22/6/18

Reseña #120: Reino de ladrones



Reseña #120: Reino de ladrones



¡Hola, hola, hola!

 Siguiendo con la tónica de subir reseñas de libros que leí en enero, hoy os traigo uno de los libros que más me ha flipado este año. Un regalito del día de Reyes que llega en junio. Ya os dije que tenía un problema de organización. La vida. Ay. Pero no me enrollo más, que tengo muchas cositas que deciros (escribiros) y estoy aquí echando la tarde… ¡Dentro reseña!


Ficha técnica


Título: (Seis de cuervos 2) Reino de ladrones
Autora: Leigh Bardugo
Editorial: HIDRA
Número de páginas: 656
ISBN: 9788416387595
Preció libro físico: 19,00

Sinopsis

 Kaz Brekker y su equipo han dado un golpe tan temerario que ni siquiera ellos pensaban sobrevivir. Pero en lugar de conseguir una buena recompensa, a su regreso de la Corte de Hielo tienen que seguir luchando por sus vidas. Traicionado y debilitado, el equipo está corto de recursos, aliados y esperanza. Mientras poderosas fuerzas de todo el mundo llegan a Ketterdam para desentrañar el secreto de la peligrosa droga conocida como jurda parem, viejos rivales y nuevos enemigos emergen para desafiar el ingenio de Kaz y poner a prueba las frágiles lealtades del equipo. Una guerra se adueñará de las oscuras y tortuosas calles de la ciudad, una batalla por la venganza y la redención que decidirá el destino del mundo Grisha.


Reseña de libro anterior



Mi opinión



-[…] Si uno de nosotros cae, caemos todos.


 Ponemos fin a una bilogía maravillosa. Una de antihéroes, una de personas que luchan con uñas y dientes por vivir en sus calles, las jodidas y asquerosas calles de Ketterdam. Porque nuestro equipo no va a dejar que les pisen, no. Ellos son soldados, soldados que ya quisieran los asquerosos ejércitos que van detrás de ellos. Pero, ojo, porque la cosa está fea: Inej está desaparecida, secuestra por Jan Van Eck, mercader al que yo prefiero llamar El Cabrón Desgraciado. Sí, sí, hoy vengo fuerte pero, ay, cómo he flipado con el libro.

 Me gustan los libros que hablan de revoluciones, esos que hablan de tomarse la justicia por la mano porque, oídme, las injusticias que aguantan nuestros seis protagonistas no tienen nombre. Me gustan, porque hacen que te replantees muchas cosas. Para el caso, os diré que me ha hecho pensar en hasta dónde estamos dispuestas y dispuesto a llegar por defender lo que sabemos que es nuestro.

 Kaz está colérico. Colérico porque El Cabrón Desgraciado tiene a su Espectro. No, no hablo de que nadie posea a nadie. Aquí son todos libres de largarse, pero las alianzas existen y, nos guste o no, Kaz no es nadie sin Inej. Porque nuestra chica suli es la araña del Barril, la reina Espectro, si lo preferís. Y yo la adoro. La adoro porque no se doblega. Por más golpes que recibe, no habla. Por más humillaciones que sufre, no traiciona a los suyos. Y cómo valoro eso, joder. Una chica con las ideas claras: Jan Van Eck es un puto bastardo, un cerdo que merece la horca. Eso y que le arranquen su patético miembro y se lo metan por el culo, muy pero que muy adentro. ¿Por qué me pongo así? No quiero adelantar nada, pero sí os voy a decir que Wylan se ha ganado todo mi respeto con Reino de ladrones.

 Inej no es la única que tiene problemas. Nina está, literalmente, en la mierda. La jurda parem la ha dejado en un estado tan lamentable que sufre la abstinencia día a día, jadeando, suplicando y fustigándose a sí misma por ser débil. Débil, porque la droga le quema las ideas. Débil, porque todas sus acciones van dirigidas a lograr una última dosis, una que la haga libre. Pero hay inflexiones. Lucha. Lucha con uñas y dientes por salvar no sólo a su amiga, sino también su alma. Un soldado del Segundo Ejército Grisha no va a caer por un poco de droga… ¿verdad?

