22/12/17

RESEÑA #103: EL HECHIZO


RESEÑA #103: EL HECHIZO


¡Hola, hola, hola!

¡¡Ya han llegado!! ¡Las vacaciones! Aplausos, por favor. No, no vamos a hablar de todo lo que tenemos que hacer para enero, vamos a centrarnos en que por fin es viernes y que este domingo es Noche Buena. Yo no sé vosotras, vosotros, pero a mí me apetece, y mucho, zamparme unos cuantos polvorones, comer tanto que luego no pueda ni moverme – ya lloraremos los kilos ganados después de Reyes, gracias – y leer debajo de una mantita mientras pasan las horas. Ay, la vida.
Pasando a otros temas, hoy os traigo la reseña de uno de mis libros favoritos del año. Sí, lo sé, lo sé, vaya atracón de Lena Valenti. ¿Veis?, una ya no sabe qué hacer para que le deis una oportunidad… ¡Dentro reseña!

Ficha técnica


Título: (Amos y Mazmorras 4) El hechizo
Autora: Lena Valenti
Editorial: DEBOLSILLO
Número de páginas: 272
ISBN: 9788490624821
Precio: 9,95€

Sinopsis

La bruja nunca escapará del oscuro corazón de su demonio.
Durante los cuatro años que Markus Lébedev, el agente del Servicio de Inteligencia ruso, pasó infiltrado en un gulag aprendió dos cosas sobre la mafia: la muerte no siempre es lo peor que les puede pasar a las víctimas y que un vor que forma una familia, y por tanto no se entrega por completo a la banda, recibe su merecido. Markus, por lo menos, pagó un precio muy alto. Para él la misión en los Reinos Olvidados no era una batalla más en la guerra contra el crimen organizado, fue una venganza personal. No hubo piedad para aquellos que explotaban a mujeres, los mismos que se lo arrebataron todo cuando violaron y asesinaron a su mujer. Fue rápido, impecable y despiadado. Entre los fríos muros del gulag perdió el alma, y el demonio se apoderó de él# Al menos eso pensaba hasta que Leslie Connelly, una bruja de melena oscura y ojos hipnóticos, se cruzó en su camino. Ahora ya no son solo dos desconocidos que sienten una pasión indomable, y tienen más miedo a ser vulnerables que al sonido seco del látigo. Su misión será relativamente fácil, aunque tengan que volver a vestirse de amo y sumisa. Lo difícil será el amor. Cuando haces un pacto con el demonio, ya no hay vuelta atrás.

