14/7/18

Reseña #122: El infierno de Gabriel



Reseña #122: El infierno de Gabriel



 ¡Hola, hola, hola!

 La de hoy es una reseña hater. Muy hater, de hecho. Os lo voy a decir sin florituras: he odiado esto. Sí, “esto”. Si adoráis el libro, casi que mejor dejéis pasar la reseña porque, evidentemente, vamos a tener opiniones totalmente diferentes. Eso sí, esto es mi opinión y espero respeto. El mismo con el que trato yo a todas las personas con las que no comparto opinión. Aclarado esto, ¡dentro reseña!


Ficha técnica



Título: (El infierno de Gabriel 1) El infierno de Gabriel
Autor: Sylvain Reynard
Traductora: Lara Agnelli
Editorial: Esencia
Número de páginas: 624
ISBN: 9788408127444
Preció libro físico: 8,95€
Precio formato electrónico: 6,49€


Sinopsis

 El misterioso y atractivo profesor Gabriel Emerson, reconocido especialista en Dante, es un hombre torturado por su pasado y orgulloso del prestigio que ha conseguido, aunque también es consciente de que es un imán para el pecado y, especialmente, para la lujuria. Cuando la virtuosa Julia Mitchell se matricula en el máster que Gabriel imparte en la Universidad de Toronto, la vida de éste cambia irrevocablemente. La relación que mantiene con su nueva alumna lo obligará a enfrentarse a sus demonios personales y lo conducirá a una fascinante exploración del sexo, el amor y la redención. Con ingenio y sarcasmo, el autor cuenta la odisea de Gabriel a través de su particular infierno de tentación y amor prohibido.


Mi opinión


 Esta es la reseña que más tiempo me ha llevado desde que tengo el blog. La escribí por primera vez nada más terminar el libro, con un cabreo de campeona; y la vuelvo escribir ahora después de haber consultado con algunas personas – gracias a todas ellas, por cierto – sobre cómo reorientar el tema para que no sea tan destructiva como, en realidad, es.

 Para empezar, quiero deciros que llamar a esta mierda libro es ser demasiado generosa. No es sólo el hecho de que no haya por dónde cogerlo – porque no lo hay, creedme –, sino que el autor se ceba. Con demasiada gente. Primero quiero hablaros de (escribiros sobre) la trama inexistente del libro, el finísimo hilo conductor de la historia. Julia es una chica de veintitrés años que, ¡cómo no!, se enamoró cuando era una adolescente y, como no puede ser de otro modo, no quiere menos de “ese primer amor” - ficticio – para ella. Un amor que no aporta nada bueno, básicamente porque no es más que un día de delirio para él y una experiencia casi extrasensorial para ella. Como las casualidades son muy fáciles de escribir – señor autor, ¿usted conoce la palabra “realismo”? Le queda grande, ¿verdad? Lo suponía -, Gabriel es el nuevo profesor de Julia. Un hombre taciturno, con nariz de sabueso para las vírgenes, como ilustra la siguiente cita:


-Te ruborizas como una adolescente, Julianne – susurró él –.Y puedo sentir tu inocencia. Es obvio que eres virgen, así que deja de aparentar que no es así. (Página 120)


 Qué jodido, ¿eh? No sé, lo mismo en sus horas libres el tío se dedica a ir a gatas por la calle, oliendo lo que sea que quiera oler. Qué patético, joder, qué patético. Pero hablábamos de (escribíamos sobre) la trama. Este desgraciado es su profesor y, por supuesto, no se acuerda de ella. A fin de cuentas, él estaba borracho – y drogado. Wow, qué machote, ¿eh? Permitid que me muera del asco -. Así que se dedica a hacerle lo que viene siendo la vida imposible a la tonta del culo que tenemos por protagonista. Una chica de grandes convicciones religiosas, no creáis. Resulta que ahora hay música sucia, música que parece salir de la boca del demonio. Sí, sí, aquí la amiga Julia dice que los grupos que hablan de sexo como el mero hecho de “follar” son horribles. Vamos, que en los conciertos sacrifican cabras y se beben su sangre, o algo peor. Lo mismo se cargan a un par de vírgenes. Hay que joderse, la de gilipolleces que hay que leer. Sí, sí, leed la siguiente cita y flipad conmigo:


