2/3/18

RESEÑA #110: EL INFORME DE BRODECK



Reseña #110: El informe de Brodeck


¡Hola, hola, hola!

 Ya estamos en marzo. ¿Qué tal fue febrero? ¿Leísteis mucho? ¿Cayó alguna novela romántica por el famoso día de San Valentín? Sé que hoy tocaba un Wrap Up, pero no podía esperar más para hablaros de un libro que he adorado. No os digo nada más, ¡dentro reseña!


Ficha técnica



Título: El informe de Brodeck

Autor: Philippe Claudel

Editorial: Salamandra

Número de páginas: 288

ISBN: 9788498381863


Precio: 17,00€

Sinopsis


 Galardonada con el prestigioso premio Goncourt des Lycéens 2007 e instalada en las listas de libros más vendidos desde su publicación, esta última novela de Philippe Claudel continúa la senda iniciada en Almas grises: la investigación de los claroscuros del alma humana.

 Apenas ha transcurrido un año desde el final de la guerra cuando una muerte rompe la tranquilidad de un pequeño pueblo perdido en las montañas. El único extranjero del lugar, a quien llaman Der Anderer —el Otro, en alemán—, ha sido asesinado y todos los hombres de la localidad se confiesan autores del crimen. Todos menos Brodeck, quien recibe el encargo de redactar un informe sobre lo sucedido «para que quienes lo lean puedan comprender y perdonar». Considerado actualmente uno de los mejores novelistas franceses de su generación, Philippe Claudel renueva su exploración de los recodos más sombríos del ser humano y sus complejos mecanismos. Los escasos detalles sobre el lugar y el tiempo de la acción, el pausado relato del narrador y su peculiar voz, al límite de la ingenuidad, otorgan a la novela la dimensión de una parábola de enorme eficacia e intensidad, a la vez sombría y llena de esperanza.


Mi opinión

 Hacía tiempo que no leía nada que tuviera que ver con la Segunda Guerra Mundial, nada que me hiciera volver a encontrarme con las atrocidades que se hicieron y que no deben quedar nunca en olvido. La ignorancia no nos hace libres, nos esclaviza. La verdad, la jodida y putrefacta verdad es lo único que puede conseguir que no cometamos los mismos errores. Dicho esto, debo confesar que no me hubiera planteado nunca leer esta novela, de no ser porque adoré La nieta del señor Linh, libro del mismo autor en que sólo os hablaré en el Wrap Up – tiene poco más de cien página y yo no soy amiga de destrozarle los libros a nadie.

 Brodeck. El nombre del hombre que nos cuenta, con una crudeza descarnada, casi animal, todo lo que ha tenido que ver, todo lo que ha tenido que vivir. Un hombre que empieza el relato en un pequeño pueblo perdido en las montañas alemanas, poco tiempo después de haber acabado la guerra. Un hombre que ha mirado a la muerte a los ojos y, azares del destino, ha conseguido una prórroga, una que a veces es más un castigo que una bendición.

 Philippe Claudel no escribe libros “al uso”. Él no nos da una premisa y sigue de forma lineal una historia, no. Lo que este señor hace, lo que este maravilloso autor nos regala, son historias descorazonadoras, sin florituras, con aura no sólo gris, sino también opresiva. Aborda temas duros. Temas tan duros como el Holocausto, para el caso. ¿Y cómo lo hace? Sin poesía. En la guerra no cabe la poesía, no caben las palabras amables. En la jodida guerra que él nos cuenta, esa que se llevó por delante a millones de personas por unos ideales estúpidos hasta lo imposible, lo único que hay es lo que Brodeck llama “cadáveres humanos”.

 Quiero hablaros del libro pero, al mismo tiempo, no quiero hacerlo. Me explico. Mi madre leyó el libro antes que yo, una señora que se empapa de novelas bastante gores a veces pero que, joder, me recomendó un novelón. El problema es que ella no me contó nada. Absolutamente nada. Sólo dijo “léelo y lo comentamos”. Y yo le hice caso. Ahora bien, a lo mejor con esa técnica no consigo convenceros, por eso voy a daros algunos datos. Muy poquitos, palabrita.