Reseñas de libros anteriores




Mi opinión

Otra novela que se nos va. ¡Y vaya novela! Con finales así, a una se le saltan las lágrimas. Lágrimas de felicidad, no penséis que se pone todo muy dramático – rollo: oh, Dios mío, no lo soporto más, sí, sí –. Pero vamos a empezar por el principio, ¿no? ¡Qué levanten la mano todas aquellas y todos aquellos que quisieron sacarle los ojos de las cuencas a Markus cuando el muy cobarde se fue con el rabito entre las piernas! (Yo levanto las dos manos, para que os hagáis una idea). Porque sí, amigas y amigos, nuestro querido Markus Lédeveb huye como un cobarde, dejando a Leslie con una responsabilidad de tres pares de narices. Recoger a su hija, Milenka, hace que nuestra ya conocida chica Connelly empiece a ser consciente de cosas que hasta el momento ni siquiera se planteaba.
Leslie Connelly. Toda una protagonista, la tía. Os prometo que la adoro. Es genial de principio a fin, esta mujer. Con las ideas claras, muy claras, de hecho. Y es que ella no hace nada a medias. Si el escurridizo ruso ha decidido que Milenka pasa a ser su problema, ella lo acepta. Porque sí, porque puede hacerlo. La preciosa niña de los ojos color amatista. Sólo tiene cuatro años y roba el corazón a toda la cuadrilla. Desde sus tíos hasta sus nuevos abuelos. ¿Y qué hay de su padre? Ay, a ese hay que darle de comer a parte.
Dije en la reseña de la novela anterior – la cual podéis consultar echando un ojo al apartado de un poco más arriba, Reseñas de libros anteriores – que había adorado cada palabra. Podéis suponer que, aunque en esta cuarta parte mis expectativas estaban muy altas, no quise bajar la guardia. Iba con miedo, no voy a mentiros. Miedo porque no sabía hasta qué punto podía irse de madre el tema de la niña y su padre prácticamente desaparecido – y digo “prácticamente” porque me siento magnánima, porque la verdad, la dura verdad, es que el muy cerdo se larga. Tal cual –. Debería darme vergüenza tener dudas, llegados a este punto. Por amor de Dios, creo que en mi vida había leído tantos libros de la misma autora y todos me parecen maravillosos. Un problema de adicción, me iré a lectores anónimos… Bromas a parte, si sois igual que yo y tenéis miedo de encontraros algo que no esté a la altura de la tercera parte… Dejad de llorar. El libro es jodidamente maravilloso.
Vamos a la trama, que es lo importante de verdad. Leslie asume sin problemas su papel de madre – mamá Leslie, como la llama Milenka – y es que la niña se hace querer. Como decía, tanto Cleo como Lion caen de rodillas ante semejante dechado de virtudes. Milenka, que es calcada a su padre (pero en simpática) no tiene desperdicio. Un personaje muy bien trabajado, sin duda. Para nuestra protagonista todo va relativamente bien. La niña se porta, sus tíos se portan, incluso el pobre Tim, enamorado de ella hasta el tuétano, bebe los vientos por ambas. Pero la tranquilidad es algo efímero, ¿sí? Una noche, Markus aparece. Y lo hace cubierto de sangre.
Yo me muero. Así tal cual. Por Dios, ¿se puede escribir mejor, maldita sea? Esta mujer sabe cómo usar las palabras, lo digo siempre. Sabe qué teclas pulsar para sacarte una carcajada, una maldita mueca de horror o unas lagrimitas. Porque no veáis, la tía, cómo se las gasta. Si bien el libro primero parece una cosa, luego se convierte en otra. Regalarnos capítulos de adaptación y tranquilidad, momentos tan sencillos como ir a adoptar un pequeño buldog francés, es sólo el paso previo a hacernos caer en picado.
La aparición de Markus provoca una oleada de preguntas. ¿Por qué ha vuelto? ¿Qué ha pasado exactamente para que Yuri, el maldito Venger de los juegos de Amos y Mazmorras, haya desaparecido en pleno traslado de prisión? ¿Cómo va Lion, nuestro impulsivo y temperamental Lion, a gestionar la aparición de Markus en casa de su cuñada y mejor amiga? ¿Y por qué todo el maldito mundo señala a Markus como un peligro en potencia?

