16/9/17

RESEÑA #93: SABOR A TI


RESEÑA #93: SABOR A TI


¡Hola, hola, hola!
¿Qué tal ha empezado la vuelta a la rutina? Espero que un poquito menos caótica que la mía. La verdad es que esperaba pasar más tiempo en casa. Ay, gajes del oficio. Pero bueno, ya es sábado, así que vamos a aparcar las quejas bien lejos. ¡Nos quedamos con lo bueno! ¿Y qué mejor manera de dar la bienvenida al mes de las vueltas a clase que con una reseña de un libro maravilloso? Ninguna. Si ya lo decía yo…
¡Dentro reseña!

Ficha técnica

Título: (Cuatro bodas 3) Sabor a ti
Autora: Nora Roberts
Traducción de: Silvia Alemany Vilalta
Editorial: Plaza & Janés
Número de páginas: 384
ISBN: 9788401383700
Precio: 15,00€

Reseñas de los libros anteriores


Sinopsis

De niñas lo compartieron todo y con los años se han convertido en mujeres divertidas, sexis e independientes. Juntas han montado una empresa donde cada una aporta lo mejor de sí misma para convertir una boda en el día perfecto. El éxito está asegurado si Parker se ocupa de la organización, Laurel del banquete, Mackensie de las fotos y Emmaline de las flores. Si alguien sabe cómo planear la boda perfecta es este cuarteto de amigas. Aunque organizar varios enlaces a la semana no garantiza encontrar el amor, que siempre aparece cuando y donde menos lo esperas... como le acaba de suceder a Laurel McBane.
La única concesión al romanticismo en la vida de Laurel es crear el más perfecto de los pasteles de boda. En todo lo demás, antepone una actitud cautelosa. Hasta que se da de bruces con Delaney Brown, el hombre más leal, encantador y exasperante que haya conocido. ¿Será por fin el momento de lanzarse y atreverse a probar una relación con la que, hasta ahora, Laurel solo podía soñar?

Mi opinión

Laurel McBane es una luchadora. Una chica que se las ha visto y deseado para llegar a ser una repostera reconocida, una más de nuestras chicas de Votos. Ella, a diferencia de sus amigas, sabe lo que es ser pobre. Sabe lo mucho que cuesta poder llevar a cabo tus sueños, sobre todo si tus puntos de apoyo – madre y padre – brillan por su ausencia. Tal vez por eso, nuestra pastelera tiene un genio de aúpa. Genio al que da rienda suelta siempre que se encuentra con Delaney Brown.
Tercera novela consecutiva que leo de la autora, tercera alegría. Tenía muchísimas ganas de adentrarme en esta historia, principalmente porque tanto Laurel como Del son, al menos por el momento, mis personajes favoritos. Dos titanes, eso son. Competitivos hasta lo imposible, orgullosos y… positivos. Sí, contrariamente a lo que pueda parecer, nuestra a veces huraña protagonista es una mujer de lo más positiva. Dije en la reseña anterior que Nora Roberts tenía una fórmula, una manera de estructurar sus historias que lograba dejar con muchas ganas de más. ¡Y qué cierto!
Laurel está harta. Harta de verdad. Harta de que Del la trate como si fuera su maldita hermana, harta de que no se la tome en serio, harta de que siempre decida qué es lo mejor para los demás. Así que un día, después de una celebración, nuestro abogado se planta en la cocina de Laurel a recoger un encargo. Encargo que el muy ceporro intenta abonar. ¿Y qué pasa entonces? Pues que la repostera, nuestra temperamental protagonista, se pone hecha un basilisco. Un basilisco medio bipolar, si queréis mi opinión, porque después de echarle un broncazo de tres pares de narices, le besa. Sí, le besa. Y vaya beso.
La situación escapa del control de ambos. Del no concibe que Laurel haya podido hacer eso, al igual como no comprende por qué le ha parecido tan maravilloso su arrojo. Y es que la chica tiene los ovarios muy bien puestos. Airada, cabreada y algo humillada, Laurel se escuda tras sus queridas amigas, la florista, la fotógrafa y… la adicta al trabajo. ¡Ay, la perfecta Parker!
Comenté que odiaba a Parker. Bueno, creo que no llegué a usar la palabra “odiar”, pero sí dije que la aborrecía. Debo confesar que, después de tres libros y muchas intervenciones por parte de nuestra jefaza de las bodas, empiezo a cogerle cariño. Ojo, no digo que la adore – aún no –, pero sí tengo muchas ganas de ver cómo va a ser lo suyo con Malcolm.
El inesperado beso de Laurel da rienda suelta a Del pare decidir qué hacer. Y así decide robarle unos zapatos, poniendo como condición de devolución una llamada en menos de 48 horas. Por supuesto, Laurel no está para bromas. El hecho de que él apele a su espíritu de competición, a la ambición y la competitividad desmedida no va a lograr efecto alguno… ¿o tal vez sí?

