27/10/17

Retazos #5: Corazones ebrios



Corazones ebrios

¡Hola, hola, hola!

¿Qué tal? ¿La semana ha sido de las buenas? Decidme que sí, porque yo estaba deseando que fuera viernes. Debo decir que esta vuelta del frío me ha regalado un constipado. Sí, sí, uno de esos que hacen que te plantees seriamente por qué una persona puede generar dependencia del paquete de pañuelos. Maravilloso.

Pero vamos a hablar de cosas menos tristes. Hoy tenía ganas de traeros algo escrito por mí. Sí, hoy quería compartiros cositas, una historia de esas que hacen que te plantees el “bueno, ¿y por qué no?”. Así que aquí la tenéis… ¡Dentro retazo!


Corazones ebrios




Miénteme. Di todo lo que ambos sabemos que no son más que jodidas mentiras. Haz que me lo crea. De todas formas, somos como dos estúpidas mechas que juegan a consumirse. Dos mechas que arden porque hay oxígeno. Dos mechas que se apagan, porque ya no queda nada que hacer arder.

Miénteme. Mírame a la cara. Hazlo despacio, para que crea que tu aburrimiento es en realidad cadencia. Clava tus ojos en los míos y dibuja una sonrisa perezosa. Una que haga que piense que eres tímido. Una que haga que piense que sabes lo que haces. Y miénteme. Miénteme, porque los dos nos lo merecemos. Desliza tu mirada hasta el suelo, como si pidieras permiso. Y miente. A fin de cuentas, es lo único que sabes hacer, ¿no? Mirarme a la cara. Y mentirme.

Debo reconocer una cosa. Tus mentiras siempre han sido preciosas. Elaboradas, precisas. Casi podría decir que son perfectas. Aquí viene el problema: tú no sabes que... yo sí sé cómo eres. Tú no lo sabes, porque crees que soy estúpida, ¿verdad? Confundes conformismo con ignorancia, aburrimiento con aceptación y, la peor de todas, cinismo con amor.

El amor es para los valientes, o al menos eso es lo que he pensado siempre. El amor, esa palabra tan grande que hace que te duela pronunciarla, esa que te parte en mil pedazos y te expone. No, nosotros jamás hablamos de amor. Jamás jugamos al amor. Porque tú no querías saber y yo, sencillamente, no tenía nada que decirte. Porque fuimos algo carente de sentido desde el primer momento. Porque tú no me querías. Porque yo no te quería.

Levanta la cabeza. Deja de mirar al suelo y dilo. Di la madre de todas las mentiras. Te prometo que, al menos durante unas horas, fingiré que me la creo. Puede que al final me la crea de verdad y entonces, sólo entonces, sienta que muero un poco. O puede que, y esto va a romperte, seas tú el que se lo crea, acabando con las rodillas hincadas en el suelo y los ojos llenos de lágrimas.

Cuéntame mentiras. Esas que hacen que sonría. Esas que hacen que crea que soy algo más que un número. Cuéntame esas mentiras. Esas que me hacen pensar que hay algo donde sé que no lo hay. Esas que me hablan de incoherencia. Esas que me hablan de redenciones.

Cuéntame mentiras. Qué sean preciosas. Creo que me las merezco. ¿Tú no? ¿No crees que, después de todo lo que ha pasado, me debes al menos eso? Renuncio al orgullo. Renuncio a la hipocresía. Renuncio a la valentía. Por unas mentiras. Qué sean pocas. Lo mucho aburre, dicen, y yo me lo creo.

¿Sabes? A veces pienso que podríamos rompernos. Hacernos añicos y dar la razón a todos aquellos que jamás creyeron que fuera a salir bien. Porque nadie lo creía, ¿sabes? Nadie pensaba que fuera a salir bien. Ni siquiera tú. Ni siquiera yo.

Y aquí estamos. Sentados el uno frente a la otra, con dos estúpidos cafés. Dos cafés que nos separan casi tanto como el abismo que ya existe entre nosotros. Tú sonríes. Lo haces despacio. Yo te miro. Lo hago con curiosidad. Y tú me mientes. Porque, a fin de cuentas, es lo único que tenemos, lo único con lo que las velas pueden seguir ardiendo. Con tus mentiras. Tus eternas mentiras. 

7 comentarios:

  1. ¡Hola otra vez, Carme! Frío.... ¿qué es eso? xD En serio, envidio que por donde vivas haga más fresco, aquí desde ayer hace un calor digno del verano y hay momentos en que me asomo a la venta y parece que he abierto la puerta de un horno. Pero lamento lo de tu constipado :-( ¡Espero que te mejores durante el fin de semana! ;-)
    Vaya, me ha parecido un texto muy apasionado éste que has escrito. Está cargado de emociones: dolor, amor, decepción, furia, cansancio (en el sentido de que parece que habla alguien a quien ya realmente le agotan las mentiras..).
    Sin duda, esto encajaría muy bien en un libro en el que ya los personajes hayan llegado al límite y estén a punto de estallar.
    Y luego, el último párrafo es la calma, la aceptación de que aunque la mentira y las actitudes falsas sean algo insoportable, a veces se aceptan porque sencillamente parecen lo mejor para seguir en una posición cómoda.
    Como siempre, me ha encantado esta sección de "Retazos" ^^
    ¡Saludos y espero que tengas un buen fin de semana (y que te recuperes)! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Ay, Carme, decías que mi entrada era una maravilla pero, ¿y la tuya?
    Me ha hecho sentir mal, en el sentido de que es injusto. Las mentiras son injustas, las mentiras me rompen por dentro. Al menos, cuando se ve venir es distinto: decides creértelo o no. Me da mucha pena pensar que, muchas veces, queremos creer esas mentiras. Con motivos o sin ellos. Creo que nos merecemos algo mejor que una simple mentira, por muy bonita que sea. Nos merecemos algo real, sincero, que salga de dentro y nos llegue al alma.
    Me encanta como escribes, de verdad la fuerza que tienen tus retazos es increíble.

