3/11/17

RESEÑA #97: LA MAGIA DE SER SOFÍA


RESEÑA #97: LA MAGIA DE SER SOFÍA


¡Hola, hola, hola!

Para cuando se suba esta entrada yo estaré haciendo un examen, así que… ¡Deseadme suerte! Dicho esto, hoy os traigo una reseña de uno de esos libros que hacen que quieras abrir la ventana y lanzarlo. Sí, sí, tal cual. De antemano os digo que yo siempre respeto todas las opiniones, así que espero que hagáis lo mismo con la mía. El libro ha tenido muy buena prensa, lo sé y lo acepto; pero no es para mí. ¿Os cuento por qué? ¡Dentro reseña!


Ficha técnica



Título: (Sofía 1) La magia de ser Sofía

Autora: Elísabet Benavent

Editorial: Suma

Número de páginas: 528

ISBN: 9788491291107

Precio: 16,90

Sinopsis


Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y El café de Alejandría.

Sofía trabaja allí como camarera y es feliz.

Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia.

Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta.

Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café...

...o tal vez por el destino.

Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia.


Mi opinión


Lo primero que tengo que decir es que, aunque he suspendido el libro, no lo he hecho porque sea esencialmente malo. Si este libro se ha llevado un dos sobre cinco ha sido, principalmente, porque el final me ha cabreado. Y mucho. Supongo que esta no es la forma correcta de empezar una reseña; a fin de cuentas, es ley de vida que, por mucho que nos guste un autor, una autora para el caso, haya decepciones. La que yo me llevo con La magia de ser Sofía es mayúscula. Dejad que me explique. Hay dos cosas que no soporto y que no perdono a nadie: la hipocresía y la cobardía. Ahora sí, dicho esto, vamos con la reseña.

El Alejandría es una cafetería maravillosa. Un lugar cargado de magia. En cada rincón, mezcla de olor a café, magdalenas, tartas y papel; se respira magia. En cada rincón, haya silencio, música, o el murmullo de conversaciones. Un lugar maravilloso. Un lugar al que me fascinaría ir porque, ¿a quién no le gusta ese rollo de local con luces suaves, ambiente relajado y buen café?
En el Alejandría las normas son… peculiares. Los clientes son algo así como una gran familia y los camareros y camareras, consejeros, amigos y perfectos profesionales. No en vano, Lolo, el dueño, pide que sus trabajadoras y trabajadores tengan magia. Ay, la magia. Un concepto precioso. Una idea maravillosa. No sabéis la rabia que me da haber tenido que dar tan mala nota al libro.

Sofía lleva ya unos cuantos años trabajando en la cafetería de la magia. Un lugar que le roba el aliento. Un lugar en el que se encontró a sí misma después de una ruptura nada amistosa. Sí, Sofía es de esas chicas que ha vivido en primera persona lo que es que te pongan los cuernos. Tal vez esta sea mi primera queja. Vamos a ver, entiendo que los cuernos no son graciosos. De verdad que lo entiendo. Ahora bien, ¿vale la pena flagelarse tanto por una relación fallida? Porque, sintiéndolo mucho, antes de los cuernos hay un distanciamiento muy salvaje en la pareja. Sí, levantad las cejas y decid que no hago más que decir (escribir) gilipolleces porque aún soy joven, pero pensad en ello. Cuando la personita con la que estáis no quiere saber nada de sexo, ni de estar con vosotras o con vosotros… ¿no os da que pensar? Porque a mí, sintiéndolo mucho, sí.

Decía que eso era el primer punto que me chirrió. Lo mantengo. Pero subo la puja. Héctor ha dejado a su novia en Ginebra (Suiza). Lucía, una chica de éxito con la que realmente ya ni siquiera se entiende. Ella cobra un pastón cada mes. Él no. Ella es de esas personas que quieren vivir a todo trapo. Él no. Dieciocho años juntos. Dieciocho años que, tal vez, hayan sido una pérdida de tiempo.