La primera vez que los escuchó fue en un club, en Filadelfia. Había estado bailado con él, y él se había estado restregando contra ella. Al principio no le dio importancia, porque ya estaba acostumbrada. Siempre lo hacía, pero cuando cambió la música y empezó a sonar aquella canción, Julia empezó a sentirse incómoda. Supuso que tendría algo que ver con extraña secuencia de letras del principio, pero luego empeoró con aquella voz, la letra sobre follar como un animal y la mirad de él mientras apoyaba la frente en la suya y le susurraba aquellas palabras, que se le clavaron en el alma.
Fueran cuales fuesen las creencias religiosas de Julia y sus oraciones medio en broma a los dioses menores, en ese momento tuvo la certeza de estar oyendo la voz de diablo. Sintió que Lucifer la rodeaba con sus brazos y le susurraba aquellas palabras. Y se asustó mucho. (Página 72)


 Qué queréis que os diga, es de lo más lamentable que he leído en mi vida; y mirad que he leído Cincuenta sombras de Grey. Pero esperad, esperad, que ahora viene lo bueno de verdad. El autor se mete con la gente pobre, dejando muy claro que el maravilloso y todopoderoso Gabriel odia “el agujero de hobbit” en el que vive Julia, que es “tan pobre como un ratón de iglesia”. ¿No os creéis que sea un cerdo clasista? Pues aquí tenéis una cita, con las perlas que le rondan la cabeza a la joya mayor:


El profesor Emerson se acercó a una de las dos únicas sillas y se sentó, esforzándose por disimular lo incómodo que se sentía para no humillarla más. […] Él se acordó de los pantalones de Armani que había tirado a la basura tras el viaje de vuelta de Pensilvania. No podía soportar llevar algo manchado de orina, ni siquiera después de haber sido lavado, pero con el dinero que Paulina se había gastado en aquellos pantalones, la señorita Mithchell habría podido pagar el alquiler de un mes. Y aún le habría sobrado algo. (Páginas 34 y 35).


 Tenemos también episodios de homofobia. Si esto no es el colmo, que baje ese Dios del que tanto se habla en el libro – porque, joder, esto parecía una clase de religión – y lo vea. De momento, os comparto la perla que le sale a la “perfecta Julia”. A la perfecta homófoba, diría yo. Mirad, mirad:


-No voy a vomitar – murmuró ella –. Por desgracia, no es la primera vez que una mujer trata de ligar conmigo. (Página 385).


 ¡Aún tendremos que darle las gracias por no vomitar! Pero es que esta escena es aún más lamentable de lo que estáis pensando. Resulta que el gran Gabriel, que es la leche de bueno dando clases – y siendo un cerdo machista también, pero eso parece ser que va a parte -, tiene una compañera de trabajo que es una depravada. Sí, sí. Como a la mujer le gusta el sadomasoquismo, es un monstruo. A mí no me miréis, esto lo ha escrito el señor Sylvain Reynard, no yo. Y es que el hombre no tiene, hablando claro, ni puta idea de lo que dice. Confunde una práctica sexual sana, consensuada y segura; con agresión, abuso y violencia. ¿No me creéis? Pues allá va la cita:


-Paul me contó que le gusta el dolor. ¿Fuisteis… violentos juntos?
Él apretó tanto los puños que los tendones se le tensaron y empezaron a temblar.
-Sí. Me gustaría decirte que me embaucó con sus malas artes de seductora, pero no fue eso lo que pasó. Sin embargo, no pienso entrar en detalles. No quiero que tu mente descienda a su oscuro reino. Lo que sí te contaré es que en uno de nuestros… encuentros, hizo algo que me hizo perder el control. Y que le di a probar su propia medicina. Pero eso me echó de su casa y no volví a verla nunca más.
-¿Te pegó?
-Varias veces – admitió muy serio – De eso se trataba. (Página 386)


 Por si esto no os parece lo suficientemente asqueroso, tenemos chistacos. Sí, sí, chascarillos machistas, que fomentan el patriarcado y que hacen que las mujeres seamos enemigas entre nosotras. Sumadle que el autor habla de la prostitución con una mordacidad que debería darle vergüenza. Hacer comentarios hirientes con ese tema es REPUGNANTE. Esas mujeres NO eligen su vida. La trata de blancas no es un juego. Manda cojones.


