4/4/20

Reseña - Emma



RESEÑA


-

EMMA


 ¡Hola, hola, hola!

 ¿Cómo va todo? ¿Tenéis alguna rutina para estos días o, como yo, todavía estáis mirando qué os va mejor y qué peor? Ay, la organización, qué jodida… Pero contadme cosas bonitas. ¿Andáis leyendo alguna novela maravillosa? ¿Yo? Oh, hoy os traigo una que me ha gustado mucho mucho. ¿Qué, vamos a ello? ¡Dentro reseña!


FICHA TÉCNICA


Título: Emma 
Autora: Jane Austen 
Traductor: José Luis López Múñoz 
Editorial: Alianza Editorial – Colección 20/13 
Número de páginas: 576 
ISBN: 978 84 20671611 
Precio libro físico: 10,92€ (Tapa blanda)



SINOPSIS

Cuando la joven Emma – hija soltera del rico y distinguido señor Woodhouse – pierde la compañía de su antigua institutriz, toma bajo su tutela a la humilde Harriet Smith. Su extracción modesta y su simpleza, además de su hermosura, hacen de ella una candidata perfecta para que Emma pueda entregarse a su ocupación favorita: arreglar la vida de los demás. Sus afanes para que Harriet haga un matrimonio ventajoso y su personalidad manipuladora sufrirán, sin embargo, distintos reveses antes de que la situación alcance un final inesperado y feliz.


OPINIÓN

 Emma Woodhouse no piensa casarse. No le da la gana. Para qué, si es más divertido disfrutar de su casa, la preciosa Hartfield, y de sus invitados ocasionales. La boda salió bien. La de la antigua señorita Taylor, ahora señora Weston. Eso sólo puede significar una cosa. Emma sabe a quién le conviene casarse con quién… ¿verdad?

 En otra vida, esta mujer hubiese sido organizadora de bodas. Una nefasta, todo sea dicho; porque la chica no da pie con bola. Pero de eso hablaremos más tarde. De momento basta con que nos centremos en un hecho: su amiga Harriet Smith necesita un marido. Uno que se ajuste a su condición social – una, para más señas, harto dudosa; y es que la chica vive de una renta, pero todo el mundo desconoce la procedencia –. Uno que guste a Emma, claro.

 Lo mío con la protagonista ha sido intenso. Empecé aborreciendo su comportamiento, levantando las cejas ante sus desplantes y sus comentarios estúpidamente clasistas. Terminé adorándola. Emma es un personaje complicado, caprichoso, a veces infantil; pero terriblemente inteligente. Una Señora, sin duda, si dejamos de lado que le cuesta lo suyo darse cuenta de cómo funciona realmente el mundo.

 Tenía muy pendiente a Jane Austen. De la época de la Regencia he leído poco o nada y, la verdad, ya iba siendo hora de saber por qué todo el mundo idolatra a la autora. Me alegra decir que me subo al carro. Hay algo bonito, en su prosa, esa delicadeza chocando con la mordacidad y la crítica, porque la señora se quedaba a gusto, ¡y con toda la razón! Nos retrata con asombrosa delicadeza una sociedad hipócrita, podrida de valores “altivos” que, la verdad, huelen a rancio. Muy triste eso de no poder juntarse con alguien de condición social inferior…

 Emma va a casar a Harriet. Vaya, si va a hacerlo. No quiere ni oír hablar de ese pobre infeliz que se declaró con el corazón en la mano. Ah, no, su amiga merece algo mejor que un granjeropoco me falto para que me diera un infarto -. El señor Elton. El curaay, que ahora sí me pongo escéptica –. Y va a salir bien. Porque Emma sabe lo que hace… o al menos eso cree ella.

 El señor Knightley no está de acuerdo con la idea de Emma. No entiende cómo diablos cree que vaya a salir bien. Y no lo entiende porque el hombre sabe que su cuñada no está entendiendo demasiado bien cuáles son las verdaderas intenciones del señor Elton. El señor Woodhouse, por su parte, sólo ve virtudes en su hija. Hipocondríaco a tiempo completo, tiene suficiente con cocerse tranquilamente en pleno verano mientras su hija se dedica a jugar “a las bodas”… con resultados tan trágicos que es imposible no echarse unas buenas risas.