Y ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler

Una delicia. Eso es la lectura. No sólo porque ellos sean maravillosos, sino porque cada paso que dan, cada momento, te deja con una sonrisa en los labios. Creo que no me equivoco cuando digo que, en esta tercera parte, Nora Roberts ha jugado muy bien sus cartas. No nos ha regalado una historia que responda al patrón de sus debuts anteriores. No nos brinda una chica con miedo al compromiso, un chico que sólo quiere casarse, o al revés. Nos brinda una historia de nuevos límites, una en la que la amistad anterior, lo más parecido a la fraternidad, va un paso más allá. El hecho de que Del y Laurel se hayan criado juntos deja poco por saber, o al menos eso es lo primero que piensan nuestros protagonistas.
Si queréis mi opinión, yo les di quince días. Quince días, ¿para qué?, me preguntaréis. Para acostarse juntos. Veréis, nuestro abogado quiere ser un perfecto caballero y, para no convertir su atracción hacia Laurel en un mero juego sexual, decide proponerle salir juntos durante un mes. Sin sexo. Y así llegamos a los quince días. El resto de la tropa apuesta, siendo la puja de Carter – el adorable y dulce Carter – de 24 días. Un bote de, ¡atención!, novecientos dólares, amigas y amigos, porque hasta la propia Laurel participa. Sobra decir que Parker hace de tesorera. Dios le libre de hacer algo que no sea políticamente correcto. No sé vosotras, ni vosotros, pero yo me muero por ver cómo esa chica tan remilgada se suelta, ni que sea un poquito, la melena.
Evidentemente, pierden, haciendo novecientos dólares más rico a Malcolm. El cuatro de julio, después de un día tranquilo al aire libre viendo los fuegos artificiales, Laurel y Del deciden que ya ha pasado tiempo suficiente. Debo decir que me sorprendió cómo Laurel intentó justificar que, en cierto modo, ya había pasado el mes – muy ingenioso, sin duda.
La historia, en general, es bonita. No hay grandes sobresaltos, no hay ni ex novias celosas ni ex novios insoportables, algo que, sinceramente, agradecí. Y mucho. Lo que sí sucede, y sobre lo que quiero hablaros, es que la desgraciada de Linda aparece. ¡Cómo no! La insoportable madre de Mac, la mujer de la lengua viperina. Me pareció horrible todo lo que dijo. Que tachase a Del de hombre que se lo haría con cualquiera antes de darle una patada, que dijera que nuestra protagonista no es más que una caza fortunas… Asqueroso. Asqueroso e innecesario. Eso fue. Hubo algo, sin embargo, que me gustó mucho de esa escena. El papel que desempeña la amistad, el hecho de que siempre se tenga alguien con quién poder desahogarse, alguien en quien apoyarse. Porque Emma, nuestra dulce y encantadora florista, tiene el don de la oportunidad.
Lo mejor del libro es el final. Ese viaje a la casa de la playa, donde nuestros ocho personajes favoritos – sí, sí, también vemos allí a Malcolm – pasan unas bien merecidas vacaciones. Momentos que a mí me dejaron con los ojos haciendo chiribitas, aunque no os pienso decir (escribir) ni una palabra. Leed el libro y veréis de qué maravillas os hablo. Redimirse y exorcizar los demonios son, tal vez, las ideas a tener en cuenta. Y eso a mí me maravilla.

Con todo, Sabor a ti es una tercera parte sencillamente maravillosa, con dos protagonistas que dejan huella. Una historia cargada de palabras que se atesoran. Una vez más, Nora Roberts consigue que no podamos evitar seguirles la pista a nuestras chicas de Votos.