 En el pueblo en el que vive Brodeck todo el mundo se conoce. Generaciones y más generaciones estancadas entre las cuatro o cinco calles. Generaciones bastante retrógradas, de mentalidad tan estúpidamente cerrada que a mí me entraban ganas de echarme a llorar. La calma la rompió el propio protagonista muchos años atrás cuando, acompañado de la anciana que lo acoge al quedarse huérfano, Fédorine, llega y perturba la calma de los lugareños. Tras él, unos años después, llega un nuevo “miembro”. Y ya está. Cupo completo. O al menos eso es lo que quieren pensar esos desgraciados.

 La gran incógnita del libro es Der Anderer, El Otro en el dialecto que ellos hablan, un hombre que un día llegó con su yegua, la Señorita Julia; y su asno, el Señor Sócrates; para quedarse largo tiempo.

 Algo pasa. Algo muy fuerte. Los lugareños ponen a Brodeck entre la espada y la pared. Debe escribir un informe, uno que haga que “todo el mundo entienda lo que pasó”.


 Y ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler

 Una panda de cerdos asquerosos, eso son. No, esperad, ni siquiera son cerdos. Los animales no tienen la culpa de que haya gentuza tan despreciable. Son monstruos. Eso está mejor, una corte de asquerosos monstruos desgraciados. Hablo de la gente que habita en el pueblo y es que, lo creáis o no, sólo se salva la familia de Brodeck. Una familia bastante… curiosa. Os explico el porqué. Emélia, su mujer, ha dejado de ser ella misma, desde que los nazis llegaron al pueblo; Poupchette, su hija; y Fédorine, una mujer que, como he comentado líneas más arriba, lo salvó de morir huérfano. Una familia totalmente destrozada, pero que es tan maravillosa, tan sumamente genial, que una no puede más que enfadarse por todo lo que han tenido que tragar.

 Os hablaba de los asquerosos habitantes del pueblo. Vaya tela. No se salva ni uno. ¡Ni uno! Gentuza, eso son. Gentuza que vende a Brodeck porque, total, ¿qué más da si se lo llevan y no vuelve? Asqueroso. Repugnante. He hablado infinidad de veces del asco que me da la cobardía. Aquí se reafirma mi teoría. Podían haber cerrado la boca, haber aguantado el tirón, haber plantado cara a esa panda de desgraciados. ¿Y qué hacen? Se callan, dan un nombre y “adiós, muy buenas, Brodeck”.

 El libro, contrariamente a lo que pensé en un primer momento, no sigue un esquema lineal. Es algo así como una línea temporal quebrada que vamos rellenando poco a poco. Hay que atesorar cada palabra que Philippe Claudel nos brinda, porque son todas importantes. Ahí os lo dejo.

 El Anderer me resultó la mar de simpático. Un hombre que, sinceramente, no hizo nada para acabar como, efectivamente, acabó. Lo pisó la ignorancia del pueblo, supongo; eso y el miedo a que se supiera la verdad. La verdad que, ¡cómo no!, era atroz. Gentuza que tenía mucho por lo que callar mientras se santiguaba, lanzaba maldiciones a diestro y siniestro y hacía su vida intentando parchear la mierda que cargaba en su conciencia.

 Os lo voy a decir muy claro: quería sus cabezas. Las de todos. No salvo a nadie. Quería que Brodeck se los cargara porque, joder, ¡vaya perlas! Sus amigos, decían. ¡JA! Me río yo de esos remordimientos y lágrimas de cocodrilo que vienen después. Brodeck estuvo en un jodido campo de concentración soportando ser “El Perro Brodeck”. Por si esto fuera poco, tuvo que limpiar la mierda de todo el jodido campo y… ¿Sabéis qué? Aguantó como un campeón, volvió al pueblo y les puso buena cara. El cielo. Brodeck se ha ganado el cielo.

 Hubo cosas francamente repugnantes, cosas que me hicieron plantearme seriamente qué coño nos pasa a veces en la cabeza porque, nos guste o no, el libro habla de la maldad del ser humano. No os diré los momentos concretos, pero estad atentas y atentos a la mujer del comandante del campo en el que estuvo Brodeck. A eso y a lo que hace un crío pequeño cuando empiezan las revueltas en la ciudad. Asqueroso. Es asqueroso.