-Estaba hablando con alguien. La conoces. Es una auténtica zorra – La mirada embriaga de Gabriel barrió la sala antes de volver a centrarse en ella – Se ha lardado. Me alegro, es una bruja. (Página 200).


-¿No recuerdas lo que pasó anoche, Gabriel?
-No, gracias a Dios, no lo recuerdo. ¡Y levántate! Pasas más tiempo de rodillas que cualquier puta. (Página 224).


 Cambiando de tercio, os diré que en el libro, por si todo esto fuera poco, el autor se mete directamente con el boxeo. Además no no tener ni puta idea de sadomasoquismo, tiene menos todavía de boxeo. No sé si habréis boxeado alguna vez, pero yo sí y os puedo jurar, y os juro, que no es un deporte violento. Es un deporte en el que hay respeto, en el que nadie se excede con nadie y en el que, ¡sorpresa, sorpresa!, todo el mundo llega vivo a casa. En mi vida he llegado morada. Ni yo ni nadie con quien haya entrenado. Así que citas como esta, me parecen el jodido colmo:


-Me refiero a mis habilidades pugilísticas. Cuando se enteró de que había boxeado y de que era miembro del club de esgrima de Oxford, no pude quitármela de encima. Por desgracia, tenemos esas aficiones en común.
Ella se ruborizó, incómoda.
-No puedo estar con alguien que pega, Gabriel. Ni por enfado, ni por placer, ni por ninguna otra razón. (página 399)


 Viendo el panorama, entenderéis mi enfado. Un enfado con sentido, porque no es sólo el hecho de que el autor nos trate, a todas las que no queremos relaciones de esas en las que vas cagando arcoíris; de putas, viciosas y malas personas. Es el hecho de que, para colmo, parece que tengamos que darle la razón. Año 2018, bienvenidas y bienvenidos. Si queréis follar cada noche con una persona diferente: hacedlo. Y disfrutadlo, qué coño. Los orgasmos son la hostia, quién os los dé – como si os los queréis dar vosotras mismas o vosotros mismos – no importa. Y si cuando acabáis recogéis las bragas y os largáis – o los calzoncillos, chicos - ¡olé vosotras y vosotros! ¡Qué le jodan a los putos prejuicios! ¡Sólo faltaba!

 Un libro con toques homófobos. Un libro que insulta indiscriminadamente, escudándose en la obra de La divina comedia. Dante tiene que retorcerse sólo de pensar en la interpretación que este hombre ha hecho. Una sucia, horrible, en la que sólo los modositos valen la pena. Gabriel no es un cerdo por follar. Julia no es mejor persona por ser virgen a los veintitrés años. Demonizar el sexo, ¡¡es que no me lo puedo creer!! Se habla de lo feas que son la lujuria y la vanidad, pese a que el protagonista se ponga burro sólo viéndole los tobillos a la protagonistasí, a la virgen, no nos olvidemos de que es virgen; y si no, no pasa nada, el autor lo recuerda cada media línea –. Qué triste es estar tan reprimido. ¿Sabéis?, hay estudios en entrenamiento en masturbación, lo mismo más de una persona tendría que echar un ojo. Y ya luego, si se siente muy valiente, mirarse en un espejo espejito lo que tiene entre las piernas piernecitas.

 Por norma general, soy una persona muy civilizada en mis reseñas. Esta vez no. Si me siento insultada, ¿por qué no puedo decirlo? Total, el autor dedica 600 – horribles – páginas, con una prosa muy cuestionable y un estilo que deja mucho que desear; a contarnos lo que opina él de todo. Pero venga, que no se diga, vamos a hablar de la trama. ¡Ja, la trama! ¿Eso qué es? ¿Se come?

