consumirme con él.


-[…] La vida le había enseñado que las personas vivimos tanto de grandes y pequeñas mentiras como del aire. Decía que si fuésemos capaces de ver sin tapujos la realidad del mundo y de nosotros mismos un solo día, del amanecer hasta el atardecer, nos quitaríamos la vida o perderíamos la razón.

9 comentarios:

  1. Me. Alegro que te gustara tanto... A mí también me encantó, quedé fascinada .. Sé que a mucha gente no Le entusiasmó después de leer la primera parte... Quizás esperaban algo similar y Zafon nos sorprende con algo nuevo, aunque sinceramente la esencia está ahí... Pues ya verás la tercera entrega... Decirte que nuestro peculiar personaje tiene un protagonismo especial...
    Un besazo !!

    ResponderEliminar
  2. Qué bien que te haya gustado, porque lo tengo en la estantería desde hace años y aún no me he puesto con él. Los dos libros que leí de Zafón me encantaron (La sombra del viento y Marina).

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Holaaaa!

    Me salto la zona spoiler porque de verdad que después de leer tu reseña, ¡me han vuelto a entrar un montón de ganas de leer a este autor!
    Ay, es que Zafón tiene una pluma que te sumerge, super misteriosa y melancólica, a mí me encanta como es capaz de describir el ambiente de Barcelona. Y vamos, que el protagonista sea tan humano -y tan idiota a veces- que haya cosas que no cuadren, que sueñe con ser escritor... no se, son un montón de elementos que me han llamado mucho la atención.
    Vamos, que me has dado una curiosidad inmensa. Además, la reseña te ha quedado de maravilla, casi como si hubieras plasmado el misterio del libro, me ha encantado ^^

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Carme!

    Buf, lo leí en enero y sé muy bien lo que quieres decir, supongo que no me esperaba una historia tan oscura después de leer el primer libro, en el cual las cosas tampoco acababan tan mal. Por cierto, tengo que releer el primero para seguir con la saga.
    A mí tampoco me cayó nunca bien Cristina, no sé qué tenía pero no me gustó desde el principio, y en cambio yo esperaba una relación amorosa con Isabella, aunque David sea un gilipollas a ratos. Y los que me rompieron el corazón fueron los Sempere, sin duda alguna, les cogí mucho cariño y lo pasaron muy mal...

    ¡Nos leemos!
    Lua.

    ResponderEliminar
  5. Holaa
    A mi casi me gustó más que el primero, casi. Y estuve llorando literalmente un buen rato después de terminar el libro. Te llega al corazón.
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Soy fan de esas "Compras victorianas", vamos...que yo me apuntaba ya mismo!! jajajaja Aunque vaya rabia lo del error del título.

    Yo de Zafón solo leí las dos primeras partes de su trilogía de la niebla, y aunque me gustó mucho su estilo, las historias se me quedaron algo juveniles. Pero me apetece mucho volver a él y seguro que será con el primer título de esta trilogía, así que este segundo tendrá que esperar un poquito ;)

    Besotes guapa y buena semana

    ResponderEliminar
  7. Buenas guapaa!!!
    Pues mira que tengo un montón de libro de este autor en mi casa por que mis padres se han leído varios de ellos, pero nunca he podido animarme a leerlos, aunque si tuviera que empezar con uno, querría leer el de MArina ^^
    Me alegra ver que lo has disfrutado!!
    Gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar
  8. ¡Holaa Carmee! :D

    Ay, malditos trabajos... ¬¬ Espero que, a pesar de ellos, estés disfrutando de esta semana de vacaciones. De vez en cuando hace falta un respiro para coger fuerzas ^^
    Creo que ya te comenté que "El juego del ángel" lo leí antes que "La sombra del viento" y que gustó más... Y que los leí hace tanto tiempo que apenas me acuerdo de cuatro detalles ^^" Es que ya ni leyendo tu reseña, jajaja. ¿En serio David es tan capullo? Te juro que se me ha ido por completo.
    ¿Este era el libro en el que salía una chica ciega o era el primero? Igualmente, el personaje no me cayó tampoco bien (un aplauso para mi memoria).
    Ahora estoy en duda si volver a leer los dos primeros antes de continuar con la saga o si buscar resúmenes porque vaya ^^" Seguramente los acabe leyendo de nuevo... Pero es que me da una pereza impresionante y eso que disfruto mucho con los libros de Zafón. Me encanta ese halo de misterio y fantasmas que rodea siempre sus novelas *-*
    Ojalá hubiera podido explayarme más, Carme, pero de verdad que tengo un vacío enorme con estos libros xD

    ¡Un besazo enorme, guapísima! :D
    Que pases muy buena semana y ánimo con esos trabajos ;)

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, otra vez vuelvo a molestarte que, aunque pasen 100 años de mi no te libras jajaja. Vaya, un error lo comete cualquiera, a mi todo me va igual pero le echo mas ganas a las cosas i guess. Sobre el libro que reseñas, te lo juro que Carlos Ruiz Zafón es de esos autores que continuan eternamente en mis wishlists. Aunque obviamente quiero leer primero la Sombra del Viento, este también me ha llamado mucho la atención por lo que comentas. Me gusta mucho la sinceridad con la suenan tus reseñas, una pena que al protagonista le este yendo tan mal pero va, que asi es la vida no?, ya te lo digo yo. En fin, a ver si se me hace ver por mi misma que tan mal le va al prota.
    Un besin <3

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^