 Curiosamente, el libro no tiene por objetivo que sintamos pena. La sentimos, claro, pero busca otras cosas. Busca la verdad, la que Brodeck va desmenuzando poco a poco, dándose cuenta de que, en realidad, no había nadie de su parte en lo que él consideraba su casa.

 El final me pareció desgarrador. Desgarrador y esperanzador. Digo esto último porque el autor nos deja un pequeño rayito de sol, uno que brilla poco, pero ilumina el camino gris por el que nuestro protagonista nos lleva durante toda la novela. Sinceramente, no sé qué más deciros para que leáis el libro. Es perfecto.


Con todo, El informe de Brodeck es una historia descorazonada, gris, cargada de historias tristes, historias que le rompen a una el corazón. Philippe Claudel habla con maestría sobre un hecho atroz. Leedlo.

Nota: 5/5


Citas


(…)
Los nombres son muy extraños. A veces los repites constantemente y no sabes nada sobre ellos. En el fondo, son un poco como la gente, como esas personas con quienes nos cruzamos durante años pero a las que no conocemos, hasta que un día se nos muestran como jamás las habíamos imaginado.
(…)

(…)
Hay cosas peores que el olor a mierda. Hay cosas que no huelen a nada, pero corrompen los sentidos, el corazón y el alma con mucha más facilidad que los excrementos.
(…)

(…)
El crepúsculo es una hora curiosa. Las calles se vacían, y la penumbra las cubre de un gris frío y transforma las casa en extrañas siluetas vagamente amenazadoras. Es sorprendente el poder que tiene la noche para cambiar las cosas más corrientes y las caras más conocidas. Aunque a veces no las transforma sino que las revela, como si al cubrir de oscuridad paisajes y seres hiciera emerger su auténtica naturaleza.
(…)

(…)
-Cuando veo un pájaro muerto y lo cojo – me dijo –, los ojos se me llenan de lágrimas. No puedo evitarlo. Nada puede justificar la muerte de un pájaro. Pero si mi padre reventara ahora mismo, aquí, a mi lado, le juro que me pondría a bailar alrededor de la mesa y lo invitaría a usted a una copa. ¡Palabra!

* Un niño de su padre maltratador.
(…)

(…)
Seguramente no sabía que cuando se abandona el Infierno nunca hay que volver la vista atrás. Pero, en el fondo, morir por ignorancia o morir bajo miles de pisadas de hombres que han recuperado la libertad viene a ser lo mismo. Cierras los ojos y luego ya no hay nada. La muerte no es exigente. No pide ni héroes ni esclavos. Se come lo que le den.
(…)

(…)
[…] Los hombres son extraños. Cometen las peores acciones sin formularse demasiadas preguntas, pero luego no pueden vivir con el recuerdo de lo hecho. Necesitan desahogarse. Así que vienen a verme, porque saben que soy el único que puede aliviarlos, y me lo cuentan todo. Soy su cloaca, Brodeck. No soy el sacerdote, soy el hombre-cloaca. El individuo en cuyo cerebro pueden verter todas las inmundicias, todo el pus, para aliviarse, para aligerarse. Y a continuación se marchan tan campantes. Como nuevos. Bien limpios. Listos para volver a empezar.
(…)

(…)
Es muy fácil lamentar las cosas después de ocurridas. No cuesta nada, y permite lavarse las manos y la memoria a la vez con mucha agua, hasta dejarlas limpias como una patena.
(…)

(…)
No creo que los sueños anuncien nada, como aseguran algunos. Pero pienso que llegan en el momento justo y, en el secreto de la noche, nos dicen lo que quizá no nos atrevemos a confesarnos a la luz del día.
(…)

(…)
El campo me enseñó esta paradoja: por muy grande que sea un hombre, nunca está a la altura de sí mismo. Es una imposibilidad inherente a nuestra naturaleza.
(…)

(…)
Pero en este mundo es mejor no tener la razón. De lo contrario, enseguida te lo hacen pagar caro.
(…)


14 comentarios:

  1. ¡Hola, Carme! Jjajaj, no cayó ninguna novela por San Valentín, oficialmente, ya llevo dos meses sin comprar libros xD Pero en marzo me da que me daré algún capricho. Verás, quiero leer la saga de las Hermanas Drake, escrita por Christine Feehan. ¿La conoces? Yo leí el primero hace mucho tiempo, pero voy a releerlo y también tengo el 4º. Se pueden leer de manera independiente, pero si me gustan, he visto que el 2º y el 3º están a buen precio y aprovecharé. Y dejo de irme por las ramas, me centro en tu reseña...
    Si ves mi respuesta a tu último comentario en mi blog, ignora lo que dije de "La nieta del señor Linh", lo cogeré sí o sí el lunes, ya que vértelo mencionar otra vez hace que me sienta culpable si no le doy una oportunidad.
    Yo tampoco soy partidaria de suavizar la forma de describir ciertos temas como la guerra, ya que es bueno que todos seamos conscientes de lo grave que es una situación así y encima por motivos absurdos la mayoría de veces. En todo caso, también depende del tipo de historia, ya que en "El niño con el pijama de rayas" hasta había ternura, pero era necesario porque estábamos leyendo una historia desde el punto de vista de un niño que ignoraba lo que estaba pasando de verdad.
    Me intriga lo que dices, pero no estoy convencida de leer este libro ya que no te niego que describa bien todo lo que dices, pero no me siento motivada ahora para leer algo así, pero prometo no descartarlo. Además, me llama la atención lo del rayo de luz al final, no porque crea que es indispensable que esto exista en los libros, sino porque cuando un libro es muy deprimente, algo así se valora aún más. Pero si no tuviera ese toque esperanzador tampoco pasaría nada, porque en la vida real tampoco pasa eso siempre.
    Como siempre, una reseña en la que expones muy claramente tus sentimientos :-)
    ¡Saludos y disfruta mucho de lo que queda de fin de semana! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^

      ¿Sí? ¡Pero eso está genial! :D Me alegro de que de momento estés cumpliendo tu objetivo de no comprar libros y, por supuesto, también el de limpiar las estanterías ;D Si es que eres una campeona jajajajajaja
      Así que un capricho en marzo... :) Pues no, la verdad es que no conozco la saga de la que me hablas, pero ahora mismo me voy a poner a buscar información xD ¿Así que tienes el primero y el cuarto? ¡Qué curioso! Oye, pues si están a buen precio los otros dos y resulta ser una lectura guay, estará genial que los consigas :) ¡Y tranquila! Si ya sabes que yo en tu blog siempre te acabo contando mi vida jajajajajajajaja
      ¡¡Genial!! ^^ Ojalá te guste porque, de verdad, Omaira; a mí me pareció una historia muy tierna :')
      Exacto. En "El niño con el pijama de rayas" era necesario cierto punto de inocencia o, si lo prefieres, de ternura. Quiero decir, el niño (no recuerdo su nombre) no tenía ni la más mínima idea de lo que estaba pasando. Ahora bien, en "El diario de Brodeck" quién cuenta la historia es un hombre adulto y... joder, lo que tuvo que aguantar.
      Hum. ¿Así que no te llama la atención? Bueno, tampoco voy a insistir, más que nada porque yo antes de animarme con esta novela leí "La nieta del señor Linh" y quedé tan encantada con la prosa del autor que no pude no dar una oportunidad al libro. Eso sí, no tienen nada que ver el uno con el otro ^^" Ya verás, ya :)
      Realmente, el punto de luz está tan al final que cuando cierras el libro, la sensación de opresión no se va. El hombre lo pasa mal y, de verdad, vaya corte de desgraciados viven cerca de él. Pero sí, entiendo a que te refieres :)
      ¡Muchísimas gracias! ^^
      ¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz domingo, Omaira! ^^

      Eliminar
  2. ¡Hola guapa!

    Ya sabes que compré no hace mucho "La nieta del señor Linh", así que ese será mi acercamiento a este famoso autor. Yo conocía ese título, y también uno de los más famosos que tiene: "Almas grises", sin embargo este que nos traes es nuevo para mí. Y veo que aborda un tema que me apasiona a pesar de su dureza, de hecho mis dos últimos libros también hablan de la IIGM.

    A pesar de la crudeza de lo que cuente y de cómo su autor lo narra, a mí me atrae mucho. Así que en cuento me estrene con su autor, buscaré este otro título.