 PERFECTO. Así es el libro. Una oda no sólo a la lucha, sino también a los pequeños milagros del día a día. Milagros en forma de personas que se salvan el culo una y otra vez. Personas que parecen los malos, que luego pasan a ser los buenos y… qué coño, son los cabrones más simpáticos sobre los que he tenido el placer de leer. Leigh Bardugo tiene una forma de hacer llegar sus libros que me encanta. Cruda, directa. Dulce, delicada. Todo y nada. Porque sus libros son eso: la lucha continua, sin florituras, sin adornos. Sin llanos. Sin funerales.

 Kaz tiene un plan, uno que hará que Inej vuelva al equipo. El primer eslabón, el primer ladrillo en la ardua tarea de hacer caer a la ciudad entera. Sí, nuestro Manos Sucias ya no se conforma con ver caer a Pekka, ya no tiene suficiente con vengarse de Van Eck por lo que hace a Inej. No. Él quiere que arda Ketterdam. Y va a cumplirlo.

 Ahora bien, ¿cómo va a llevar a cabo su plan, si están todos echos polvo? Jesper ya no sabe qué hacer para ganarse el favor de Kaz por segunda vez, Wylan está como pez fuera del agua y nuestro fjerdano particular, el gran Mathias Elvar, no puede más que sufrir por el mal estado en que está Nina. Cinco personas rotas. Cinco personas que tienen la lección aprendida: si te muerden, tú muerdes más fuerte.

 No quiero contaros nada, porque lo genial del libro es ir viendo las cosas poco a poco; darse cuenta de que la autora juega con nosotros todo el tiempo, sin darnos tiempo a procesar cada detalle. Aquí nada sobra, tenedlo claro. Si pasa algo que os parece una estupidez, os estáis equivocando. La escala de grises es tan absurdamente grande en Reino de ladrones, que no puedo más que quitarme el sombrero ante Leigh Bardugo.

 Antes de que preguntéis, no, el libro no va de amor. Hay amor, sí, pero lo justo y necesario. Creo que lo que más me gusta es que haya personajes homosexuales, bisexuales y heterosexuales. ¿Y por qué? ¡Porque no se trata a nadie como alguien extraño! Todo es perfectamente normal. Todo está jodidamente normalizado en el libro. A ver si aprendemos algo y nos dejamos de gilipolleces.

 ¡Un último apunte antes de destriparlo todo! Soy muy fan de Jesper. De verdad que sí. Está loco. No, mejor, está como un jodido cencerro. Es temerario, irreflexivo y… maravilloso, joder. Me encanta la visceralidad del personaje, cómo pasa de flagelarse por sus errores a salvar a los que quiere sin siquiera pestañear. La valentía es el punto máximo de nuestros seis protagonista y, si bien es cierto que mis favoritos siguen siendo Kaz e Inej, el pistolero zemeni se ha ganado unos cuantos puntos. Ahí os lo dejo.


Y ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler



 He llorado. Sí, lo sé, es lamentable. He llorado por un personaje por el que no me hubiera imaginado nunca llorando. Porque sí, joder, porque duele que, después de todo lo que hacen, después de todo lo que pasa, acabe así. ¿Recordáis cuándo dije que la muerte de Fred Weasley era total y absolutamente injusta? Pues la de la persona que muere aquí, también.

 Algo que me gusta de estos libros es que los enemigos no son gente idiota a la que mangonear a placer. Son personas que han construido imperios diferentes e iguales a un tiempo: un mercader y un pez gordo de los bajos fondos de la ciudad. Dos asesinos de mierda, si queréis mi opinión; dos asquerosos cerdos a los que yo no tendría reparos en mandar a la horca. Dejando de lado a Pekka Rollins – que ya he hablado largo y tendido del asco que me da -, ¿nadie va a decir nada de Jan Van Eck? Un hombre que manda matar a su hijo por no poder leer. Un hombre que manda a su mujer a un hospital psiquiátrico para deshacerse de ella y poder volver a casarse. Un asqueroso cerdo. Una mierda con patas, eso es Jan Van Eck. Si queréis mi opinión, tendrían que haberlo matado.


-Lo único que sé es que los hombres como tú no merecen el aire que respiran.