 Todo el libro gira entorno a un sinsentido. Cuándo pregunto si el autor conoce la palabra “realidad” no lo hago de coña. Julia y Gabriel son, respectivamente, alumna y profesor – más todos los insultos que me estoy reservando, haciendo uso de un autocontrol que me va a costar una úlcera -, entonces, ¿cómo es posible que en unos cuatro meses nadie se dé cuenta de que tienen algo? ¿Nadie? ¿Y los secundarios? ¡Ah, no, que son floreros! Un montón de gente que viene y va, pero que no aporta nada. Porque el libro es pipí de unicornio desde el momento en que Gabriel decide que esa chica tan genial y maravillosa – sí, la virgen, ¡vaya a ser que os olvidéis! - es la misma a la que conoció cuando estaban en casa de sus padres. Qué bonito, ¿eh? Entonces, de repente, para de llamarla puta. ¡Eso es amor, claro que sí!

 Mirad, esto es vergonzoso. Vergonzoso y denigrante. No tenemos que leer esta basura. Porque eso es lo que es: basura. Nos venden una relación tóxica, una pegajosa en la que los celos, los prejuicios y la castidad mandan. Porque sí, amigas y amigos, al autor le pirra la palabra “castidad”. Para él, todo es muy casto. Menos las que decimos que follar sin compromiso está bien. A nosotras que nos tiren aceite hirviendo en la espalda, como poco, porque qué malas-malísimas somos. Hay que joderse, qué puta vergüenza.

 Voy a destripar el final. Entero. Os aviso por si todavía queréis darle una oportunidad a este pedazo de libro casto.

 Es patético. Sí, sólo dos palabras. Julia y Gabriel se ven día sí día también, no follan – porque, claro, eso es asqueroso. Ellos, cuando ella “esté preparada” harán el amor, que suena más bonito -, hacen planes de futuro cuando les apetece, hablan de sus pasados – a cada cual más terrible, porque esto es una competición, yo lo entiendo – y se dedican a hacer referencia a textos bíblicos. No me preguntéis cómo cojones es posible que Dios tenga tanto peso en la vida de estos dos idiotas, pero así es. Yo, la verdad, no me lo esperaba. Para nada.

 Tal vez el punto de inflexión sea la llegada al pueblo en el que vivían, muy lejos de Toronto. Allí Julia se encuentra con su ex que, ¡cómo no!, es un cerdo que la llamaba frígida – el mismo que dio voz a Satán con esa canción tan terrible. Menos mal que la protagonista no sabe qué grupo es Ramstein, si no se pegaba un tiro entre sus castas cejitas – y que, ahora que ha vuelto, quiere violarla. Porque sí, al tío le da el puntazo y va a casa de Julia. ¡Pero no os preocupéis! ¡Llega Súper Gabriel al rescate! Como él ha boxeado – esperemos que su ángel se lo perdone, ¡qué deporte más feo!, ¡ugh! - le da una paliza de muerte y se va con su novia al hospital. De ahí en adelante, no pasa nada. NADA. No me digáis que “no hablo de la trama”, porque la trama no existe.

 El final ya es para pegarse un tiro. Una mierda. Eso es. Unas treinta páginas a explicarnos cómo Gabriel la… ¿desvirga? Nah, eso es horroroso. “Le hace el amor con mucho cariño, castamente, porque claro, los que follan dan asco, y su ángel no da asco”. Eso está un poquito mejor. Menos mal, ahora podremos rebajar el castigo. En vez de aceite hirviendo, que sea agua – pero también hirviendo, ¿eh?

 ¿He sido lo suficientemente clara? ¿He sido bastante concisa? ¿No? Pues hacemos un resumen: llamar a esto libro es de traca. Es un despropósito, un montón de tiempo perdido en algo que no vale la pena y que está etiquetado de erótica porque hay veinte páginas de pseudosexo – casi les pone más comer que follar. Ups, he vuelto a decir la palabra – y aderezado con un Ibuprofeno, porque todo el mundo sabe que cuando se pierde la virginidad hay que tomarse un Iburofeno. ¡Venga ya, joder, venga ya!

 Con libros así, se me quitan las ganas de leer. Así de claro os lo cuento. No entiendo quién dio el visto bueno para que esto se publicara, pero yo, desde luego, hubiera echado el proyecto atrás. Menuda basura. Y me da igual. Lo repito: MENUDA BASURA.


Con todo, El infierno de Gabriel es un sinsentido continuo, un libro que no aporta nada bueno y que cae en tópicos que deberían darnos vergüenza. No pienso leer nada más que publique este autor. Sólo faltaba.