Me gusta que una persona llegue, escriba un libro con el que nos levante todos los prejuicios y nos deje desnudas y desnudos ante la más cruda de las verdad. Me gusta y eso es algo que en esta novela no pasa. Es evidente, desde el minuto cero, que Héctor realmente no quiere a Lucía. Igual de evidente que es en sentido contrario, no vayamos a empezar con la cancioncilla de que él es un cabrón y ella una mártir, porque me sale el lado feminista y me pongo muy borde. A lo que voy. Si ambos saben que la relación no funciona, ¿por qué siguen? Por el error de todos los idiotas que habemos en este mundo: la comodidad. Venga, que estoy de mala leche y tengo ganas de hablar de más. La comodidad y la felicidad son cosas totalmente antagónicas, al menos la mayor parte del tiempo. Dicho esto, me parece el colmo de lo lamentable que dos personas están juntas sólo porque no quieran abrir horizontes. Si algo no te hace feliz, si algo no consigue que te mueras de ganas por seguir con ello, dale una patada. Una muy fuerte. Una que haga que te duela el pie, pero que te aparezca una sonrisa cuando te sientas libre. Porque sí, amigas y amigos, Lucía y Héctor no son más que carceleros, el uno de la otra y la otra del uno. Bravo.

No creo que sorprenda a nadie que un día Héctor entre en el Alejandría. A fin de cuentas, se ha ido a Madrid para empezar a asentar el terreno de lo que será su nueva vida con Lucía en España. No creo que sorprenda, porque para más colmo vive con una vieja amiga, Estela, en el bloque de enfrente. Ahora bien, puede que sí sorprenda que Sofía le monte un pollo de esos que a mí me lo cuenta una amiga y le pregunto si está mal de la cabeza o si es que no se ha sacado la escoba del culo todavía.

¡Esperad! Hay más. La pelea deriva en una disculpa. Disculpa que llega en forma de ofrenda de paz por parte de Héctor. Dicen que el roce hace el cariño. Dicen que pasar mucho tiempo con una persona hace que al final se sepa demasiado. Héctor tiene su habitación justo enfrente de la de Sofía. Decidme, ¿cómo creéis que va a acabar eso?

Antes de pasar a la zona spoiler – a despotricar a gusto –, quiero hablaros de un personaje que también tiene peso en la historia. Oliver, el mejor amigo de Sofía, alguien que no cree en el amor, que no quiere ni oír hablar de relaciones serias… hasta que un día se lleva un guantazo de realidad, de esos que pican.


Y ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler


Hipocresía y cobardía. Vaya mezcla. Me encanta lo hipócrita que es Sofía cuando dice que ella no quiere que ninguna mujer pase por lo que ha pasado ella. Ojo, que yo no la juzgo. A mí el amor libre me parece la pera, ahora bien, los discursos morales adaptados a la situación ya no me hacen tanta gracia. Pero no es nuestra dulce Sofía la única hipócrita. Héctor encarna todo lo que me ha puesto de mala leche en la novela. Voy a explicarme, que parece que vaya a mandarlos a los dos a la horca y no es el caso ni de lejos.

Es más que evidente que la relación se les va de las manos. Pasan de sonrisas, consejos y sueños a besos y sexo. Un resumen esclarecedor y carente de poesía, que ya sabéis que para esto yo prefiero ser pragmática. Es común confundir el sexo con amor. Eso fue lo primero que pensé cuando, después de un polvazo de estos que te mueres de aburrimiento leyendo – porque no sé a vosotras, pero a mí me aburre sobremanera leer las escenas de sexo: son todas iguales –, tanto él como ella empezaron a sentir de verdad que se querían. Ojo, que nuestra querida Benavent gestiona muy bien el asunto. Ya sabéis que me pirran sus historias, más que nada por ese lenguaje tan directo, ese tan de la calle, tan nuestro. Por eso mismo me pareció fantástico que jugara con los tiempos, con las canciones y los paseos para hacernos sentir más “real” ese amor que se estaba gestando. Y eso es lo último bonito que digo, porque yo me puse muy cínica.

Contestadme a algo, o no lo hagáis, pero al menos concedeme unos minutos y pensad en ello. ¿Alguna vez os habéis enamorado de una persona a la que conocéis a duras penas de unas semanas? Mi respuesta es un no rotundo. Por el amor de Dios, de la virgen, del crío que dormía tranquilo en la cuna y de todos los santos, ¡¿es qué nos hemos vuelto locos?! Enamorarse. Hablar de amor durante páginas y páginas. Saber cómo querer y hacerlo bien. Pues perdonad mi cinismo, mi mala leche y mi sarcasmo, pero a mí esos discursos edulcorados que podemos transferir de persona cada vez que algo sale mal… ni me impresionan, ni me interesan. Así de sencillo. Querer, querer de verdad es de ser muy valiente, porque cuando las cosas se ponen feas, salir corriendo es la opción de los cobardes.