 Más cositas. Inej. Me encanta su fuerza. Nuestra acróbata tiene los ovarios de acero. No sólo sobrevive a un secuestro harto cuestionable, sino que se planta en la cuerda floja a veinte metros del suelo para liarla parda en el Arrecife Dulce. Por si no hubiera sufrido bastante, le mandan a una asesina profesional que, la verdad, tenía dos hostias y una carencia evidente de emociones que daban muy mal rollo. Asesina a la que da su merecido, después de llevarse un mal recuerdo en su primer encuentro. No sé cómo llevasteis el tema, pero yo quise echarme a llorar cuando la pobre Inej empezó a caer de la cuerda.

 Kaz es, como en el libro anterior, la gran incógnita del libro. El monstruo que en realidad no es más que un chico que quiere justicia. Me gusta. Me gusta mucho. Todo lo que hace, cómo lo hace… su mente fría es un misterio. Eso y sus contradicciones. Me maravilla que, poco a poco, se abra a Inej, que le cuente todos sus problemas y, ¡qué cojones!, que sea capaz de cogerla de la mano. Un personaje fascinante, de verdad que sí.

 Wylan y Jesper me han parecido la mar de tiernos. Tenía mis dudas, no creáis, y es que no me gustaba el poco aplomo del mercaderillo al principio. Un punto en la boca me pongo después de cómo arregla los problemas. Que sea capaz de ver luz en sí mismo, afrontando sus miedos, sus inseguridades… Chapó. Chapó una y mil veces. Lo mismo para nuestro pistolero, no creáis. El Grisha Hacedor que tuvo una infancia curiosa, una que se rompió por el buen corazón de su madre. El padre de Jesper me ha parecido un amor, un señor que se mete en un movidón de tres pares de narices sin comerlo ni beberlo. Un hombre que se hunde en los tentáculos de Ketterdam y termina siendo la mecha que prende la ciudad.

 Ladrillo a ladrillo. Me encanta esa expresión. Me encanta lo que engloba. Porque sí, Reino de ladrones es un libro que habla de amistad, amor, muerte… y venganza. La venganza de las personas desvalidas. La venganza de todas aquellas personas que, siendo meros pichones correteando por el Barril, aterrorizados o no; tienen que aguantar las estafas y palizas de los peces gordos. Un libro con muchas lecturas, supongo; un libro que hace que nos demos cuenta de que, con las ganas suficientes, todo es posible.

 Si tuviera que quedarme con una escena, con una sola escena, elegiría la última conversación entre Kaz e Inej en el Quinto Puerto. No porque sea bonita, dulce o emotiva; sino por todo lo que implica. El hecho de que nuestro Espectro quiera seguir luchando en Ketterdam, limpiando de mierda los canales de la ciudad, me parece admirable. Y es que, como dice Manos sucias:


-Ketterdam está llena de monstruos. Yo tan solo soy el que tiene los dientes más largos.


 Coraje, determinación y planes. Si uno falla, se fabrica uno nuevo. Y se ensaya. Y se entrena. Porque nunca, jamás, hay que dejar de luchar. Pase lo que pase, caiga quien caiga. Si no que se lo digan a Nina, la chica que supera a la jurda parem; la chica que desarrolla unos poderes nuevos. La misma que ve caer al hombre que ha estado a su lado todo el tiempo, apoyándola, luchando codo con codo con ella. Pero no se hunde. No se rinde. Tiene un objetivo, una última meta, y va a conseguir llevarla a cabo a cualquier precio. Por favor, aplausos.

Con todo, Reino de ladrones es un cierre que supera, con creces a su predecesora. Un libro maravilloso, que rompe moldes. Un libro que habla de venganzas, de dar lecciones a gentuza que lo merece. Seis personas que se quedan contigo cuando cierras el libro. Ladrillo a ladrillo, amigas y amigos; caiga quién caiga.

Nota: 5/5


Citas


(…)

-Voy a contarte un secreto, Hanna. Los monstruos malos de verdad nunca parecen monstruos.

(…)


(…)

No se dijo que no tenía miedo. Hacía mucho tiempo, tras una caída grave, su padre le había explicado que sólo los estúpidos no sentían miedo. Recibimos al miedo, le había dicho. Saludamos al invitado inesperado y escuchamos lo que tiene que decirnos. Cuando llega el miedo, algo está a punto de pasar.

(…)


(…)

-¿De verdad es tu papá tan religioso, o tan solo es una excusa para ser un miserable hijo de puta en lo relativo a los negocios?
-En lo relativo a todo, en realidad.