Nota: 0/5

16 comentarios:

  1. ¡Hola, Carme!

    Pues fíjate, cuando he visto que has publicado la reseña he ido curriendo a leerla porque desde que vi tu opinión y puntuación en GoodReads me he muerto de ganas por saber qué piensas de él con más profundidad. Si te soy sincera... me has salvado de pasar un infierno (sí, hablemos de religión, como en el libro). Me gusta bastante la erótica pero hace unos meses que la tengo abandonada y busqué recomendaciones de esta clase de libros, y en no sé dónde lo recomendaban. Hacía mucho que había oído hablar de él pero lo tenía olvidado, y con esa recomendación me volví a acordar de él y pensaba leerlo este verano... cosa que ya no va a pasar.

    Me da un asco pensar que todavía existen personas exageradamente religiosas (que la religión está bien, pero no llevada a este extremo) que demonizan el sexo y alaban la "virginidad", que, científicamente, siquiera existe. Me da mucho asco este libro y ya lo he sacado de mi wishlist. Hay que ver qué cosas se llegan a leer...

    ¡Nos leemos!
    Lua.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía jajaja, me ha encantado leer tu reseña. Conocía el libro porque lo vi por todas partes cuando fue publicado y sabía que no me iba a interesar porque no me llama la erótica, pero no me podía imaginar que fuese así. Qué desagradable, normaliza y trata de mala manera algunos temas muy sensibles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Carme!
    Madre mía, qué maravilla de libro, ¿no?
    Me ha gustado mucho la reseña, creo que comentas puntos muy interesantes y por los fragmentos que has añadido no podría estar más de acuerdo con lo que dices.
    El libro, ya de primeras, nunca me ha llamado la atención. Las historias eróticas no suelen interesarme y, aunque le he dado la oportunidad a alguna que otra, no he llegado a terminar ninguna. Este libro yo lo hubiese abandonado incluso antes de empezarlo, no se cómo has podido con él...
    En fin, me parece increíble que haya gente que disfrute con libros así y que los comportamientos que suceden en el libro les parezcan "normales" e incluso románticos... No se deberían justificar bajo ninguna circustancia y es una pena que se escriban y publiquen libros como este...
    Muchas gracias por la reseña, como ya te he dicho me ha gustado mucho y además deja las cosas muy claras!

    Un besazo, que pases una buena semana

    ResponderEliminar
  4. Hola preciosa!
    Yo lo leí hace bastante tiempo y apenas me acuerdo ya de él aunque si que creo que a mí me gusto un poco más que a ti, sobre todo por las menciones que hacía a Dante que me encanta aunque Grabriel creo que me resultó un pésimo protagonista y ella más tonta no podía ser pero vamos por lo que leo en tu reseña a ti nada de nada. No continúe con los siguientes pero sí que los tengo en mi estantería y de momento no creo que los vaya a leer.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Por fin de nuevo por aquí, pero es que en esta entrada te tenia que comentar si o si jajaja
    Me ha encantado tu reseña, a mi el libro no me gusto mucho sin ni si quiera meterme en todo lo que puede llegar a ser el protagonista, lo vi un libro insulso y como dices con una trama casi inexistente. Comentas otras cosas que a la hora de leerlo no me había dado cuenta y me sorprende como seguramente no me di cuenta por que, por algunos libros, estas cosas las veo normales, en los libros claro, a ver si me explico que estoy acostumbrada a leer cosas así, no que en la vida real lo vea normal jaja Espero que me hayas entendido.
    Yo me acabe por leer los tres libros y la verdad no me mejoran mucho, llevan el mismo nivel los tres, así que ahórrate el cabreo y pasa de ellos... jaja
    También me he sorprendido porque pensaba que era una autora, la verdad nunca llegué a pensar que lo había escrito un hombre y no sé que tiene mas delito, si un hombre escriba sobre un hombre que nos trata así o que lo haga una mujer.
    Yo sigo con el trabajo y sin ganas de hacer nada, pero de vez en cuando me cojo Harry Potter y me leo un par de capítulos, espero en agosto coger algunos pendientes que tengo.
    Feliz semana!
    Un beso :3