 ¡Noticia de última hora! Se acerca un nuevo invitado. Otro jugador para el tablero de Emma. Da igual lo que diga el señor Knightley, va a ser todo maravilloso. Además, ¿quién dice que, llegado el momento, Emma no quiera saber qué se siente al estar… hum… tal vez enamorada?


 Y ahora bienvenidas y bienvenidos a la ZONA SPOILER



 No sé qué opinaréis vosotras, vosotros, pero a mí Frank Churchill me cayó como el culo desde el minuto cero. Si Elton es una cucaracha sucia y cochina, el señor Churchill es un listo de mucho cuidado. Un fucker, vaya; pero de época. Qué poético me ha quedado. ¡Prosigamos! El señor Knightley lo dijo: no venía porque no le daba la real gana. Y es que el colega consigue crear tanta expectación que cuando por fin hace acto de presencia sólo cabe lanzarse a sus pies. Dejemos de lado que hace cosas tan inteligentes como viajes relámpago a Londres por un corte de pelo, o que va largando comentarios que luego le cuestan mucha salud mental… un dechado de virtudes, el chico Churchill. Pobre señor Weston, lo que trajo al mundo.

 La señorita Fairfax me cayó bastante mejor que Harriet Smith, y es que la primera al menos tiene la decencia de mostrarse prudente. Conocer el campo de batalla es muy importante, pero tener un mínimo de cerebro más todavía. Emma no está por tonterías y decide que la señorita Fairfax no es sólo una estirada, sino una mujer horrible que se esconde detrás de su tía, la señorita Bates, que habla por los codos – de forma encantadora. Os juro que esa mujer es un amor.

 Y aquí llega el Apocalipsis. Emma juega a “las bodas” mientras el resto del pueblo mira, en silencio y por la espalda, por sus propios intereses. Unos que más de una vez eran harto cuestionables. No es sólo que la señora Elton sea una cabrona de talla mayor, que también; es que Jane Fairfax se merecía algo mejor que semejante pedazo de idiota manipulador. Pero todo esto sólo son apreciaciones mías, claro. Para personaje que consiguió toda mi atención desde el principio, el señor Knightley. Un poco de cordura entre tanta locura no iba mal, y aunque vi qué era lo que pasaba con él, disfruté leyendo cómo se iba desarrollando todo. Muy tierno, pese a su carácter más bien frío.

 Me sorprendió mucho que nuestra señorita Woodhouse tardara tanto en entenderlo todo. A su favor diré que sale mucho mejor parada de toda esa locura de intrigas y puñaladas traperasseñora Elton, váyase a tomar por culo, graciasque la señorita Smith o la propia señorita Fairfax.

 Hay algo bonito, en ver caer a la más fuerte. Emma, que juró que no se enamoraría. Emma, que prometió que sólo le preocuparía el futuro de sus sobrinos. Ella, joder, enamorada. Enamorada hasta las trancas. Y de alguien que ha estado a su lado toda su vida. Ay, criatura…

 El final me encantó. No os pienso contar nada, porque la gracia está en que lo leáis vosotras y vosotros; pero sí os diré que cerré el libro con una sonrisa muy tonta. Porque Emma, al final, es un cachito de pan…


 Divertida, mordaz, salpicada de personajes maravillosos; Emma es una novela que roba el corazón. Jane Austen se acaba de colar entre mis favoritas. ¡No sé a qué esperáis para leer la novela!

Nota: 5/5

29/3/20

Wrap Up - Marzo (2020)



WRAP UP


-

MARZO (2020)


 ¡Hola, hola, hola!

 No sé vosotras, vosotros, pero a mí me deprime lo indecible mirar el reloj y saber que, de golpe, es una hora más. Que ya veis, cómo si eso importara estando en casa; pero… uf, lo que cuesta habituarse al horario de verano. ¿No os pasa? ¡Contadme cositas! Pero de las buenas, porque ya es todo demasiado triste como para que nos estanquemos en esta pesadilla.

 Le estaba dando vueltas a qué publicar esta semana y, teniendo en cuenta que de lo que he leído durante marzo no tengo pensado hacer reseñas individuales, he decidido que iba siendo hora de hacer un recuento. Ah, sí, sí, dudo mucho – pero mucho MUCHO – que acabe nada antes del día 31, así que… vamos con un recuento rico, rico. ¿Os hace? ¿Sí? ¡Dentro recuento!