(…)


(…)

-Jovencito…
Jesper le apuntó al pecho con la pistola.
-¡Muévete!
-¡Jesper! – dijo su padre.
-No te preocupes, pa. La gente se apunta con las pistolas todo el tiempo en Ketterdam. Es como darse la mano.
-¿De verdad? – preguntó su padre mientras el erudito se apartaba a un lado a regañadientes y los demás empujaban el pesado escritorio hasta la puerta.
-Pues claro – respondió Wylan.
-Por supuesto que no – dijo el erudito.
Jesper les hizo un gesto para que avanzaran.
-Depende del barrio. Vamos.

(…)


(…)

-¿Sabéis cuál es el problema de Van Eck?
-¿Que no tiene honor? – supuso Matthias.
-¿Unas habilidades paternales horribles? – dijo Nina.
-¿Que se está quedando sin pelo? – sugirió Jesper.
-No – replicó Kaz –. Tiene demasiado que perder. Y nos ha dado un mapa para saber qué robar primero.

(…)


(…)

-Kaz, prométeme que no…
-Antes de que termines la frase, quiero que pienses en lo que cuesta una promesa mía y en lo que estás dispuesto a pagar por ella.

(…)


(…)

-Siento lo de mi padre.
Inej le dio un abrazo.
-No somos nuestros padres – susurró.

(…)


(…)

Era mejor que aquello. Esperar era la parte de la vida criminal que se le daba mal a tanta gente. Querían actuar, en lugar de aguardar y reunir información. Querían saber al instante sin tener que aprender. A veces, el truco para sacar lo mejor a una situación era simplemente esperar. Si no te gustaba el clima, no corrías hacia la tormenta: esperabas hasta que amainara. Encontrabas la forma de evitar mojarte.

(…)


(…)

-Zoya decía que el miedo es como un fénix. Puedes verlo arder mil veces, pero seguirá regresando.

(…)


(…)

-En realidad son muy entretenidas. Pero nunca he visto a un actor que sepa cómo utilizar bien su espada. – Nina soltó un resoplido de risa –. ¿Qué? – preguntó él, perplejo.
-Nada. De verdad. Nada.

(…)


(…)

-Mi madre es Ketterdam; me dio a luz en el puerto. Y mi padre es el beneficio; le honro cada día. Volved al caer la noche o no volváis. Ninguno de los dos. Necesito una banda, no un par de sentimentaloides. – Kaz le entregó a Wylan el dinero para el viaje –. Asegúrate de comprar los billetes. No quiero que Jesper se vaya a dar una vuelta a la Rueda de Makker.
-Esa canción me suena – murmuró Jesper.
-Pues apréndete una nueva.

(…)


(…)

-Caos embotellado – se maravilló Kaz. Wylan trabajó sin cesar, transfiriendo con cuidado el ácido áurico del tarro al acero, mientras el agujero en la puerta de la caja fuerte crecía cada vez más –. Más rápido – dijo Kaz, observando su reloj.
-Si se me cae una sola gota de esto, atravesará el suelo directamente hasta los invitados de mi padre.
-Tómate tu tiempo.

(…)


(…)

-Ahí es donde te equivocas – dijo Kaz –. Yo no guardo rencor. Lo acuno. Lo mimo. Le doy de comer buenos trozos de carne y lo envío a las mejores escuelas. Yo crío bien a mi rencor, Rollins.

(…)


(…)

-¿Sabías que los suli no tenemos palabras para decir <<lo siento>>?
-¿Y qué dices cuando le pisas el pie a alguien?
-Yo no le piso el pie a nadie.
-Ya sabes lo que quiero decir.
-No decimos nada. Sabemos que no ha sido deliberado. Vivimos en habitaciones pequeñas, viajando juntos. No hay tiempo para disculparnos constantemente por existir. Pero cuando alguien hace algo mal, cuando cometemos un error, no decimos que lo sentimos. Prometemos compensarlo.
-Lo haré.
-Mati en sheva yelu. Esta acción no tendrá eco. Significa que no repetiremos los mismos errores, que no continuaremos haciendo daño.

(…)


(…)

-Me voy a morir de todos modos, pa. Tan solo lo estoy haciendo despacio.

(…)


(…)

-Puede que no camine recto – dijo Kaz –. Pero al menos no salgo corriendo de una pelea.

