12/1/19

Retazo - Mañana de diciembre



MAÑANA DE DICIEMBRE

 ¡Hola, hola, hola!

 Hoy tocaba una reseña, pero he decidido traeros un nuevo retazo. ¿Y por qué?, bueno, pues sinceramente, porque me apetecía. Eso sí, como os digo (escribo) siempre en las entradas de esta sección, espero que me deis vuestra más sincera opinión. Si tiene que doler, que duela.

 ¡Y vamos con la historia guay de la semana! Sí, sí, seguimos con el buenrollismo. Mi hermano me regaló, de segunda mano, Harry Potter y el prisionero de Azkaban. Me hizo una ilusión que no os lo podéis creer porque, bueno, tiene catorce años y, joder, es que estas cosas son muy bonitas. Se avecina relectura de saga, por cierto, ¡y qué ganas! Por aquí os dejo una fotito.



 ¿Cuál ha sido vuestra historia buena de la semana? ¡No olvidéis comentarla, que el buen rollo siempre es bienvenido!

 Y ahora… ¡dentro relato!

MAÑANA DE DICIEMBRE

 Fue una casualidad, ¿no crees? Coincidir en ese estúpido ascensor, cuando todo parecía ir bien. Había salido pronto de casa esa mañana, sólo para devolver un puñado de palabras preciosas bien encuadernadas. Pensaba en un café, una canción bastante triste y nuevas palabras. Palabras que me arrancaran de mí misma, que me hicieran flotar en los dulces brazos de la inconsciencia. Pero llegaste tú.

 Al principio, no me lo creí. Había mucha gente entre nosotros, una nueva barrera, esta vez física, que hacia que no nos viéramos. Recuerdo que dos chicas me empujaron hacia el final sin siquiera darse cuenta, parloteando sobre la noche anterior con esas sonrisas que hacen pensar en horas bajo el frío cortante de un diciembre demasiado raro. No te vi hasta que se bajaron.

 Los auriculares escupían muy bajito los primeros acordes de una canción de Sasha Sloan. Sabes lo mucho que me gusta, porque sabes demasiado, ¿no? Fue como una puñalada. Ladear la cabeza para apartarme el pelo de los ojos, pensando en lo mucho que me molestaban la bufanda y el abrigo. Y verte. Siempre verte.

 Me viste antes. Siempre antes. No dijiste nada. Tus ojos, dos suaves pozos castaños, me observaban en silencio, la apatía acariciando tus facciones, el cansancio haciéndose eco en tu gesto derrotado.

 Me pregunto, incluso ahora, en qué pensabas. En qué pensabas mientras esos chicos se bajaban del ascensor y nos dejaban solos. Ahogándonos. Siempre ahogándonos.

 Apartaste la mirada cuando pesó sobre nosotros la presencia. Y la apartaste porque tenías miedo. Miedo de ti, de lo que pudieras decir. Miedo de mí, de que dijera todo lo que, en su día, me callé.

 Las palabras que pesaban en mi mochila dejaron de parecerme bonitas. La cadencia de los acordes en mis oídos se tornó un sonido estridente, molesto. El aire se hizo denso, tan denso que me pregunté, no por primera vez, si era posible ahogarme en medio de tanto oxígeno.

 El ascensor ascendía muy despacio y yo no sabía dónde demonios poner las manos. Tenía los puños apretados dentro de los bolsillos del abrigo, con esa mueca aburrida, sin emoción, agriándome el humor. Quise gritarte que al menos me debías un saludo. Quise hacerlo, pero no pude. ¿Para qué, si sólo sabíamos hacernos daño? ¿Para qué, si tú ya movías los pies con nerviosismo, paseando la mirada de un lado a otro como un jodido animal enjaulado?

 Inspiré hondo cuando por fin se abrió la puerta y una decena de sonrisas animadas me dieron la bienvenida. Un grupo grande, hablando animado, separándonos por enésima vez.

 No miré atrás cuando crucé la puerta, las palabras pesándome en la espalda, los auriculares escupiendo un ruido blanco que sonaba a triste.

 No miré atrás y por eso te vi adelantarme, caminando a trompicones. Huyendo de ti. Huyendo de mí. Huyendo de la verdad.

 Me llamaste cobarde la última vez que nos vimos, ¿recuerdas? Lo dijiste con la boca llena de rencor, los ojos entrecerrados y esa superioridad que siempre me ha reventado. Si yo fui cobarde, ¿qué fuiste tú esa mañana? ¿Qué fuiste, si no corriste por vergüenza a que te vieran, a que alguien supiese lo que pasaba?

 Esa mañana no me llevé nada. Sólo dejé las palabras sobre el mostrador, esbozando una sonrisa triste que no llegaba ni a mis ojos ni a ninguna parte. Sonrisa vacía. Mueca vacía.