    Qué bonito lo de compartir lecturas con tu madre, la mía ahora casi no tiene tiempo de leer así que me frustro yo sola cuando leo una historia de la que me apetece fangirlear jajaja

    Besazos guapetona y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^

      Ay, qué ganas de que lo leas, Cris. Es que es tan genial *.* Yo no supe de la existencia de "Almas grises" hasta que leí "La nieta del señor Linh". Tengo ganas de leerlo, más que nada porque el autor escribe de una forma muy bonita. Bueno, a lo mejor me acabo de expresar como una cría de cinco años pero es que, jo, escribe muy bien jajajajajaja
      ¿Así que te gustan los libros ambientados en la IIGM? :) Yo he leído poquito del tema. De hecho, sólo me vienen a la cabeza los que son novela de ficción histórica, "El niño con el pijama de rayas", "La ladrona de libros" y "Entre tonos de gris". Me encantaron todos, pero hasta que cogí esta novela no había vuelto a leer nada del tema ^^"
      ¡Genial! ^^ Entonces esperaré a que lo leas para que podamos rajar a gusto, porque telita con ciertas situaciones >.<
      La verdad es que está genial :) Hace unos años no se me hubiera pasado por la cabeza, más que nada porque leemos cosas muy diferentes, pero últimamente hemos coincidido en bastantes y, oye, está guay eso de poder ir comentando el libro mientras estás, por ejemplo, cenando xD
      ¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz domingo, Cris! ^^

      Eliminar
  3. ¡Hola Carme!
    Me has dejado con mucha curiosidad y miedo por saber qué te has encontrado en el libro. Ah, y muy fan de tu madre que te dejó que descubrieras el libro por ti misma para luego comentarlo ^^
    Los temas relacionados con la Segunda Guerra Mundial siempre son duros de leer, aunque parece que este se lleva un poco la palma en cuanto a salvajada. Al menos, los que yo he leído daban mucha pena. También te mostraba la crueldad de lo que pasó y la maldad humana, sí, pero por lo que comentas eso es lo único que vemos en este libro.
    ¿Así que los cabrones venden a Brodeck? Hay que ser malo, ¿eh? ¬¬ No me quiero ni imaginar lo que le hacen al pobre der Anderer :( Y bueno, me imagino que el protagonista también sufrirá lo suyo u.u Y para colmo los muy desalmados vuelven llorando al final con el rabo entre las piernas... Increíble :(
    Ay, las escenas repugnantes... No sé si tendría estómago para aguantar ciertas cosas según lo fuertes que sean. Si tú dices que son una bestialidad, es porque será verdad.
    Oye, y muy fan también de lo que has dicho sobre que en la guerra no existe la poesía. Tienes toda la razón, la guerra fue muy pero que muy dura, violenta, dolorosa. Si la contamos con palabras bonitas todo lo que se sufrió en la época cae en saco roto. Las cosas como son.
    Y me ha encantado esta frase: Es muy fácil lamentar las cosas después de ocurridas. No cuesta nada, y permite lavarse las manos y la memoria a la vez con mucha agua, hasta dejarlas limpias como una patena.
    Creo que ejemplifica muy bien lo que cuentas en la reseña. Y poco más ^^ espero que estés teniendo lecturas igual de buenas aunque menos traumáticas este mes XD

    ¡Un besazo enorme! Que pases muy buena semana, nos leemos pronto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^

      ¿Sí? Entonces a lo mejor estoy a tiempo de convencerte de que lo leas ;D jajajaja Sí, la verdad es que me dejó muy pillada cuando me dijo que lo leyera, que estaba genial. Si te soy sincera, no pensaba que me fuese a gustar tanto xD
      No sé si tanto como ser una salvajada, al menos en lo que se refiere a la descripción, pero sí que es verdad que son escenas impactantes. En serio, se me quedó hasta mal cuerpo con las dos que comentaba en la reseña >.<
      El tema de cómo de crueles podemos llegar a ser está muy bien retratado porque sí, los muy desgraciados lo venden. Vamos, que sin ningún tipo de piedad le dan una patada en el culo para que a ellos les siga yendo bien. Qué vergüenza.
      Lo que le hicieron al Anderer me pareció atroz. Vamos a ver, el hombre no se lo merecía. Pero bueno, te dejo que lo descubras por ti misma y así lo comentamos ;D
      Eso digo yo. La guerra es horrible. Ponerse a hablar de "oh, pero mira, ahí pasó algo bonito, porque...". NO, NO, NO. Todo lo que pasó fue atroz y se tiene que contar tal cual, a ver si así se quitan las ganas de seguir peleando por gilipolleces porque, joder, vaya barbaridades se hicieron. Cerrar los ojos o mirar para otro lado no es una opción. Hay que saber las cosas.
      Bueno, sigo, que me enervo jajajajaja La cita es que me encantó, fue un toque de atención tan bestia que me dejó alucinada. Brodeck de bueno es tonto, pero hace una sentencias que ojito jajajajaja
      Sí, sí, sí, este mes las lecturas no están siendo traumáticas. Ahora tocan cosas más light ;D jajajaja
      ¡Un besazo muy pero que muy grande y feliz lunes, Mari! ^^