(…)


(…)

-Los mercaderes son blancos perfectos – dijo Kaz –. Son ricos y son listos. Eso los hace fáciles de embaucar.
-¿Por qué? – preguntó Wylan.
-Los hombres ricos quiere creer que se merecen cada penique que tienen, así que se olvidan de lo que le deben a la suerte. Los hombres listos siempre están buscando agujeros. Quieren una oportunidad para cambiar el juego.
-Entonces, ¿cuál es el objetivo más difícil de engañar? – inquirió Nina.
-El objetivo más difícil es uno honesto – explicó Kaz –. Por suerte, de esos hay pocos.

(…)


(…)

Y eso era lo que te acababa destruyendo: anhelar algo que jamás podrías tener.

(…)


(…)

Cuando el mundo no te debía nada, le exigías algo de todos modos.

(…)


7 comentarios:

  1. Hola!
    Pues no he leído el primer libro y por el momento no creo que lo haga, ahora con el verano me apetecen otro tipo de lecturas.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hoola Carme! :D
    Síiii estaba esperando el momento en que subieras esta reseña :D Una de las cosas que más me llaman la atención de esta bilogía es que los personajes no son héroes. Por lo que cuentas, parece que rompen con los moldes a los que estamos acostumbrados y eso siempre es de agradecer, que leer siempre lo mismo acaba cansando. Ya les han tenido que pasar cosas bastante fuertes para que estén tan destrozados :(
    Y bueno, también parece que el libro tiene mucha chicha con eso de la revolución, que los protagonistas busquen la justicia por ellos mismos. En cuanto a Van Eck... No me extraña que odies al personaje ¬¬ Hay que ser cabrón, ¿eh?
    Ah, y me encanta que haya representación homosexual, bisexual y demás y que se trate como algo natural ^^
    Las citas que has resaltado ya dejan claro que el libro tiene que ser brutal :D Estoy deseando leerlo, aunque creo que primero leeré la trilogía Grisha y ya luego me pondré con la bilogía. O quién sabe, lo mismo me da la neura y lo hago al revés xD

    Pues nada, chica, mucha suerte con los exámenes, ánimo con todo y que pases un buen fin de semana :D ¡Ya queda poco para el verano!

    ¡Un beso enorme, Carme!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ^^
    Se nota que te ha gustado mucho este libro. Tengo que confesar que en principio no estaba nada interesada en esta bilogía. No me llamaba mucho el argumento, pero todo el mundo coincide en que es una historia muy buena, y eso tiene que ser por algo. Es inevitable no sentir un mínimo de curiosidad, y me está empezando a picar el gusanillo. Cuando pueda sacar algo de tiempo le daré una oportunidad, que tengo ganas de descubrir ese universo que ha fascinado a tanta gente :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Carme! Sin que diga nada, ya me imagino que sabrás que voy a ser una aguafiestas y que te voy a comentar que es prácticamente imposible que lea este libro porque no me atrae nada. Lo sé, soy una persona horrible que no tengo en cuenta lo mucho que adoras esta historia. Tienes mucho poder de persuasión, pero ya sabes que hay libros que me generan indiferencia y que no puedo hacer nada para remediarlo.
    Por razones obvias (no he leído el primer libro), estoy totalmente perdida en esta reseña y poco te puedo decir de la trama.
    "es un puto bastardo, un cerdo que merece la horca. Eso y que le arranquen su patético miembro y se lo metan por el culo, muy pero que muy adentro"... En serio, Carme, tus expresiones no tienen precio xD Si que debe de ser odioso el tipo para que digas todo esto.
    Está muy pero que muy bien que digas que nada sobra, no hay nada peor que ver que hay mucho relleno en la trama, pero si la autora te va sorprendiendo a cada rato, no me extraña que la lectura sea adictiva :)
    Lo de Fred fue injusto e inesperado, así que con esa comparación, puedo entender lo que sentiste con el personaje de este libro.
    Bueno, veo tu entusiasmo y me alegra que te haya gustado tanto, pero sigo sin querer leerlo (no eres tú, soy yo... xD).
    Ahora te tocará esperar pacientemente a que publiquen el siguiente, que espero que también te cautive :D
    Jjaja y no pasa nada por publicar reseñas de libros leídos en enero xD En parte, eso también es ser organizada, porque no te has olvidado de comentarlos :-)
    ¡Saludos y que disfrutes mucho de lo que queda de fin de semana (y sí, sé que estarás estudiando, pero piensa lo que te digo siempre, es decir, que ya queda menos para que acabes los exámenes)! ;-)