 Tú y yo, como siempre.

10 comentarios:

  1. ¡Holaaa!

    Guau, me ha encantado el minirelato.
    Define muy bien lo que pasa en la mayoría de las relaciones... se acaban, acabas a malas, y normalmente te quedas con muchísimas cosas por decir. Y lo peor de todo es que cuando te vuelves a encontrar con esa persona que una vez fue tan importante para ti, los dos actuáis como si no os conociérais de nada... me parece muy triste, la verdad, esa indiferencia es lo que más me jode de terminar una relación, el hacer "como si nunca hubiera pasado nada". Es algo con lo que no puedo jajaj

    En fin, que me ha encantado,
    ¡muchísimos besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Carme!
    Yo he de decir que mi momento de buenrrollismo es de un regalo de amigo invisible que hice con unos amigos. Fui muy afortunada porque se curraron mucho mi regalo :D. Y he de decir que el regalo que te hicieron a ti también es muy ideal, la verdad. La foto me ha encantado.
    ¿Pero sabes qué más me ha encantado? Tu escrito. No sé si conoces a Wendy Davies, unas autoras que escribieron libros como Recuerda que me quieres, Hope y otros más. Pues tu escritura es tan delicada como la suya. Me recuerda mucho a ese estilo y me gusta mucho cómo transmites los sentimientos. Es una pasada de verdad.
    No llevo mucho tiempo en tu blog y no sabía que existía esta sección y me he quedado prendada y con ganas de que nos traigas más. Gracias por compartir tu pluma con nosotres.
    Un beso enorme, bonita. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Eh, tú, señorita! ¡Feliz año, cosa bonita!

    Echaba de menos pasarme por aquí, pero ya sabes que mi vida es un desastre completo jajajajaja. Me alegro de estar de vuelta y espero que hayas pasado unas navidades estupendísimas :)

    ¿Mi historia guay de la semana? Mmm… Pues creo que no me ha pasado nada guay :( jajajaja. A ver, déjame pensar…. ¿Cuenta el hecho de que esté intentando en serio tomar decisiones para que el 2019 sea un año que marque la diferencia? Supongo que eso es lo único que veo bien de estos días, porque mi vida es un caos de mierda jajajaja.

    Oye, pero qué bien escribes, ¿no, jodía’? Me ha encantado tu relato, sobre todo la parte del final: rompedora. Deberías hacerlo más a menudo y deberías dejarme leerte más a menudo 🙄 jajajaja. Ya sabes que yo confío en ti, en lo que escribes, en lo que piensas, en lo que sientes; por lo tanto, era inevitable que me encantara cualquier cosa que saliera de tu mente privilegiada.

    Te como entera, preciosa 😍😘.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Carme! ^^
    ¡Pero bueno! ¡No sabía yo que escribías relatos poh favó! Me ha encantado, de verdad, no lo digo por cumplir. Se me ha encogido el estómago. El tema rupturas-reencuentros-echar de menos etc es siempre un acierto para mí (llámame masoca) y este relato lo tiene. ¡Y oye, qué bonito escribes tía! ¡¡Me voy a pasear por el resto de tus relatos!!

    ¡Besetes, nos leemos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Carmeeeeee! :D

    ¡Feliz año nuevo! ¡Felices propósitos y todas esas cosas!
    Me he pasado por tus entradas anteriores y te lo diré una sola vez: DEJADELEERYATANTOPORFAVOR jajajajaja Dioses tía, vaya ventaja me llevas, así como de 800 libros este año y además por lo que veo, lecturas muy muy buenas con 5/5 :O :O Así que nada, a engrosar la interminable lista de pendientes...

    Hablando de otra cosa... sí, ya sé que quieres que te pase algo que he escrito pero... ¿Cuándo me vas a hacer caso y te vas a poner tú también a escribir en serio? Porque lo haces genialoso, me gusta mucho you know. Me quedo con la frase de ahogarme con tanto oxígeno, me gusta mucho. Muchito.

    Y oye, sé que te vas a reír, pero... ¿es cierto que en todos los libros de romántica siempre aparece el tío en el momento menos adecuado? Dios mío, es que lo estoy reviviendo ahora mismo con la novela esta de "La Jenni" jajaja, que si va a la misma clase, vive en su mismo bloque, ES SU VECINO. Cuando saca al perro a la quinta avenida, está él con sus amigos en ese parque... es como, POR DIOS BENDITO. Que en esa ciudad vivirán al menos 100.000 personas, no creo yo que sea tan fácil coincidir siempre con el mismo. Ay, ahora lloro porque me acuerdo del hilo que te pasé de twitter al respecto.. el de: "y pido una pizza y RESULTA QUE ES ÉL EL PIZZERO" JAJAJAJAJAJA ay, venga vale, ya paro. Que siempre que te escribo un comentario pierdo el hilo principal y empiezo a desvariar. Ah! Ya sé que te tenía que decir... ¿te acuerdas de la lectura que te dije que me ibas a odiar por leerlo? Bueno, BUENO. Puessss digamos que va sobre vampiros... y hasta ahí puedo decir... seguro que sabes a CUÁL me estoy refiriendo jajajajaja

    Un besito Carme, disfruta de los exámenes :P :P

    ResponderEliminar
  6. Hola guapetona!!