Saga SIN MAR, de Cherry Chic








 El aburrimiento me hace hacer cosas muy burras, sí, como comprarme una saga de golpe – en digital, para que veáis que, encima, soy una tía legal – y ponerme a leerlas como si no hubiera un mañana. Hum. Creo que esa broma, ahora mismo, no tiene ni puta gracia. Hasta que no pueda juntar dos palabras. ¿Mejor? ¿Sí? Prosigamos.

 No sé qué leches me dio, pero decidí que me leía el primero sí o sí. No llevaba ni la mitad cuando me di cuenta de que me lo estaba pasando terriblemente bien. Porque la autora tiene un humor jodidamente maravilloso, unas salidas de tiesto muy salvajes y, oídme, una manera de dibujarnos a la familia León – y añadidos de los que no os pienso hablar aquí, lo siento – que hace que nos enamoremos de ellas y de ellos. Palabrita.

 Si queréis saber un poquito más de cada novela, os dejo los enlaces en los títulos a mis reseñas en Good Reads. Siendo una saga de cinco, lo último que quiero es hacer algún comentario que os lleve a ver por dónde van los tiros. Eso sí, os pido por favor que, si os gusta la romántica sana y divertida – sí, sí, habéis leído bien: SANA –, no dudéis en darle una oportunidad a esta mujer. Para mí ya es tan imprescindible como Elísabet Benavent. Ahí es nada.


FÁBULA VERDE, de Max Aub


Nota: 5/5



 Cuando era pequeña, me hicieron leer unos párrafos de esta pequeña obra. De hecho, todo el mundo de mi curso tuvo que subirse al escenario a leer. Fue bonito, si lo pienso ahora; porque en aquel momento, con mi timidez rozando en lo extremo – ah, sí, sí, de pequeña no era tan malhablada, os dejo muertas y muertos, ¿eh? - y mis nervios… en fin, fue todo precioso… pero cuando acabó. ¡A lo que voy! Tenía el librito muerto de asco en casa y como ahora yo también estoy muerta de asco, fue “un roto” para “una descosida”.

 Ya paro con mis bromas rancias. Poniéndome seria, debo decir que no esperaba una prosa tan… cuidada. Maravillosa, de hecho; y es que Max Aub desgrana una historia salpicada de verdes y rojos que, joder, hace daño. Porque hay mucho, en su texto. La inocencia perdida, las vejaciones, el miedo… también la esperanza por una vida mejor.

 Margarita Claudia – ¿no ves ese cerezo? – se ha ganado un hueco. Porque sí, porque la chica, en el fondo, nos regala una de las lecciones para las que a veces no estamos preparadas, preparados: cómo afrontar algo malo, horrible; cómo saber estar preparada, cómo saber, joder, cuándo pasará lo que todo el mundo espera que pase. Chapó a Max Aub. No será lo último suyo que lea.


EL PRINCIPITO, de Antoine de Saint-Exupéry


Nota: 3/5



 Lo sé, lo sé, soy un monstruo; pero me gusta ser sincera y, en fin, no ha sido para mí. Así de salida, me ha tocado un poquito las narices el rollito moralista. Ah, sí, sí, podéis poner cara de “Carme, te has vuelto definitivamente loca”, pero es que me quema lo indecible que un texto para niñas y niños aproveche esa condición para dar lecciones. Dejando eso de lado, el libro no está mal. Entretenido, puede que a veces bastante surrealista; con textos que me hicieron más gracia que otros. Personalmente, me quedo con la lección – ¿veis? – que nos da sobre la importancia de cuidar animales y plantas. Domesticar como una forma de crear lazos fuertes y únicos, no como un sinónimo de “someter”. Sólo por eso… bueno, vale la pena leer la novela corta.




¡Y esto ha sido todo por hoy! 7 libros, sí, sí. ¡Pero ahora os toca a vosotras y vosotros!

¿Qué habéis leído este mes? ¿Algún género en concreto? ¿Alguna joya? ¿Disgustos? ¿Libros que os hayan dejado con cara de “pues no es para tanto, amigui”? ¿Qué planeáis leer estos días?

¡Contadme, contadme, contadme!

¡Un besazo muy porque MUY grande y cuidaos mucho mucho mucho!