Ahí radica el error, a mi juicio, del libro. Lo que empieza siendo una lección, lo que empieza siendo un plumazo para toda la gente que considera que que te pongan los cuernos es una aberración, termina siendo un jodido sí como la copa de un pino. Porque Héctor es un cobarde. Un cobarde y un gilipollas, si queréis mi opinión. Lo sé, lo sé, últimamente me paso de directa, pero ya os dije que estaba harta de tener que endulzar las palabras. A lo que iba. Héctor es una personita que no sabe lo que quiere. No quiero hacer el spoiler mayor, ya que todo lo que me ha puesto enferma pasa en las últimas cuarenta páginas, pero sí quiero invitaros a que reflexionéis conmigo a cerca de unas cuantas cosas.

Tres cosas. La primera es que me toca muchísimo la moral eso de poner nota a la gente. Decidme, ¿vosotras y vosotros sois tan mezquinos de poner nota a la gente? Y, en caso de hacerlo, ¿con qué derecho? Porque aquí se dice que Lucía es un diez. Me parece genial. Genial y maravilloso. Tanto que me parece la hostia que luego nos hablen de Sofía y Héctor, por no ponerle nota, diga que era perfecta para él. ¡Venga, hasta luego, campeón, como cierras la boca cuando no te interesa! Un guantazo. Un guantazo de esos que te caes al suelo de la impresión. Más cosas. Los celos. No puedo con los celos. El numerito lamentable de Sofía comparándose con Lucía me puso histérica. Hay que aceptarse, joder. ¿Qué más da? ¿Qué más da si estás gorda, delgada o si te gusta arrancarte los pelos de la nariz de uno en uno con unas pinzas? Es que ni lo entiendo ni tengo intención de hacerlo. Lección de vida: a quién no le guste, que le den por el orto. Y si le da gustito que le den más fuerte, que a lo mejor hasta le hacen un favor. Último apunte: Héctor, el rey de los cobardes. Me alegro. Así de claro. Me alegro de que sepa que acaba de joderse, palabras textuales, a sí mismo la vida. Porque es un cobarde. Porque no tiene las narices necesarias para decir lo que le hace feliz. Porque hay gente que, sintiéndolo mucho, ni siquiera vale la pena.

No, no voy a leer la segunda parte. No, no me importa cómo empiece o acabe. Para mí, la historia de Sofía ha sido una decepción. Una que me ha sentado como un tiro. Buena suerte a todas aquellas, a todos aquellos, que os aventuréis a leerla. Yo me bajo del barco y os deseo buen viaje.


Con todo, La magia de ser Sofía es un libro con un planteamiento erróneo. Cargado de lecciones morales que viran en función de quién las protagoniza, nos encontramos con unos protagonistas que, pese a haber podido ofrecer mucho, se quedan cortos.

Nota: 2/5


Citas


(…)

-No sé qué hacer con ellas, de verdad lo digo. ¡Qué suerte que sean mellizas, decían! ¡Las dos criadas a la vez! ¿Y la adolescencia qué? Porque me han pedido el disco de los Gemeliers y les ha dado igual que amenace con morirme.

(…)


(…)

-¿Y eso te ha pasado en Ginebra?
-¡Sal de aquí y cierra la puta puerta! ¡Estoy desnudo, joder!
-En serio, ¿eso te ha pasado en Ginebra?
-¿¡El qué?!
-¿Fue por vía oral o rectal?
-¿De qué coño hablas, Estela? ¿Puedes pirarte y dejar que me suba los gayumbos?
-Del palo que llevas incrustado…, creo que en el culo, estirado de los cojones.

(…)


(…)

-O pecamos de conformismo o de soñar demasiado. Nos enseñan a aspirar a más pero no a ser felices con lo que hay.

(…)


(…)

Nunca eres tan sincero con alguien como cuando ya has hecho el peor de los ridículos.