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Estos libros la verdad no me llaman nada la atención, supongo que mi etapa de esta clase de libros acabo o solo esta en un parón o a saber, pero me alegro que te haya gustado jaja
    Yo ahora mismo no leo nada, bueno tengo ahí Harry Potter que lo cojo de vez en cuando.. jaja Mi libro eterno, pero lo peor es que me encanta, pero me cuesta leer mucho libros de los que he visto la película y mas de estos que me las se de memoria, entonces hasta que no leo algo que no sale en la película o algo que siempre he querido ver como lo describe la autora, pues no le doy el tirón, así que no se si mi plan de leerme dos libros de ella este año va a resultar. Pero bueno que te cuento yo aquí mi vida jaja
    Con respecto a lo que me dijiste en mi blog con los exámenes, solo me queda desearte suerte, que el golpe no sea muy doloroso y animo que en nada acabas y a pasar de la universidad unas semanas!!
    Espero que tengas una feliz semana :3

    ResponderEliminar
  6. Hoooola Carme!!!

    Vaya mierda de mes que llevo. Vida social? Que es eso? Se come? Entre tengo el blog más abandonado que el gobierno las pensiones de los jubilados. Vamos, que lo de actualizar ya pa' qué. Y me sabe super mal porqué encima me encanta leerte. En fin, que aquí estoy y ahora sí que puedo decir que has dado con un libro que me gusta. Y eso no es moco de pavo. De hecho, la saga Seis de Cuervos (biología, como se dice ahora, nombre que por cierto me da la risa, porqué siempre me imagino a protozoos tan campantes, haciendo fiestones por ahí, junto a los esterococos) la tengo pendiente de leer. Sí, sí. Son unos libros que tarde o temprano voy a tener que pillar porqué no es normal la cantidad de enamorados que genera. Es un poco como el libro de 'The host' que lo tengo criando polvo en la estantería y no lo pillo porqué me digo, 'como sea como Crepúsculo ya la hemos liao'.

    A lo que voy. Que sí, tía. Que sí. Que totalmente de acuerdo contigo. Que los de arriba no se mueven. De hecho, históricamente todos los cambios, evoluciones sociales, revoluciones y a resumidas cuentas, avance de la civilización humana se debe a que los de el pueblo hemos peleado con uñas y dientes. Porqué si tenemos que esperar a el inmovilismo de la clase social benestante (hoy en día lo de ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres se vuelve a cumplir) todavía estaríamos haciendo fuego con dos palillos.

    Te estaba leyendo y estaba flipando en colores. Puede que sea ficción, un mundo imaginario, el que ha creado Bardugo, pero te das cuenta que cuanto más miseria hay más droga? Es como el pez que se muerde a cola. Lo bueno del tema es cuando encima de hacer una buena novela, la autora hace de esos personajes que da gustirrinín tenerlos porqué son un caramelito. Me refiero a los personajes ambivalentes. Los malos que te piensas que lo son, pero que luego dan un giro y te dejan con cara de pez.

    Después de leer toda la reseña tengo claro que el libro, como bien dices tiene muchas lecturas y es aplicable a la sociedad de hoy en día, dónde permíteme que lo diga, tenemos una justicia de mierda. Y más viendo lo último que ha salido. Estoy segura que la autora ha escrito esto teniendo muy claro a alguien en mente, vengándose en forma de fantasía de ese alguien, construyendo un mundo con una fuerte ramificación social en que la esperanza y el valor son lo último que se cae. Y si te fijas, toooodos los villanos de esta novela son tíos. Lo que ya da para una reflexión interna no solo de la sociedad patriarcal que vivimos, sino del concepto de justicia que tenemos.

    Por ciertooooo, he visto que la próxima reseña va a ser la de 'your name'. Jo, mira, un libro que también tengo pendiente y que seguro que me gustará.

    Un besote enoooooooorme!!!! ♥♥

    PS: me parece lógico que se traten los digerentes gustos sexuales como a iguales. Algunos autores deberían aprender que el género no está entre las piernas, sino en la cabeza.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! ^^
    No sé a qué espero para ponerme al día con esta saga :P
    Me alegra que te haya encantado tanto :D

    Un besito =)

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^