    ResponderEliminar
  6. Hola Carme!!
    Antes de nada, perdona que no me haya pasado antes por tu blog, pero he estado bastante desconectada y hasta ahora no había hecho entrada nueva ni nada, por lo que no había contestado comentarios a nadie (lo sé, soy un desastre O.o).
    No podría opinar del libro porque aún teniéndolo en casa, jamás lo he leído. Es más, se lo voy a regalar a una persona que quiere leerlo por curiosidad. Pero sí que puedo decir que después de leer tu reseña sé que no lo leería ni harta de vino, este tipo de libros lo único que logran es que me cabree y lo quiera mandar todo a la mierda, así que prefiero quedarme sin saber nada y santas pascuas...
    Eso sí, lo del Ibuprofeno me ha matado!!!!!
    En fin, que mejor te ahorres los demás libros, porque seguramente te cabrearán mucho más (espero que si al final te animas no sea así y la cosa mejore).
    Gracias por la reseña guapa.
    Besos :33

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! ^^
    Vaya, lamento que haya resultado tan, pero tan, mala lectura -.- Yo no pensaba leerlo porque no es un libro cuya trama me llame o intrigue, y veo que hice bien al descartarlo xD Asco es lo que siento al leer esos párrafos y sé que el cabreo de leerlo me habría quitado años de vida ¬¬
    Espero que tus próximas lecturas te apasionen :D

    Un besito =)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Carme!

    Madre mía, se me ha quedado la cara a cuadros con tu reseña, Carmen. Opino igual que tú, no sé cómo hay editoriales que publican estas cosas. Es que vamos, a mí me llega este libro y se lo tiro a la cabeza al autor. Es que no tiene ni pies ni cabeza. A ver, un libro de erótica en el que el personaje masculino va diciendo por ahí que se pone tórrido y que huele vírgenes a la legua... pero no se tira a la otra porque el sexo da asco... ¿Perdona? Y eso si no contamos las referencias a la religión, la castidad, el machismo y la homofobia... Vaya tela, Carme, vaya tela. Simplemente, no lo entiendo.
    Y oye, me encanta tu sinceridad en las reseñas. Si te ha cabreado, pues lo dices, que a cualquiera le cabrearía leer una cosa así. Lo que no sé es de dónde sacas las fuerzas para leer este tipo de libros entero XD Que en parte lo entiendo, porque si no lo leyeras entero no podrías traerlo al blog para señalar que NO queremos este tipo de contenido en los libros.
    Con dos ovarios bien puestos :)

    Y no dejes que estas cosas te amarguen la lectura. Anda que no hay libros maravillosos por ahí esperando a que los leas ^^ Para curarte de espantos, escoge algún libro de un autor o autora que te guste mucho y que sea una apuesta segura :D Bueno, ya que estamos, coge dos o tres, jajaj.

    Mira, te dejo una frase que me encanta y que creo que se ajusta bien: Se cree mierda y no llega a peo. Pues eso, jajajaj.

    ¡Un beso enorme guapísima! Espero que estés teniendo una buena semana y que se te haya pasado el cabreo ^^