(…)


(…)

-Esta cabrona se ríe porque ya se sabe la historia. Fumé otra vez en Ámsterdam.
-¿Vomitaste?
-Qué va. Peor. Me entró una paranoia horrible y…
-Se pasó la noche gritando. Como un crío. Cada vez que alguien pasaba detrás de nosotros él gritaba como si se hubiera encontrado a la muerte y quisiera llevarlo con él.

(…)


(…)

-La suerte es una cosa curiosa. Huye muy lejos si siente que la persigues con demasiado ahínco. Hay que despistarla…, ir buscándola sin avaricia.

(…)


(…)

-Ay, Oliver – Me puse frente a él con cara de circunstancias y suspiré –. Hay batallas que tienes que perder tú solo para que la moraleja sirva de algo.

(…)


(…)

Los besos no tienen conciencia, no sé si me explico. Los besos son cosas que no piensan. Se sienten. Y si los piensas, dejan de existir.

(…)


(…)

Así entendí que juzgar no tiene sentido, que la vida no es o blanca o negra y que hablar del camino de otro si no lo has andado con sus mismos zapatos es absurdo.

(…)


(…)

Las niñas estaban emocionadas y un tanto molestas porque no habían podido ir a dormir a la puerta del recinto dos semanas antes para hacer cola. Mamen les dijo que, claro que sí, que fueran, que les llevaría termos con hostias como panes para que no pasaran frío por las noches. Les quedó bastante claro.

(…)


(…)

Es frustrante que las palabras se queden tan cortas a la hora de describir un beso. Es como si se quedara por el camino. Como si la sensación cálida en mi pecho se desvaneciera. Contarte cómo fue me hace olvidarlo un poco, creo. Porque fue un beso en el que te encuentras y no hacen falta palabras para ciertos reencuentros.

(…)


(…)

Nunca, prométetelo, pongas el bienestar de nadie por delante del tuyo en la lista de prioridades, porque el resultado es el mismo que empezar una escalera por el último escalón.

(…)


(…)

Si te sirve un consejo mío… no pienses demasiado en todo lo que puede salir mal porque a la mala suerte no le hace falta que le facilites las cosas.


(...)

19 comentarios:

  1. Hola Carme! Primero, muchísima suerte con ese examen, espero que te haya ido de mil maravillas! Pues tengo que decirte que no me gustado nada la reseña...PORQUE ME HA ENCANTADO. Me gusta que haya sido tan detallada y me ha divertido para que mentirte, tu cabreo monumental xD También me jode bastante el cinismo y la hipocrecía, creo que es lo que más detesto de una persona. Y ni que decirte de la cobardía, hombre, si te gusta pues ya está, no hay que hacer drama. Y concuerdo contigo, mayormente en los libros NA hay varias escenas de sexo y yo las siento igual o parecidas, pero que es la misma cosa al fin y al cabo. Y esa relación de Héctor y Lucía, más que nada parece efímera. Pero en parte comprendo, hay personas que pueden tener miedo a seguir que sé yo y teniendo en cuenta que llevan una vida juntos pues pfff. Si lo leo es porque me lo han regalado, de todas formas espero no frustrarme tanto como tu xD ¡Saludos!:)