      Eliminar
  4. ¡Hola! ^^
    Ya le había echado el ojo a otro libro de este autor, "La nieta del señor Linh", que seguramente leeré primero. También es una historia triste, y seguro que leo ambos libros algún día, pero ahora mismo no es el tipo de lectura que más me apetece.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^

      ¿Sí? :) Yo también leí primero "La nieta del señor Linh" y la verdad es que me encantó :D Espero que prontito te animes con los dos porque, aunque es verdad que son historias tristes, están escritas de una forma tan maravillosa que valen muchísimo la pena :)
      ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, Mari-chan! ^^

      Eliminar
  5. Hoooola Carme!!

    Ni puñetera idea de este libro ni de este autor ni nada, así que voy con cero información a ver qué nos cuentas. Mira, novela romántica no, que me sale urticaria, pero una tonelada de caja de bombones de esos de la Nestlé los acepto encantada. Faltaría más. A quién no le gustan los bombones?

    Primeeeeero primerísimo de todo, te tengo que decir que adoro cuando los libros o las series se centran en pueblos pequeños porqué eso crea una sensación de agobio y si el autor lo sabe hacer bien de peligro constante. Ya ves tú, que en los pueblos los cotilleos van a la velocidad de un takión y todos son como la vieja del visillo. Pero también es cierto que los puebos no son la ciudad y cuando se hace un producto en los que se sitúan en espacio todo va más lento, más a ritmo tortuguil (las tortugas en realidad son más rápidas de lo que nos pensamos, pero vamos, la metáfora se entiende).

    La historia, aunque la escriban los vencedores (de eso no difiere mucho del periodismo, son primas hermanas) no hay que olvidarla nunca. Jamás. Se escribe y se plasma para que se recuerde. Una de las grandes particularidades de la historia es que está ahí para que no se vuelvan a cometer los mismos errores del pasado, para que se aprenda, para que nos sirva de lección. Hay países que lo llevan mejor que unos otros. Aquí no lo llevamos bien (hola? Presupuesto para la memoria histórica cero euros. En serio? Un puto cachondeo), en Alemania lo llevan mejor, y en Italia, bueno, en ello están. Después está el tema de entender la IIGM no como un conflicto contra el Nazismo sino como un conflicto de intereses gubernamentales, es decir que a los países ya les interesaba que hubiese guerra y miseria. Total, los grandes jefecillos no irían al frente nunca, sino que afectaría a los más pobres y vulnerables. A veces lo pienso y creo que esos hombres tenían más cosas en común que cosas en des-común. Por decir algo. Los franceses que siempre se han puesto la coronita de haber luchado en el bando aliado, también tienen mierda a tonelás. De hecho, es horrible lo que hacían con los soldados de su propio país que se negaban a matar a otros soldados del bando contrario: simplemente los ejecutaban para ‘dar ejemplo’ a otros compañeros. Así, murieron más de 600 personas que se negaban a ejercer una violencia inusitada contra el prójimo. Una vergüenza. No sé si eso lo explica el autor. Y supongo que el pueblo quedaría en la parte superior de francia, tocando frontera alemana que es por donde entraron en invasión y que quedaron unos 4 años hasta que los aliados Australianos los liberaron (la última resistencia que le quedaba a Alemania). Lo jodido es que en las guerras se usa el ‘X me ha dicho X’ para deshacerse de una persona. Más o menos lo que pasaba en nuestra Guerra Civil. Vamos, que no me sorprende. Este libro es gris porqué la guerra siempre lo es. Eso sí, a día de hoy las empresas que colaboraron con los alemanes cotizan en borsa y son bien vistas. Qué asco.