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Carme! Aunque ya sabía cómo era esta reseña, no puedo evitar seguir sorprendiéndome por lo mucho que odiaste el libro. En serio, qué pena encontrar libros que dejen impresiones tan negativas.
    A ver, voy a ir comentando poco a poco todos los detalles que señalas.
    - Me ha hecho gracia lo del realismo, pero digamos que eso lo perdonaría porque hay libros muy surrealistas que, aún así, creo que podrían ser buenos (y no, no te voy a decir un ejemplo porque no se me ocurre, pero me imagino que alguno habrá xD). Lo malo es que no tenga realismo y encima cometa todos los fallos que mencionas posteriormente.
    - Lo de las vírgenes... en serio, a mí un tío diciendo eso hasta me da asco. Parece el típico pervertido que está deseando dárselas de maestro del sexo y enseñar a la otra tonta. No busca una relación de iguales sino que lo que desea es dirigir.
    - ¿Julia es tonta o se lo hace? No hace falta que contestes, me queda clara la respuesta. Ahora va a resultar que la música tiene la culpa de que algunos sean unos salidos o de que se comporten mal. Eso es como cuando culpan a las películas, libros o lo que sea de trastornar a la gente. Si alguien se comporta mal, la culpa es de esa persona y no de una música que esté sonando. Si uno se le estaba restregando a ella, tenía que apartarlo y no ponerse a pensar que Lucifer estaba manipulando a la gente a través de la música.
    - Pues sí, por la forma en la que se expresa no es que sienta pena por alguien con menos recursos, sino que se nota que le genera rechazo la pobreza.
    - Lo de "por desgracia" sobraba, que alguien intente ligar contigo y a ti no te guste (ya sea un hombre o una mujer), no es una desgracia, la desgracia sería que alguien quisiera propasarse contigo o hacerte daño.
    - En lo del boxeo coincido a medias contigo. A ver, boxear no es ir a un spa, pero tampoco significa ser una persona violenta y peligrosa. Yo nunca he boxeado y te creo totalmente cuando dices que tú nunca has acabado con un morado ni has tenido una mala experiencia, pero cuando he visto imágenes de boxeos profesionales, yo les he visto a los boxeadores las caras destrozadas cuando compiten en ciertas categorías. Creo que es un deporte que puede llegar a ser violento, pero eso no convierte a la persona que lo practica en un peligro público. Visto el ejemplo que pones, sí que creo que el fallo del autor es dar a entender que es algo horrible, cuando no es así. Al igual que con cualquier deporte, los que lo practican son libres de hacerlo y no deben ser juzgados ni darse a entender que son personas desagradables.
    - Con lo de las prostitutas y el sadomasoquismo coincido contigo, creo que frivoliza con el primer tema y que echa mierda sobre el segundo para dar a entender que es negativo siempre. No sé, yo es que me estoy quedando incluso más asombrada que cuando leí la primera versión de tu reseña, no entiendo cómo a tanta gente le ha fascinado el libro. Lo respeto, pero me asombra que no haya suscitado más polémicas.
    - Es la primera vez en mi vida que escucho (leo) lo del pipí de unicornio xD Me encanta lo original que eres para decir de diferentes formas que el libro es una basura.

    ResponderEliminar
  10. No me odies, pero si encontrara el libro en la biblioteca, lo leería. Tengo claro que no pienso gastar ni un euro en comprarlo, pero me da curiosidad. Como te dije, creo recordar que una amiga lo leyó, pero fue hace tanto tiempo que ni recuerdo si le gustó (ni siquiera estoy segura de que sea este libro). En los próximos días le preguntaré si es éste para que me lo preste. Tengo muy claro que no me va a fascinar y que posiblemente me cabrearé, de hecho, viendo todo lo que dices ni siquiera creo que fuera capaz de leerlo completo. 600 páginas son demasiadas y más si un libro me aburre o no me aporta nada, pero es que siento cierta curiosidad.
    Viendo todo lo que has puesto y cómo lo has argumentado, entiendo a la perfección tu enfado y, de hecho, me atrevería a decir que nunca te había visto escribir una reseña tan negativa. Ojalá no te vuelvas a topar con un libro tan malo en mucho tiempo.
    ¡Saludos y muy buena reseña, aunque estés enfurecida, has dejado muy clara tu opinión y has respaldado con pruebas (frases del libro) todo lo que has dicho! ;-)

    ResponderEliminar
  11. Wow, que horible, ahora no quiero leerlo y muchas gracias por este post sincero, feliz finde :)

    ResponderEliminar
  12. Hola!
    Recuerdo cuando me comentaste que estabas leyendo el libro y la tortura que se te hacía acabarlo. Terminando de leer tu reseña detecto tu rabia y obviamente no voy a leer el libro. Confío en tú palabra. Además de que todo lo que dices y lo que citas, ya es suficiente prueba. Y si, Dante se esta retorciendo en su tumba. Que mal que un autor y un libro asi sea tan popular porque no es la primera vez que leo de este libro. En fin, wow. Me he sorprendido con todo lo que toca, la razón principal por la que no me dignare a leerlo y hacerme mi propia opinión es la protagonista. Como me estresan este tipo de mujeres tontas e inutiles que nos hacen ver a las demas igual de mal, las mujeres somos inteligentes, no “putas de rodillas” y eso que soy virgen ok, eso no me hace tonta ni sumisa ni debil ni AG, que estrés. Ni lo he leído y ya me vi toda molesta y estresada. Me voy a ahorrar esa molestia ya. En fin, lo dejare pasar. Para animarte un poco deberías de leer algo mejor💕
    Cuidate mucho y espero que la siguiente lectura no sea taaaaan mala.
    Un beso enorme💕❤️

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola!
    No conocía para nada el libro o trilogía, pero con la reseña no pretendo ni ponerlo en pendientes. Si esas son citas, no le veo ninguna lógica al argumento, hasta a mi me estaban sacando de quicio solo leyendo la reseña el par de protagonistas.