    ResponderEliminar
  2. Carme, como sigas haciendo este tipo de reseñas, te vas a convertir en la REINA DE LAS RESEÑAS. Te lo digo así de ya. Jajajajaj
    A ver, por donde empezar, porque has dicho tantas cosas que me he quedado hasta pensando. Primero de todo muchísima suerte en el examen, ya me contarás qué tal ha ido.
    Segundo. Sabes que no trago a esta mujer. Lo sabes desde que leímos la trilogía de mi elección. Creo que escupe libros y hay veces que no les da las vueltas suficientes.
    Bien, dicho esto tengo que decir que no estoy de acuerdo con la primera afirmación que haces sobre los cuernos. Es cierto que en muchas ocasiones ocurre por el distanciamiento, pero en otras ocurre porque cualquiera de los dos (ojo, que yo nunca tacho ni de cabrones ni de mártires en las relaciones) quiere echar una canita al aire. Y luego otra y así.
    El amor es para valientes como bien dices. La vida es complicada joder, y más si tienes a alguien al lado con quien compartir los momentos de tu vida. Porque no va a ser un clon tuyo, la gente tiene días difíciles, a veces sin ninguna razón... así que si por una mierda (vamos a hablar ya mal las dos xDDD) echas todo a pique o te vas corriendo como un crío.. pues lo siento, vete a ver una porno y dejas lo de tener pareja.
    Héctor me ha caído mal desde que me lo presentaste. Osea vamos a ver, si no quieres a tu novia para qué hostias os vais a vivir juntos??? (y que conste que esto ha pasado en un familiar cercano y tampoco lo entiendo en absoluto) ¿A qué jugáis? ¿A ver quién pierde más el tiempo? ¿A ver quién se retira antes? ¿Acaso todo esto es una COMPETICIÓN o algo y no me he dado cuenta? No sé la verdad.
    Sería hipócrita si dijera que no he puntuado nunca a la gente. Lo sé, es una práctica horrible que te prometo que ya casi no lo hago, pero lo he hecho. No con la finalidad de decirle a esa persona la nota, si no por comparar entre dos. Sí, es frívolo y me puedes mandar a la mierda JAJAJAJA. Pero vamos, te juro que yo nunca he puesto un maldito 10 a nadie, porque es imposible que haya alguien a quien yo considere perfecto. Joder, que la perfección es una mierda en una persona. Si lo que más te gusta son los defectos y las manías que tiene la gente, creo que son lo que más nos representa.
    Bueno, al lío que me voy. BRAVO. Tú lo has dicho: no hay que mezclar amor con sexo, con pasión como dirían los latinos. En serio, la gente tiene un problema con esto. No saben diferenciar. Si a ti te pone alguien y quieres empotrarle, perfecto, pero seguro que luego no le llevas pastelitos, o si te regala algo le miras como... no hace falta esto para que nos acostemos. Yo creo que actualmente la gente se siente más sola y por ello lo confunde. No sé, yo soy 3 años mayor que tú y pienso igual. Tampoco me he enamorado nunca y creo que es algo bastante chungo. No te enamoras ni del primer panfleto que pase ni con el idiota que te lías en una fiesta, esto es así.
    Me divierte que al final no hayas quemado el libro JAJAJA pero bueno, sabes que ahora en el género romántico se llevan las relaciones edulcoradas, o peor como tú dices, las que quieren intentar darnos lecciones de amor, y luego son la palma de la hipocresía. OLÉ tu co**. Claro que sí.
    En fin, FABULOUSS reseña como siempre. PASA UN GENIAL FINDE! <333

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Leí la bilogía tan pronto como la publicaron y la verdad es que la disfruté un montón, especialmente este primer libro. Me pareció bastante diferente de todo lo que ha publicado la autora y con mucho sentimiento, una historia preciosa. Un besote guapa :)

    ResponderEliminar
  4. No me van estos libros y veo que tampoco me pierdo gran cosa xD
    Espero que disfrutes más de tu próxima lectura =)

    Un abrazote ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola!! Hacía un montón que no me pasaba por aquí pero es que no encuentro ni tiempo para sentarme delante del pc. Este libro me lo regalaron por mi cumpleaños y era el primero que leía de la autora y la verdad es que me gustó bastante más que a ti pero no te recomiendo la segunda parte ya que la historia se agudiza en esas cosas que te han complidado la historia. Estoy muy de acuerdo en lo de poner nota a los chicos y en ese enamoramiento pero para mi lo peor fue el final... me quedé como... tanta cosa pero eso??