Y ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler

El enfado con Markus me duró poco. Ya sabéis que no soporto los actos de cobardía, más que nada porque por principios prefiero a las personas que van de cara. Ahora bien, puedo entender la actitud de nuestro ruso – que realmente es norteamericano, pero vamos, que se ha quedado con el mote, el pobre –. Él no es más que una cabeza de turco, alguien que ha vivido por y para ser un arma de doble filo. No en vano es un agente doble, ¿verdad? Pero, claro, la humanidad sigue latente en él y cuando se ve en peligro de muerte se va a llorarle a Leslie. Qué mala, Carme, por decir esas cosas. Ya, bueno, se lo merece.
Me gustó muchísimo el aplomo de nuestra protagonista. La chica sabe lo que siente por él, sabe lo muchísimo que quiere a su nueva hija, y sabe que lo daría todo por ayudar al Demonio. Ojo, eso no quiere decir que le guste la idea de servirle su corazón en bandeja y que el tío, ni corto ni perezoso, se lo pisotee. A fin de cuentas, ¿a quién le gusta sentirse vulnerable? Volviendo a lo que decía, me gustó el modo cómo ella afrontó la situación. No puedo decir lo mismo de Markus. Casi me caigo de culo al ver (leer) cómo se desmaya por ver a su hija. Por todos los putos demonios, ¡¿a qué clase de persona se le ocurre hacer algo así?! Cae fulminado por ver a su hija. ¡Yo, después de eso, creo que ya lo doy por perdido! Pero nuestra chica Connelly no, ella tiene el tesón suficiente como para encararlo una y otra y otra vez. Porque el tío es un déspota cuando se lo propone, un hombre que usa su boquita como una maldita pistola. ¡Vaya perlas escupe!
Aprovecho para deciros que yo le pongo los huevos de corbata, después del espectáculo lamentable de testosterona que protagoniza tras ver a Tim con su hija y Leslie en la piscina. Me parece genial y maravilloso que esté celoso. No es para menos. Ahora bien, lo que hace ralla en lo malsano. No, no digo que le haya echado una cruz después de eso, pero me mantengo en mis trece: eso no son formas. Punto.
Pasando a temas menos escabrosos, la acción es formidable. La aparición de Nick Summers, el trabajo en equipo y las horas que echan para coger con las manos en la masa a Yuri es de diez. Y, hablando de Nick, ese hombre se ha ganado el cielo. Sé que perdonaré a su ex mujer, pero, por Dios, esa mujer tiene un problema muy serio. ¿Cómo se le ocurre denunciar a su marido de “maltratador y violador” si el pobre chaval sólo quería practicar el rol de dominante con ella? Es que ni le pide explicaciones. Y ahora le llama sin parar. Claro, porque la mujercilla se siente culpable… yo lo entiendo (sarcasmo).
Las apariciones de personajes antiguos, como Summers, Sharon y Prince me gustaron mucho. Personajes de los que tengo muchísimas ganas de saber más. Porque Summers es un enigma, pero Prince y Sharon están de mierda hasta el cuello. ¿Lo mejor del tema? No tengo ni la más remota idea de qué pasó para que todo se haya puesto tan turbio.
Markus es cabezota. Cabezota hasta unos niveles peligrosos. Es más que evidente que bebe los vientos por Leslie y su hija, pero él se obceca en el “no”. En un “no” estúpido, si queréis mi opinión, porque después de lo sucedido en el club de BDSM no duda en correr a socorrer a Milenka. Es muy triste, y esta vez hablo sin ironías o rencor, que la pobre niña tenga que ver el peligro en primera línea para que su padre se dé cuenta de lo muchísimo que la quiere. Más triste todavía que, pese a ello, se niegue a reconocerlo.
La novela sigue un hilo fabuloso. No hay momentos de relleno, todo pasa lo suficientemente rápido, sin ser para nada precipitado. Tal vez lo mejor, a mi juicio, sean las aportaciones de personajes tan entrañables como Darcy y Charles Connelly. Ese matrimonio tiene todo mi respeto. La señora Connelly es una caja de sorpresas. Yo la entiendo, cuando dice que está enamorada de Lion y Markus. Lo mismo para los padres de Lion Romano. Buena gente, esos señores. Volviendo a lo que decía – hoy estoy un poco espesa, ¿verdad? –, los Connelly tienen mucho que decir. Y esta vez no es Darcy quien lleva la batuta, sino Charles. Ese hombre, ese condenado héroe, pone en su sitio a Markus. Aquí ya no se trata de quién es un monstruo. Todos son esclavos de sus circunstancias y, como muy bien dice nuestro héroe del Katrina, cuando alguien toca a los nuestros queremos su cabeza. Así de despreciables y fascinantes somos, los seres humanos.
El final, el conjunto, es fascinante. Uno de esos que te dejan con lágrimas de felicidad en los ojos. Algo que he dicho al principio de la reseña y en lo que quiero recrearme. Un final de diez. Sí, otra vez. Me encantó la visceralidad con la que se comportan Lion, Markus y Leslie. Con todos sus familiares – a excepción de la madre de Lion y el agente Summers – hospitalizados, son nuestros tres monstruos los que van a por todas. Los códigos y valores ya no importan. A fin de cuentas, ¿quién les protege a ellos? En estas novelas se habla de gobiernos corruptos, de gente que tapa la mierda a golpe de talonario. Gente sucia, asquerosa y despreciable. Temas que a mí, como a tantas otras, como a tantos otros; me ponen enferma y me sacan la vena justiciera. Pero eso son otros temas.
Visto lo visto, ni Lion ni Leslie quieren la cárcel para nadie. Quieren sus cabezas. Algo que sorprende a Markus, no creáis. A lo largo de los dos últimos libros – contando éste, claro – se le trata como a un mercenario por no confiar en la justicia. Y ahora sus dos colegas piensan como él. ¿Hay o no hay visceralidad?
Lo que pasa después de la ejecución de Yuri – se lo merecía, el muy cerdo –, me dejó flipando. Que de alguien tan cerrado salga algo tan condenadamente bonito rompe el corazón, ¿sabéis? Por eso perdono a Markus. Porque, pese a todo, al final es un valiente.