Nota: 4,5/5

Citas

(…)
Cuando las cosas no cambian, se estancan y se pudren.
(…)


(…)
-Buenos días – dijo Carter sonriéndole –. ¿Qué le ha pasado a tu cabeza?
-Del me la golpeó contra la escalera.
-Después de que ella me pegara y me arrancara la camisa.
-Porque estabas borracho y me tiraste al suelo.
-No estaba borracho, fuiste tú quien se cayó.
-Porque tú lo dices.
(…)


(…)
-¡Menuda bobada! – Parker levantó los ojos al cielo –. Te vas a cabrear como a Mac no le guste.
-Tienes razón. Si no le gusta, es que es imbécil, y eso significa que hace más de veinte años que tengo una amiga imbécil.
(…)


(…)
-¡Por Dios! ¡Das más miedo que un rottweiler!
(…)


(…)
-Aplaudo que seas impulsiva, pero cuando salgo con una mujer, la acompaño siempre a su casa. Considera que estamos aplicando la regla general Brown.
Laurel consideró sus palabras sin dejar de tamborilear con los dedos sobre la rodilla.
-Es decir, que si hubieras seguido tú el impulso, yo estaría obligada a llevarte a casa.
-No. Y no considero mi regla sexista, sino elemental – Del la miró con ojos adormilados mientras conducía bajo la lluvia –. Estoy a favor de la igual de derechos, de salarios, de elecciones, de oportunidades, de lo que sea… pero cuando salgo con una mujer, la acompaño a su casa. No me gusta que tenga que conducir en mitad de la noche ni que vaya sola por ahí a las cinco y media de la mañana si puedo evitarlo.
-Porque tienes un pene.
-Sí, y lo conservo.
-¿Ése pene te protege de los accidentes, las averías y los pinchazos?
-Lo interesante de ti, y reconozco que a veces me fastidia, es que eres capaz de complicar lo más sencillo.
(…)


(…)
-Para mí no es así. No necesito el anillo, el libro de familia o un vestido blanco espectacular. No es el hecho de casarme lo que me importa, ni mucho menos. Es la promesa. Es saber que alguien quiere que yo forme parte de su vida, que me quiera, que sienta que soy la elegida. No es que me baste, es que eso lo es todo para mí.
(…)



8 comentarios:

  1. Hola Carme!!
    Lo primero, perdona que haya tardado tanto en pasar por tu blog, pero es que estos meses atrás he estado un poco bastante desaparecida y apenas he leído o comentado, ya que no he hecho casi ni entradas en el blog. Espero que todo te esté yendo genial, aunque ya he visto que dices que apenas paras por casa, pero mientras sean por cosas buenas, pues genial :D

    En cuanto al libro, pues ya sabes que la autora es una de mis favoritas (si no, pues ya te lo estoy diciendo), pero aún no he leído esta serie y mira que la tengo apuntada desde hace mil. A mí no me importa que los personajes sean orgullosos siempre y cuando sean consecuentes y no estén durante todo el libro igual y sea al final que se den cuenta de sus sentimientos y veo que aquí no pasa o eso he entendido. Además, me has dejado intrigada con el personaje de Parker, así que a ver si saco un hueco y me animo con estos libros :D

    Gracias por la reseña guapa. Besos :33

    ResponderEliminar
  2. Hola Caracola!!

    Esta Nora Roberts sabe como crear una buena saga, protagonistas totalmente diferentes e historias que no siguen siempre la misma tónica. Eso me gusta, que si no es muy repetitivo.

    Fíjate que esta pareja me ha recordado algo a los protagonistas de la última bilogía que he leído (ya te adelanto que me encantó), se gustan, se atraen, pero no quieren fastidiarlo todo...y claro eso supone sufrimiento para el lector. ¡Mucho sufrimiento!

    Ya miré el otro día si estaba la saga en la biblio y sí, así que escusas no tengo jajaja Sólo necesito tiempo, pero la leeré seguro porque me has creado necesidad ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Hola Carme!

    Hoy hago un 2x1, porque no podía no comentar en amos y mazmorras, de esta trilogía, decirte que no la he leído pero si que he tenido un primer contacto con la autora con la trilogía del hotel Boonsboro que la verdad me gustó mucho y estoy deseando leer más libro de ella, así que son duda esta trilogía va al saco de pendientes.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hooola Carme!!!!