    ResponderEliminar
  6. jajajjaja... Pero Carme.... Yo no he leído el libro, ni la bilogía, ni nada de la autora y no creo que lo llegue a leer porque la romántica no es mi género....
    Pero me encanta cuando alguien lee alguno de estos libros y se "atreve" a soltar sapos y ranas por la boca... he disfrutado... aunque soy consciente de que es una opinión personal... No hace mucho me pasó lo mismo con otro libro, La princesa de Papel (La trilogía de Los Royal)... yo solamente con leer la sinopsis pensé: "Madre mía... mas machismo y maltrato psicológico disfrazado de amor..."... pero claro, reseña que leía, reseña que lo ponían por las nubes... hasta que leí a una chica que dio su opinión sincera y era una reseña negativa que resaltaba todos los clichés de una relación tóxica...
    Vamos... que eres una valiente! Y claro que estás en tu derecho... si el libro no te ha gustado, pues anda que no hay para elegir...
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    En cuanto que me mencionaste que no te había gustado nada este libro, me entró una curiosidad enorme por leer tu reseña. He leído buenas opiniones en general y ninguna desde tu punto de vista. Me alegro, porque no me sirve de nada conocer, pongamos, 10 opiniones diciendo más o menos lo mismo porque así no tengo con qué comparar (y además crea expectativas).
    Estuve a punto de leer el libro hace unos cuantos meses... Bueno, pues ahora no voy a tener prisa por darle una oportunidad XD
    El concepto de la cafetería, la magia, la buena relación entre todos, tiene buena pinta, pero es cierto que, tal y como lo cuentas, parece que Sofía se victimiza un poco por haber pasado por esa ruptura (al menos es lo que me sugiere tu reseña) y eso tampoco me parece bueno. A ver, te puede afectar que te hagan algo así, cómo no. Ya depende de si te lo ves venir por ese distanciamiento o si aparece de la nada. Eso se lo dejo ya al contexto. En fin, que las cosas se superan, necesites el tiempo que necesites. Y si se supone que Sofía ya se ha "recuperado" gracias a su trabajo y demás, ¿por qué sigue pensando en el tema?
    Y ya lo de estar 18 años con una persona a la que no quieres... Es pasarse un poco, ¿no? A ver, que esas cosas se notan. Yo no podría estar con alguien si sé que no le quiero o si veo que le importo una mierda. Para eso, es mejor estar solos.
    Con respecto a tu pregunta... Puede que el amor no surja después de apenas dos semanas hablando con esa persona, pero sí interés (del verdadero, me refiero, no interés falso) y atracción, puede que algo de cariño si existe una afinidad especial y empatía. De ahí si puede derivar en amor a su debido tiempo, doy fe de ello ;) Pero así hablar de amor tan rápido... Se les ha subido el azúcar a la cabeza, jeje.
    Por cierto, me encanta que seas tan sincera en tus reseñas (y que despotriques, sí, que le den por el orto a todos JAJAJA). Supongo que lo que a ti te ha molestado del libro, otros puede que no le hayan dado más importancia. El caso es que ambas opiniones son perfectamente respetables y que me gusta conocer los dos lados de la misma moneda ^^

    Espero que te fuera bien el examen y que estés disfrutando del finde :D

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Contestando a tu comentario en mi blog, la semana ha ido sin mas... jaja Halloween estuvo divertido, me disfrace de chica con cremallera en la cara junto con una amiga y mi primo, a todo el mundo le gusto jaja ¿Qué tal te ha ido a ti?
    Pasando a la reseña, e de decir que he tenido sentimientos encontrados, conocía este libro, bueno lo había visto por ahí pero ni idea de que iba, al leer la sinopsis me ha gustado bastante, pero con la primera frase de tu reseña se me han quitado las gana de leerlo... Lo malo es que conforme seguía leyendo me ha dado mucha curiosidad por las cosas que has contado y las decepciones que has nombrado, parece ser que soy un poco masoquista, así que nada, me lo he apuntado y seguramente no lo lea pronto, pero ahí esta para una futura decepción, porque si me lo pintas así seguramente a mi tampoco me guste, aunque soy demasiado curiosa, un día me matara jajaja
    Espero que estes pasando un buen fin de semana, un beso :3

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    No puedo opinar mucho sobre el libro básicamente porque no lo he leido, y dudo que lo haga. La tuya no es la primera reseña negativa que leo, y supongo que este tipo de libros nos son para mi. Pero igualmente muchas gracias por la reseña,
    un abrazo! ❤

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! ^^
    Pues a mí este libro me gustó mucho. Me pareció muy adictivo (como todos los de la autora), pero tengo que reconocer que no es su mejor historia, aun pareciéndome buena. Además, el protagonista masculino no me termina de convencer del todo, y eso no me había pasado antes, porque casi siempre me gustan. Ahora estoy leyendo el segundo, y la verdad es que me está decepcionando un poco, así que haces bien en no leerlo. Si el primero no te ha fascinado, mejor no seguir leyendo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Ains ains! Describes muy bien lo que sentí leyendo esta novela auqnue yo no lo refleje tan bien ni ta directo JAJA.