    Un besote enoooorme!! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^

      ¡Pedazo parrafada! :D Uy, nadie diría que no a una buena caja de bombones. Vamos, que yo firmo xD Sobre la novela romántica... siento que te hayas llevado tantísimos chascos con el género >.<
      Sobre los pueblos... a mí me daba un poco de cosa. Quiero decir, tienes toda la razón en que el hecho de centrar la acción en un lugar tan pequeño (vamos, es que creo que eran cuatro calles) hace que la atmósfera sea más opresiva, algo que le va genial a la historia que nos cuenta Claudel, porque vaya tela...
      Me ha encantado lo que comentas. Es que no puedes tener más razón, Iris. La historia, como dices, no hay que olvidarla. Ya se han hecho bastantes gilipolleces como para que hagamos un remember, pero ojo, que luego pasa lo que tú comentas: ¿Memoria Histórica? ¿Eso que es? Bravo. Es que me pongo a llorar ya de la vergüenza.
      Sí, es la hostia, vamos; porque quién paga toda la desgracia que se orquesta es la gente normal y corriente que tiene que llevarse un jodido trozo de pan a la boca. Lo triste es que, como siempre, es la ignorancia lo que nos hace esclavos de las circunstancias; pero oye, mientras unos miran otros pasan penurias. Es de chiste. De uno de muy mal gusto, por cierto.
      Sobre lo que preguntas... no. El autor lo que hace es contar lo que le pasó a Brodeck para acabar en un campo de concentración; eso y hablar de lo que pasó durante su ausencia. No sé si el pueblo estará en la frontera con Francia, más que nada porque no lo dice de forma clara en ningún momento; pero por lo que fui leyendo yo entendí que hablaba de un pueblecito alemán.
      Como siempre, me encantan tus comentarios :)
      ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, Iris! ^^

      Eliminar
  6. Claro, es que aún no me había pasado por aquí y no sabía de qué libro hablabais. Hum, pues confieso que me has dejado intrigada. La pega que le veo es que me parece intimista y no parece que tenga una acción trepidante, pero me gusta la ambientación y veo que la lectura te ha despertado un montón de sentimientos. Me has dejado con ganas de ver por qué tanto odio. Pregunta, ¿son gente mucho más odiosa que los de Cumbres borrascosas?
    Además, está el hecho de que me gusta el drama y tal así que...Bé, ya veremos, miraré más reseñas y lo pensaré ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^

      jajajajaja Bueno, ahora ya lo sabes :) ¿Sí? ¿He conseguido dejarte intrigada y todo? Wow, wow, wow ;D
      No es un libro con acción, porque el tema del que habla ya es bastante terrible. Sobre si es intimista o no... sinceramente, a mí en ningún momento me dio la sensación de que el protagonista quisiera hacer sentir mal a la persona que lee el libro. Habla con la crudeza que merece el tema y eso a mí me pareció más que perfecto.
      Los de "Cumbres borrascosas" son gatitos encantadores al lado de la corte de monstruos con los que vive el pobre Brodeck, con eso lo digo todo.
      Espero que al final te animes ^^ Piensa que lo bueno de "El nombre del viento" no es tanto la trama como el cómo está escrito. En este caso, aunque no están pasando cosas todo el rato - si es a eso a lo que te refieres con "trama" -, hay una profundidad bestial :)
      ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, Laura! ^^

      Eliminar
  7. Hola preciosa!
    La verdad que no soy muy dada a leer libros que este ambientados en La Segunda Guerra Mundial y eso que antes no me importaba, pero llego un momento en que me sature un poco, este me gusta mucho lo que cuentas sobre el y por lo que veo a ti te ha encantado, y aunque ahora mismo no sea lo que busco como lectura me lo llevo apuntado igual más adelante me animo a darle una oportunidad, ya que nunca me cierro a ningún libro que vea que esta bien.
    Fantástica reseña!

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, guapa! ^^

      ¿Te saturaste? Uf, qué faena :( Me alegro de que éste te haya llamado la atención. La verdad es que yo no sabía qué esperar y, oye, me encontré una joya :) Te lo recomiendo muchísimo, sí, sí ^^
      Entonces espero que algún día te animes y así lo comentamos :D
      ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, Violeta! ^^

      Eliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^