    Mira que cuando he visto esta portada, he pensado que te nos casabas. XD Es coña, conste. Creo que en la librería tengo algo de Noa Roberts pero me da miedete, básicamente porqué es una autora que escribe solo romanticón, y si lo romanticón no está bien escrito, se me atraganta.
    Me hace especial gracia porqué siempre ponen el prototipo de 'mujer sexy, independiente' o en su defecto, 'fuerte'. Y muchas veces mientras lees lo que te quieren vender te das cuenta de que esos personajes son todo lo contrario en su forma de pensar y en sus decisiones a en cómo te los quieren vender.

    Dicho esto, por lo menos han puesto a la protagonista con genio y una tía que se lo tiene que currar. Nada de 'por mi cara bonita me sale todo perfecto'. Vale, acabo de leer lo del beso y me he quedado todo loca. Está bien de la azotea esta muchacha? Qué ha desayunado? Sea lo que sea, no le sienta bien. Espera. Que encima le roba unos zapatos? Me hacen a mi eso en la vida real, y se los come como un bocata del Pans and company. El 42 que llevo por zapato se lo zampa. Sin sal, ni pimienta ni nada.

    Hacen apuestas y todo XXXD Ten amigos para esto. Y lo que se agradece que no hayan ex de por medio? Que el tema está más sobao que el sobaco de un leñador. Eso sí, la señora esa de la lengua viperina, se soluciona yendo al chino a comprar un poco de cinta americana para taparle el bozal.

    Lo del pene que protege de 'las averías y los pinchazos' XXXXDDDD JAJAJAJAJAJAJAJA!!! Ahí la autora se ha lucidooooo!!!! Mira, te digo que me has convencido y que lo voy a añadir a goodreads. Vaya tela tienes jajajajaja!

    Un besote enoooorme!!!! ♥

    PS: a ti también te añado, que no te tenía fichá.


    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Carme! ^^

    Cada vez tengo más claro que Nora Roberts debe entrar en mi lista de "autores que debo leer sí o sí". Parecen unas historias tan sencillas, románticas y bonitas que me entran ganas de apuntarlas todas... Pero no puede ser, que mi lista de libros por leer se hace interminable, jajaja. Aun así las tengo en mente ;)

    Vaya, vaya. ¿Así que les diste 15 días? Yo habría apostado a que no pasaban de una semana sin irse a la cama XD Gran chasco para todos por lo que veo aunque... cuanto más tiempo pasa, más tensión hay y, por tanto más salseo (soy muy fan del salseo jajaja).
    Una pena que aparezcan personajes que amargan la lectura (había que añadir algo de drama, por lo que veo). Esperemos que el karma vaya a por ellos y así compensa un poco las perlitas que debe soltar esa señora por la boca.
    En fin, que me alegro mucho de que las novelas mantengan su ritmo y que te sigan gustando tanto ^^ Es una maravilla cuando las sagas no decaen con el paso de los libros.

    Espero que estés pasando una buena semana ^^
    ¡Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  6. Hola Carme!
    Tengo a Nora Roberts en mi lista de pendientes eterna! Pero nunca se con qué libro empezar, tiene tantos que me da miedo no acertar a la primera y más si es novela romántica, que la quiero probar y al mismo tiempo... ya sabes, un quiero y no puedo al mismo tiempo xD,aparte diferentes personas me recomiendan una y otra por lo que no me decido por ninguna y la sigo retrasando sin remedio...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Carme! ¿Qué quieres que te diga? Sigue sorprendiéndome y mucho lo que te gustaron estos libros xD
    Lo que cuentas del beso me ha encantado, siempre he pensado que cuando los protagonistas son unos buenazos y de repente se besan en pleno cabreo, esos besos son inolvidables.
    Tengo ganas de ver tu reseña del libro de Parker, ya que veo que aquí te sigue pareciendo demasiado perfeccionista jajaj
    Me parece bien que no aparezcan los típicos ex que solo están para decorar porque sabes que no van a triunfar si desean destruir a la pareja principal. Aunque veo que la indeseable que aparece oscurece algo la trama...
    Estás consiguiendo debilitar mi voluntad, ya que me plantearía darle una oportunidad a este libro si lo veo en la biblioteca :D
    Muy buena reseña, como siempre, Carme. De verdad, me alegra que estos libros consiguieran engancharte tanto.
    ¡Saludos y feliz fin de semana! ;-)

    ResponderEliminar
  8. A mí los fragmentos que nos dejas me han gustado, pero siguen sin atraerme el argumento...

    ResponderEliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^