    Como dices, Sofía pasa a ser una hipócrita porque también se está metiendo en medio con la simple excusa de que esta enamorada, por eso misma alma de cántaro, no te metas en jardínes tan profundos con alguien que no ha terminado su historia, eso es salir dañado si o sí.
    Con el tema de la comodidad con Hector , desde luego que es un cagao, le da miedo emprender cosas nuevas, prefiere tener la seguridad siempre antes de soltar lo anterior y eso es lo que hace con Sofía y Lucía y le sale el tiro por la culata.
    En cuanto al tema de compararse con Lucía, tampoco me parece tan raro, es alguien insegura, que no ve que su relación vaya a ir por buen camino así qeu le da vueltas a todo y quiere que sea la justificación para el fin que ha tenido, desde luego las comparaciones son odiosas...

    El 2º te indignaría más todavía JAJA.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola guapa! Ya he vuelto de las vacaciones ;)

    Aysss no sabes que pena me da que no te haya gustado...yo soy muy fan de esta autora y estoy esperando a comprar la bilogía para leerlos del tirón. Por eso tampoco he leído la zona spoiler, aunque cuando lea esta primera parte volveré para leerte de nuevo.

    No sé qué decirte realmente...conozco las críticas que ha tenido esta bilogía y no son nada buenas si las comparamos con las que tuvieron sus anteriores libros. Quizás por ese motivo he ido posponiendo su lectura, porque temo el batacazo final. Y hablando de final, precisamente eso que intuyo que pasa, es lo que ha cabreado a bastante gente.

    Si no te ven con fuerzas para continuar con la segunda parte veo genial que te tires del barco, hay muchas historias como para perder el tiempo ;) Yo ya te diré cuando la lea.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. hola!!!!Hola!!!
    Vaya niña, hacia mucho tiempo q no pasaba por aquí, y te leo esta reseña (genial,como recuerdo todas las tuyas) pero en la que no estaría de acuerdo…..q para gustos no hay nada escrito eh jajajajajajajajaj…ya q a mi ME ENCANTÓ, literalmente, esta historia toca temas delicados y muy reales, que las emociones están a flor de piel, que aunque podría catalogarse como una novela sencilla, no lo es, es complicada, ya que hacer daños a terceros, no es agradable, pero la autora con mucha sensibilidad y variadas reflexiones nos abrió una ventana para ver ,para recrearnos, en la intimidad de un amor no planeado y observar la lucha por la felicidad, todo ello lleno de sentimientos y como un encaje de bolillos, perfectamente hilado ,con un amor de los que me gustan, de los de poco a poco, de los que nacen como atracción, luego aparece la amistad, y por ultimo él, el amor…y con todo lo que él conlleva: risas, miradas, tiras y aflojas…y dolor…….como ves a mi me gusto un pelin mas q a ti jejejejejejjejejejeje………..que en el primero no empaticé con Héctor, si, y q en el segundo no empaticé con ella, si, pero es una bilogía preciosa…más este primer libro, q el segundo
    Ahora q estoy de nuevo por la blogosfera,me encantara de nuevo debatir y leer opiniones tuyas

    besossss

    Otro Romance Más


    ResponderEliminar
  14. ¡¡Hola, Carme!!

    Ya sabes que a mí no me van mucho este tipo de libros, aunque de este siempre había oído hablar muy bien, e incluso me lo planteé para leer algo refrescante, pero, sinceramente, no creo que lo haga. Se me han cruzado muchas otras lecturas que me interesan más.

    A mí la cobardía y la hipocresía también me da mucha rabia, sobre todo en las relaciones de pareja. Y el tema de los cuernos... Yo no he tenido ningún caso cercano, pero sí que me suena oír historias de gente que no había notado nada, gente con doble vida que sale de casa para ir a trabajar y vuelve por la noche, tras un largo día fingiendo que su vida es la que no es y que su familia no existe. A mí eso me da mucha rabia, de verdad. Si no quieres a tu pareja y vuestra relación no va a ningún lado, ¡déjala! Pero hazlo antes de engañarla.

    Así que la relación ahogada que comentas de Héctor y que un pollo de Sofía se traduzca en lo que todos nos imaginamos... Creo que leer esto me pondría muy nerviosa.

    Por otra parte, ¡ojalá ir al Alejandría un día de estos!

