27/2/16

RESEÑA #63: UN MONSTRUO VIENE A VERME


RESEÑA #63: UN MONSTRUO VIENE A VERME


¡Hola a tod@s!

Bueno, bueno, bueno. ¡Por fin sábado! ¡Y vaya día hace! No sé cómo estará el tiempo por vuestra ciudad o pueblo, pero aquí hace un frío que pela. ¡Llega el invierno después de un montón de meses de práctica primavera! Pero yo no estoy aquí para mantener con todas vosotras y todos vosotros una conversación de ascensor, no. Y es que tenía muchísimas ganas de compartir esta reseña con vosotros.

Quiero hacer dos anuncios antes de pasar con la reseña. El primero es que voy a recuperar la sección de “Eternos pendientes”, siendo el elegido para lo que queda de febrero y marzo Fangirl, de Rainbow Rowell. Como sabéis, a todo autor y a toda autora le doy dos oportunidades para decidir si me gusta o no. La segunda noticia es que los días de publicación de reseña es posible que pasen a ser dos, si consigo que mi pequeño plan para el blog salga adelante. En cualquier caso, prontito lo sabremos.
Y, ahora sí… ¡Dentro reseña!


Ficha técnica




Título: Un monstruo viene a verme
Autor: Patrick Ness
Editorial: Nube de tinta
Número de páginas: 205
ISBN: 9788415594192
Precio: 14,95

Sinopsis


El monstruo apareció justo después de la medianoche. Pero no era el que Conor había estado esperando, el de la pesadilla que ha estado soñando todas las noches desde que su madre comenzó con el tratamiento. El de la oscuridad y el viento y el grito… Ese monstruo del jardín es diferente. Antiguo, salvaje. Y quiere de Conor algo terrible y peligroso. Quiere la verdad.


Mi opinión

Conor tiene la misma pesadilla cada noche. Ese terrible sueño en el que alguien se le escapa, alguien a quien no puede seguir sujetando, alguien que resbala y cae al vacío. Por culpa del monstruo. Ese seer terrorífico que se ha adueñado de sus sueños.

Su día a día no es lo que se dice una maravilla: Harry y sus amigos matones se meten con él a diario – desde que comenzó a tener la pesadilla –, no tiene amigos y su madre sufre cáncer, enfermedad que la deja fuera de juego durante largos períodos de tiempo, enfermedad que, muy a pesar de nuestro querido protagonista, ese pequeño de trece años, está empeorando.
Madre e hijo viven en una pequeña casa. Desde la ventana de la cocina pueden ver un cementerio, con una pequeña iglesia y un tejo – un árbol que lleva ahí montones de años –.

Cuando, una noche, la pesadilla empieza a cernirse sobre Conor, escucha como alguien empieza a llamarlo. Asustado, nuestro protagonista se levanta de la cama y se acerca a la ventana. Ahí, frente a él, está el tejo: pero no es sólo un árbol. Es un monstruo. Un monstruo terrorífico, pero… ¿no es mucho peor el monstruo de su pesadilla?

Patrick Ness ha cosechado muy buena crítica con esta novela, ¡y no me extraña! Debo confesar que no sabía muy bien a qué tipo de novela me iba a enfrentar, porque, pese a las excelentes reseñas que había leído, había evitado a toda costa los spoilers. Lo primero que quiero destacar es que me ha gustado mucho la humildad del autor al contar, en una nota inicial, que la idea no es suya, sino de Sioban Dowd. Han formado un equipo fantástico. La prosa de Ness es muy evocadora, emotiva y, en ocasiones, algo dura. Con esto último quiero decir que hay escenas a lo largo de la novela que destilan dolor – la maldad de los niños, la maldad del monstruo –. Simplemente exquisita.

Cuando Conor habla con el monstruo, éste le dice que le comerá vivo. Nuestro protagonista, sin embargo, no se amedranta. Cree que es un sueño, pero… ¿por qué, cuando se despierta, hay hojas de tejo en su habitación?

Y, ahora, bienvenidos a la Zona Spoiler

Me cuesta horrores hablar del libro sin contarlo todo, no sólo porque sea una novela más bien corta, sino porque me muero de ganas por compartir montones de sensaciones que, estoy segura, más de una y uno de vosotras y vosotros compartiríais conmigo. Muy a mi pesar, no me gusta que me destripen las novelas, así que me contendré.

Tras la amenaza del monstruo y el posterior despertar de Conor, todo vuelve a la normalidad. Harry y sus matones le pegan, su madre sigue empeorando… pero hay un punto de inflexión. Algo ha cambiado y Conor lo sabe. ¿Qué hace su abuela en casa? ¿Por qué su madre sigue estando tan débil, por qué no mejora? ¿Y por qué esa indeseable de Lily, la chica que se encargó de decirle a todo el mundo cuál era la situación de su madre, no se preocupa sólo de sus asuntos?

Conor empieza a soñar de forma más seguida con el monstruo, ese tejo gigante que le dice que va a contarle tres historias, pero que será él quien deberá contar su verdad, la cuarta historia. Su pesadilla, su mayor temor.

Ness tiene talento, eso no pienso discutirlo. Un tejo de sonrisa maligna, un monstruo de mil nombres que echa a andar porque, dice, Conor lo ha llamado. Una vez más, quiero resaltar lo bien que está escrito el libro. No miento cuándo digo que nada es lo que parece y es que, como muy nos dice el monstruo, toda historia tiene dos perspectivas y nunca nada es lo que parece. ¿Quién es bueno, quién es malo? ¿Quién posee la verdad absoluta?

Conor empieza a ser consciente de lo complicada que es la situación cuando su madre es ingresada en el hospital y su padre viaja desde Estados Unidos para pasar con él unos días. Para más colmo, nuestro pequeño debe instalarse en casa de su abuela mientras a su madre se la somete a montones de terapias diferentes.