Con todo, El hechizo, es una continuación de saga maravillosa. Maravillosa, porque nos habla de saber reconciliarse con el pasado, de abrir el corazón y empezar a creer en los demás. Una cuarta parte que hace las delicias de la saga, con la cuidada prosa de Lena Valenti como hilo conductor. Me muero por seguir con estos libros.

Nota: 5/5


Citas


(…)
-Este hombre no tiene sentido del humor, Summers – dijo Leslie, que se sentó cómodamente en una silla –. Deberías saberlo. No cuentes chistes ni chascarrillos ni anécdotas de las tuyas, porque tienes ante ti al señor Alatriste. Tiene miedo de sonreír, porque, al parecer, cada vez que lo hace, la luz de un hada se apaga.
(…)


(…)
-¿Mi Lion quiere tener hijos? – preguntó ella, ilusionada.
-Una docena.
-¿En serio?
-Sí. Y se llamarán: Judas, José, Simón, Pedro, Andrés, Jacobo…
-Qué tonta eres. – Soltó una carcajada –. Doce apóstoles, ¿no?
-Vale, es broma. Pero, oye, ¿a que no sabes qué hacemos Lion y yo en un Renault?
-¿Qué?
-Un Clío.

(...)

8 comentarios:

  1. ¡Hola guapetona!

    Tú piensas en los polvorones, pero yo en los langostinos jajajaja Luego a correr como no hubiera un mañana para bajarlo todo ;)

    Ays qué disgusto me dió Markus, yo también levantaría las manos! Me gustaba y le odiaba a partes iguales...aunque en el fondo sabía que tenía su corazoncito. De Leslie también me encantó su modo de actuar, esa protección innata que le sale con la niña y cómo evoluciona la relación de ambas.

    Lena es mucha Lena, no va a lo fácil sino que cada vez crea mejores historias y los personajes van creciendo a medida que avanzamos. Yo tengo que seguir ya sí o sí, porque supongo que ya lo sabes pero su autora ha sacado una nueva saga llamada "Sirens" que tiene una pinta brutal brutal...ya he estado tentada dos veces de comprarla en digital, aunque me he contenido porque quiero acabar primera esta.

    Me lo he pasado genial leyéndote, tienes un estilo tan genial de escribir, tan natural que es una gozada recordar la historia así.

    Besazos guapa y FELIZ NAVIDAD ;)

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que el libro te haya encantado como el resto de la autora :D

    Un abrazo y felices fiestas =)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Carme! :D

    Sí, hija, sí. La comida está riquísima y hay que aprovechar porque (al menos en mi caso) los manjares que pone mi abuela en Nochebuena no los comemos el resto del año XD Lo que no es tan gracioso es quemar luego esos kilitos :( Dejémoslo en que merece la pena y que solo es una vez al año, jaja.