    ¡¡Un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  15. hola! es todo un placer, que digo! placerzaso!!!!!enorme leerte a ti que pones todo de punta para investigar que se puede ocultar tras una frase o una imagen, gracias, eres toda una arqueologa que escarva y saca luces donde no las hay , dejas el pellejo y alma en cada entrada y los comentarios de los seguidores son jugosisimos tambien,gracias y saludosbuhos.

    ResponderEliminar

  16. Hola :)
    Llego tarde pero espero que el exámen haya ido bien ;)
    Yo todavía no he leído nada de esta autora. Cuando salié este libro al ser el último pensé que me estrenaría con él pero fui leyendo reseñas buenas, otras regulares y otras malas y las ganas se me fueron quitando.
    A estas alturas de la vida no creo que lo lea, pero nunca se sabe.
    Muy buena reseña.

    Besinos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Carme! ¿Qué tal? Hoy estoy intentando ponerme al día con los blogs y veo que del tuyo tengo dos entradas pendientes.
    Como dices, este libro parece que tuvo muy buenas críticas al lanzarse, pero a mí no me llamaba demasiado la atención y viendo lo que dices, por una vez mi intuición acertó.
    Pues el local que describes sí que inspira magia, qué pena que ese encanto se perdiera luego...
    Respecto a las infidelidades, yo también creo que de algún modo tienes que notar que tu pareja se ha distanciado de ti. Si no, es que tu pareja sabe mentir de un modo magistral y consigue que pienses que todo es perfecto. Pero sí, considero que en la mayoría de casos tiene que haber alguna señal.
    Aplaudo lo que dices, yo tampoco entiendo para que dos personas siguen juntas si ya no se quieren. A ver, si se tienen hijos, puedo entender que no se quiera romper la rutina familiar, pero a largo plazo el daño acabará siendo mayor porque el resentimiento es lo que ganará.
    Las escenas de alto voltaje suelen ser parecidas, eso es verdad, pero considero que nos emocionan más o menos dependiendo de si nos caen bien los personajes y de si desprenden química a raudales o parece que se están acostando casi que porque no había nada mejor que hacer.
    Lo de darles notas a la personas me parece una total falta de respeto y viendo cómo pones a los protagonistas al final... no me acerco a este libro ni en broma.
    ¡Saludos y más suerte si en el futuro lees otra obra de la autora! ;-)

    ResponderEliminar
  18. Hola Carme!
    Bueno supe de este libro hace poco cuando la autora vino a la Argentina y circulaban fotos de ella por Facebook, pero la verdad es que su libro nunca me llamó. Ahora menos jajaja.
    La verdad es que muchas de las cosas que nombras son cosas que me molestan en un libro, infidelidad y todo eso... no me va para NADA. Así que como confío en tu criterio y no tengo ganas de perder el tiempo con lectura que no aporten mucho, lo descarto.
    Gracias por la reseña sincera!!

    un beso

    ResponderEliminar
  19. Hola Carme! Adoro las reseñas en las que estás tan enfadada <3
    En fin, este es un libro del que había oído muy buenas críticas y tal, pero no es de mi género, así que ni me había planteado leerlo. Eso sí, me ha dejado muy sorprendida tu reseña, sin duda parecía de tu estilo. Lamento al decepción que te has llevado.
    No ho sé, pese a haber leído la parte con spoilers, no termina de quedarme clara la trama, así que no puedo opinar mucho. La hipocresía también me molesta mucho, aunque confieso que me gustaría más verla representada en la literatura, eso sí criticada, porque las personas no somos así y punto, muchas veces decimos una cosa y luego hacemos otra, por ejemplo, una persona puede criticar a los inmigrantes y luego contratar a una señora de la limpieza peruana "porque es más barato". Pero que no se critique y que intente moralizar al lector eso no me gusta nada.
    En cuanto a lo de las parejas que no se quieren y no se separan...ahí discrepo contigo. No todo el mundo es tan echa'o pa'lante como tú, conozco a varias personas de mi entorno que están en esa situación (que conste que se lo he dicho pero no me hacen ni caso) y se aferran a la relación como a un clavo ardiendo, por miedo a quedarse solos. Por eso critico siempre tanto los romances felices en las novelas, porque siento que la literatura debería dejar de dar la impresión de que el amor es la solución a todo, porque luego la gente se lo cree y se agarra al "amor" o lo que queda de ese amor como si sin él fueran a ahogarse.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^