    Pasando a otros temas, tú resfriada y yo con lumbalgia XD Vaya dos, jajaja. Espero que te mejores pronto ^^

    ¡Un besazo enorme, guapísima!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Tienes que hacer estas entradas más veces, adoro estas entradas y han habido muy pocas desde que estoy por aquí!!
    Me ha encantado, has conseguido que sienta todas esas mentiras y me has trasportado al texto y a ese sentimiento de sentirte engañada. Las mentiras duelen, pero desde mi experiencia y supongo que la de muchos, a veces una mentira nos ayuda a sobrellevar ciertos aspectos, no me gustan las mentiras, pero y se que me engaño a mi misma, he sentido muchas veces que una persona que quiero mucho me engañaba y no he hecho nada porque sabia que si descubría la mentira lo que teníamos se iba a acabar y al final he aprendido a vivir con sus mentiras y ha hacerle ver que me las creo todas y sé que eso no es muy "sano" por así decirlo, pero citando algo que leí una vez a saber ya donde "Es difícil aceptar la verdad, cuando esa mentira era todo lo que querías oír", soy una persona que cuando le duele algo prefiere evadirse y hacer como que no ha sucedido y me pasa igual con las mentiras.
    Y terminando ya que me enrollo aquí, me encanta cuando escribes, me encanta leerte, siempre me da en que pensar, me hace sentir como si yo fuera parte de lo que escribes y eso es lo mejor del mundo.
    Un beso muy fuerte y feliz noche de Halloween jaja

    ResponderEliminar
  4. Holaaaa
    Primero que nada: Recuperate, tomate tesitos y en un 2x3 ya estas. Vas a ver. Por acá hace frio pero gracias al cielo no me he enfermado :)
    Segundo: DIOOOOS, ya te había dicho que me gusta como escribes. Y es que, me doy cuenta, que incluso cuando me comentas el blog, lo haces de manera distinta. Lo tuyo es don. Se me ha puesto la piel chinita con lo que has escrito. Algo que siempre he odiado en mi vida son las protagonistas de tu reflexión o mini historia: Las mentiras. Pero admito haber sido víctima de ellas. ¿Quién no ha tenido novio a esta edad en la que las promesas suenan demasiado dulces y hermosas pero ninguna verdadera? Es algo que me entristece pero pasa. Y espero que lo que dices sea inspiración unicamente, y no de alguna experiencia personal.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hoooola Carme!!!

    Pueeeeeees la semana pasada no muy bien (me pusieron un pooooco de los nervios las fanáticas de la penúltima reseña) pero bueno, ya se sabe que dónde no hay no se puede sacar. El viernes es genial. Todo el finde por delante para disfrutarlo ^^ Frío? Por aquí estamos a 20 gradetes si que ha bajado la temperatura, pero frío de ese que se cae el moquillo tampoco es que haga. Ostras! A mejorarse del catarro, que es una putada, siempre que hay un cambio mínimo de temperaturas (y entre transporte público, tiendas y todo que unas tienen calefacción y otras aire acondicionado y ni ellos mismos se aclaran).

    Historia nueva??!! Voy!!!

    Desde luego a quién vaya dedicado este texto que has escrito se debe de haber quedado lo menos calvo, como mínimo (y eso que está escrito desde una perspectiva masculina). No deja de ser curioso como hay parejas que las ves y te preguntas ¿por qué están juntos si pasan el uno de loto? ¿Por qué están juntos si se eles ve infelices, que están por estar y estarían mejor solos? Yo sinceramente, no entiendo a la gente que no sabe estar sola. Como si por el hecho de estarlo fuese más o menos persona o la sociedad juzgara por ello cuanto no es más que una decisión propia.

    Creo que tu escrito refleja muy bien el punto social en el que nos encontramos, de personas que tienen pareja como quién tiene un cepillo de dientes. Con la diferencia, de que a este último se le da más uso.

    Un besote enoooooorme!!! ♥

    ResponderEliminar
  6. Hola Carme!!
    Vaya faena que estés resfriada, pero con estos cambios tan bruscos de temperatura es normal, por la mañana abrigado y luego uno no sabe qué ponerse y así pasa, que tanto frío y tanto calor es malísimo, así que espero que te mejores pronto, que además ahora llega más frío :D
    En cuanto al escrito, pues me ha gustado mucho, es la primera vez que leo algo hecho por ti y me ha encantado, además de que estoy completamente de acuerdo en lo que dices. Todavía recuerdo esa gran mentira que hizo que mi primera relación se acabara y sí a veces nos las creemos porque quizás es lo más fácil, aunque por dentro nos rompamos en mil pedazos!!
    Espero leer algo más tuyo pronto, que me ha gustado mucho cómo te expresas ^^
    Besos :33

    ResponderEliminar
  7. Vaya, no sabía que escribías textos. Me gusta me gusta. Como dice Omaira, es un texto muy apasionado. Me gusta el tema, déjame interpretarlo a mi manera: una pareja en la que el amor ya ha terminado y ahora solo quedan mentiras entre ellos, mentiras como "todo va bien" (como ves una interpretación muy arriesgada [ok, no]).
    En fin, interesante leer tus letras, la repetición constante me ha gustado.

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^