    Muchas gracias por esta reseña :)

    ¡Saludos!

    *~Biblioteca de Pociones~*

    ResponderEliminar
  14. ¡WOW! Esto sí que es una reseña hater de las buenas.

    Ya la minireseña de Goodreads me había parecido maravillosa, pero esto ya es otro nivel. Una cosa es criticar la """""novela"""""" (¿me han faltado comillas o así está bien?) y otra destrozarla por absolutamente todas sus páginas, usarla de papel de váter y después dejarla pudriéndose en un vertedero para toda la eternidad. Esta reseña cae en la segunda categoría y vaya si se lo merecía esta... cosa. Está claro que no vale ni su peso en tinta y que es uno de esos pequeños saquitos de hez que se cuelan en la narrativa erótica moderna para que la gente joven y sin criterio se sienta identificada y quiera vivir esa historia (que ya son ganas...).

    Bueno, no tengo mucho más que comentar. Esta reseña me ha ENCANTADO y leer de vez en cuando reseñas tan cargadas de odio y repugnancia alegran a uno la noche. (?)

    ¡Un saludete!

    ResponderEliminar
  15. Hola Carme! perdona que no he pesado hace tiempo, pero siempre que vuelvo a tu blog es un placer leerte, sobre todo en una reseña tan INTENSA como esta jajajajaja. Vengo de leer la reseña de Omaira, y dije: ehhhh me dan ganas de leerlo! Ahora termine de leer tu reseña y digo: emmmmm mejor me lo pienso! jajajajajaja de verdad me ha encantado tu reseña! me encanta la sinceridad con la que nos cuentas tu opinión y de verdad que cada cosa que cuentas es peor que la otra, ahora no creo que lo lea jajajajaja. Es terrible que pasen cosas así y peor que alguien narre algo así! y que lo publiquen! jajajaja. Machismo, vulgaridad, y que se tomen tan así el tema de la virginidad ufff... en verdad.... suena terrible,

    En fin Carme gracias enormes por tu reseña tan sincera y por evitar que me lance a leerlo ajjajajaja

    un beso!!!

    ResponderEliminar
  16. Una de las cosas que más me impresionó de tu reseña fue que convencieras a Omaira para que leyera el libro. Fue un "no puede ser verdad", ¿por qué Omaira quiere hacerse eso a sí misma? No entendía por qué quería leer esto voluntariamente...pero ahora sí que lo entiendo. Es que Carme, ¡tienes unas reseñas tan apasionadas! Buah, entiendo que Omaira se lo haya leído, mira como soy que me leería un capítulo o dos (no me pidas más que eso) porque dices que el libro es tan horrible que no parece verdad. ¡Y eso que has puesto ejemplos! Pero puede que esos ejemplos en contexto tengan sentido (Pista: no), no lo sé. En fin, que es eso. Que dan ganas de leer los libros que odias solo por sentir con tanta intensidad como tú. Enhorabuena (?)
    Ahora sí, pasando a la reseña. En general, coincido bastante con el comentario de Omaira. Está muy bien como lo justificas todo con citas, así la reseña no es tan destructiva. Sobre la mayoría de temas, es lo que he dicho, podría justificarse con el contexto...pero para eso voy a tener que leer la reseña de Omaira, a ver qué dice. Lo que sí me ha puesto de los nervios es el tema de la religión y cómo está medido con calzador por todos lados, no ho sé, me parece exagerado, y es que esa mentalidad puritana se nota mucho en los fragmentos que has puesto.
    Oh, y me quedo con esta frase de Omaira: "Me encanta lo original que eres para decir de diferentes formas que el libro es una basura." xD Es que Carme, eres genial xD

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^