    Me encanta cuando sacas tu vena más artista y nos dejas textos así...Y lo que más me encanta es la capacidad que tienes para transmitir a pesar de su extensión. Siempre te lo digo, pero me parece real todo lo que cuentas. No sé si esta historia partirá de algo verídico, pero desde luego yo lo siento así. La historia empieza a tomar vida cuando la leo y me imagino aquello que no cuentas, lo que se sobreentiende con tus palabras.

    No sé si te animarías con una historia más larga (historia por la que yo pagaría), pero espero que nos vuelvas a sorprender pronto con otro retazo de estos ;)

    Besitos guapa y feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Hola mi niñaa! llevaba tiempo que no me pasaba por aquí y como siempre es un placer y más cuando me encuentro con este tipo de entradas, me encanta lo bonito que escribe, pones tanto sentimiento en cada palabras que el relato resulta super atrayente y lleno de sentimientos, no veas como te envidio, pero envidia de la buena a mi me encantaría saber escribir así y no que soy super nefasta para hilar una palabra tras otra.
    Que tengas un bonito día.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Carme! :)

    Qué bonito tu retazo... Y triste. Conozco esa sensación muy bien, la verdad es que no es nada agradable cruzarse con alguien a quien no quieres ver, con quien no quieres hablar o con la que hay mal rollo. Si ya es horrible cruzarse con ellos por la calle, no me imagino lo incómodo que sería cruzarse en el ascensor. Bueno, miento, me lo imagino perfectamente porque lo has descrito tan bien que parece que estamos ahí, contigo y apretando los puños en los bolsillos (yo también hago eso, jeje).
    Nada, Carme, decirte que ya pasó y que no olvides esas palabras bonitas que llevabas en la maleta por gente que no merece la pena ;) Hazlas tuyas de nuevo, guapísima :D

    ¡Un besazo enorme!
    Espero que te esté yendo estupendamente la semana ^^

    Pd: Qué bonito el detalle de tu hermano :D Yo esta semana estoy emocionada porque estoy a punto de terminar la traducción y estoy deseando volcarme en un proyecto, a ver si hay suerte y sale para adelante ^^

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Carme! Pues sí que es bonito el detalle de tu hermano, ya en nada completarás la saga :D Yo no la releo desde el estreno de la última película, que fue hace la tira de años. Bueno, creo que fue ahí, no estoy segura, lo que sí tengo claro es que los releía cada vez que me compraba un libro nuevo de la saga a medida que se iban publicando. Si no me equivocó, cuando empecé a leerla solo estaba publicado hasta el tercero y estaba a punto de salir el cuarto :) Qué recuerdos, me voy a poner nostálgica... a este paso la releo yo también xD Y tu foto es preciosa, yo no sé cuántas veces necesitas que te digamos lo bonitas que son las fotos que haces :D
    Mi historia buena de la semana... ehhh... a ver, no ha sido una semana mala, pero no se me ocurre ahora algo excesivamente memorable jajaja
    Sabes que tu relato me gustó mucho, es que es increíble la capacidad que tienes para poner sentimiento a cada palabra que escribes, ese es tu gran punto fuerte y lo que hace que ningún relato/reseña tuyo deje indiferente.
    Como sabes, creo que a éste relato le vendría bien una primera y una tercera parte, es genial como punto intermedio, pero se nota que es una historia que tiene un pasado que no se cuenta y que podría lograr que "Mañana de diciembre" resulte aún más desgarrador o dramático por la situación limite o tensa en la que están la chica y el chico.
    Espero que sigas escribiendo y compartiendo tus textos, ya que siempre vale la pena leerlos :D
    ¡Saludos y espero que en lo que queda de semana tengas muchos momentos de buen rollo! ;-)

    ResponderEliminar
  10. Hola Carme!
    Aquesta sóc jo, amb entrades pendents, com sempre. Encara que trigui a escriure't, no et pensis que deixaré de comentar-te ;)
    Ja no recordava aquest text que ens vas compartir. Te va quedar molt bonic, t'ho repeteixo, m'encanta la força amb la qual escrius.

    Salutacions,
    Laura.

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^