    ¡Vuelve Valenti!
    ¿En serio Markus hace eso? Qué tio ¬¬ Menos mal que la prota tiene dos buenos ovarios bien puestos. Y el libro viene con plot twist incluido :O Qué fuerte, jeje. Por lo demás, parece que la autora sigue manteniéndote en vilo novela tras novela y eso es algo de admirar. Por desgracia, no siempre se mantiene tanto el nivel en las continuaciones, así que es una delicia que esta saga se vaya superando a sí misma ^^
    Yo lo sigo flipando con lo de gente y problemas que hay ahí metidos XD

    ¡Un besazo requetegrande!
    Felices fiestas, Carme :)

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Primero que nada, feliz navidad!!!! jaja espero que lo pases esta noche muy bien, a mi también me gusta la navidad, sobre todo el roscón de reyes... u.u jaja
    Con respecto a la reseña ya he dicho que espero leérmelos algún día porque se que me van a gustar, pero es que son tantos que sé que como me meta ahora no salgo y prefiero leer cosas mas cortas, pero el día que decida leerlos me vas a tener que hacer el croqui porque yo ya no se cuantas reseñas he visto de estos libros jaja
    Yo sigo ahí con Harry Potter, cada noche me leo un capitulo y por ahora no estoy con otro, pero a ver si voy a la biblioteca a mirar si esta el que me recomendaste la semana pasada.
    Felices fiestas y pásalo muy bien estas vacaciones, espero que comas mucho jaja
    Un beso :3

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, corazón!
    Sí, por fin están aquí las vacaciones. Ya nos tocaba descansar un poquito, ¿no? jajajaja.
    La verdad es que yo este tipo de libros no suelo leerlos, y mucho menos si no son autoconclusivos, pero veo que te ha súper encantado y me alegro de que lo hayas disfrutado tantísimo :).
    No voy a leer estos libros, pero si fuera fan del género y tal, te aseguro que me los compraría todos porque me lo has vendido genial y veo que no hay nada que me tire para atrás jajaja. Nada de relleno, buena velocidad narrativa, personajes molones, movidas, acción, un buen cierre de trama, … Vaya, vaya. Parece ser una historia ideal, joder jajajaja.
    En fin, no puedo decir mucho más porque, como ya te he dicho, yo no soy una gran fan de este tipo de historias jajaja. Aun así, repito, me alegro de que hayas dado con unos libros que te taladren el alma y te den alas para volar: esos son los que más molan :)
    Un súper abrazo, chica guapa.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! ^^
    Se nota que te encanta la autora, porque casi siempre que entro en tu blog me encuentro algún libro suyo. Te pasa como a mí, que no hago más que recomendar libros de Stephen King, aunque luego nadie los lea xD
    Reconozco que "Amos y mazmorras" es una saga en la que ya me había fijado, pero luego veo la cantidad de libros que son, y pienso: Joder que pereza xD

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. muchas felicidades y un año pleno de luz y energia te deseamos las buhas,mucha luz y bellas lecturas!!!!!abrazosbuhos para todo el blog este tan maravilloso!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Carme! Jjajja, muy bien, me encanta lo de llorar por los kilos en enero xD En mi caso, el problema en Nochebuena es que me pusieron a mí a preparar una bandeja con turrón, polvorores, etc. Solo me gusta un tipo de turrón, pero casi me como yo sola el paquete, porque cortaba un trozo y lo ponía en la bandeja, cortaba otro y me lo comía... total, cuando me senté a cenar ya ni hambre tenía jajaj
    Pero bueno, vamos a dejar de hablar de comida que si no se me abrirá el apetito xD
    Lena Valenti... desde luego, esta mujer rara vez te decepciona. Qué sí, que ya lo sé, todos deberíamos leer algo suyo...
    Con los personajes ya me pierdo un poco con lo que explicas, más que nada porque no he leído los libros anteriores (lo sé, debería darme vergüenza...), pero incluso aunque el hombre que mencionas esté desaparecido, vero que el libro se ha llevado el 5/5.
    Lo de lectores anónimos me ha hecho partirme de risa jajaj
    Aunque Markus haga algo que veo que te cabreó o que fue incorrecto, el tío me parece interesante y su carácter tan voluble parece que al menos hace que no deje indiferente.
    Mira, con esta reseña has logrado algo... solo te adelantaré que espero que a principios de 2018 espero que tengas ganas de comentar conmigo cierto libro :-)
    ¡Saludos y enhorabuena por haber hecho otra vez una reseña con tanto sentimiento! ;-)

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^