El monstruo cuenta una historia, después otra y, por último, la tercera. Debo decir que me gustó la inclusión del monstruo en la realidad, como si fuera el yo oculto de Conor, esa fuerza que luchaba por sacar fuera, para que todos lo vieran. Porque sí, él esta sufriendo, él sabe qué puede pasar. Pero existe. No hay que tratarlo con delicadeza. Quiere el mismo trato que el resto. Y va a exigirlo.

Llegados a este punto, quiero hacer mención especial a un personaje que me ha gustado mucho. Sé que querréis tirarme piedras cuando lo diga, pero Harry fue, para mí, un punto clave en el despertar de Conor. Ese chico de sonrisa congelada, de mirada altiva y mano suelta sabe más de lo que parece. Entiende lo que le pasa a Conor y es por ello que se me quedé la mandíbula desencajada cuando dijo:

-Adiós, O'Malley – dijo Harry mirándolo a los ojos –. Ya no te veo.

Olé, olé, olé. El empujón necesario para que Conor por fin pierda el control, para que reclame lo que es suyo. Increíble.

El final me dolió. Hablo en serio. Me dolió porque sabía que iba a pasar, igual que lo sabía
Conor, igual que lo sabía el monstruo. Dos personajes entrañables que juntos por fin se enfrentan a la verdad de nuestro pequeño protagonista, un niño que no es egoísta, un niño que, pese a lo que piensen los demás, lucha con garras y dientes, porque sabe que sucederá, pero no sabe realmente que es lo que espera.

Sólo me queda decir que esta es una de las mejores novelas que he leído en mucho tiempo. Conseguir, con sólo 205 páginas, destrozarme el corazón, sin duda, es digno de mencionar.


Con todo, Un monstruo viene a verme, es una historia desgarradora, con un protagonista entrañable y un monstruo que tiene mucho que decir. Patick Ness nos regala una historia cargada de dolor y verdades. Pero, sobre todo, historias. Historias salvajes.

Nota: 5/5


Citas


(…)
-Pero, ¿qué es un sueño, Conor O'Malley? – El monstruo bajó la cabeza hasta la cara de Conor –. ¿Quién dice que no es todo lo demás lo que es un sueño?
(…)

(…)
Conor sonrió. Pero aquello no fue un simple regreso a casa. Fue un viaje sorpresa al cine, en un día de colegio, para ver una película que Conor ya había visto cuatro veces pero que sabía que su madre no soportaba. Y sin embargo, allí estaban los dos, viéndola otra vez hasta el final, riéndose todavía ellos solos, comiendo palomitas y bebiendo Coca-Cola.
(…)

(…)
-Las historias son lo más salvaje de todo – tronó la voz del monstruo –. Las historias persiguen y muerden y cazan.
(…)

(…)
-Las historias son importantes – dijo el monstruo –. Pueden ser más importantes que cualquier otra cosa. Si portan la verdad.
(…)

(…)
-Enfádate todo lo que tengas que enfadarte – dijo ella –. Que nadie te lo impida. Ni tu abuela, ni tu padre, nadie. Y si tienes que romper cosas, por Dios, hazlas añicos.
(…)

(…)
-Tu vida no la escribes con palabras – dijo el monstruo –. La escribes con acciones. Lo que piensas no es importante. Lo único importante es lo que haces.

(...)

17/2/16

RESEÑA #62: LA PRINCESA DE HIELO Y FUEGO


RESEÑA #62: LA PRINCESA DE HIELO Y FUEGO


¡Hola a tod@s!

¿Cómo va la semana? ¿Os trata bien este tipo que está completamente loco? Yo por mi parte me declaro completa y absolutamente indecisa. Ya no sé si ponerme una camiseta de lana o una camiseta que sea casi papel para fumar. ¡Que se ponga de acuerdo el tiempo, por Dios!

 Antes de pasar a la reseña, quería recomendaros el blog de una amiga. Acaba de empezar, pero apunta a maneras, así que... ¿A qué esperáis? ¡Y no olvidéis decirle que os manda Carme! ;D El blog se llama Locuras de las mías y habla un poquito de todo.

Hoy os traigo una reseña que tenía muchas pero que muchas ganas de subir, porque ha sido uno de los mejores libros que leí durante enero. ¡Dentro reseña!



Ficha técnica




Título: La princesa de hielo y fuego
Autora: Svend Morthens
Editorial: Destino
Número de páginas: 283
ISBN: 9788408145233
Precio: 14,95

Sinopsis

Aya, una hacker adolescente que se viste y comporta como los personajes de los videojuegos, se enfrenta a un complot internacional contra ella. Su padre, el ciberactivista Magnus Sturluson, le ha revelado la existencia de unos documentos clasificados como alto secreto antes de ser asesinado. Viktualia, una organización secreta, intentará impedir por todos los medios que Aya los consiga y los divulgue.

Mi opinión


Aya es hija de un conocido ciberactivistaMagnus Sturluson, así como de una periodista de éxito. Debido a la profesión de su padre, no permanecen demasiado tiempo en el mismo lugar. Drumleaks, la organización que su padre, junto con muchos otros colaborados, rige, está en pleno apogeo cuando, en un viaje de negocios, padre e hija asisten a una conferencia del gran Kristinn en Suiza. Durante el evento, el gobierno intenta apresar a Kristinn, un gran portavoz, pero Aya, hacker consumada, sabotea el intento.

El hecho de que haya logrado “vencer” una vez no significa que los Sturluson estén seguros. ¡Ni mucho menos! Esa misma noche, durante la cena, un brutal incendio asola el hotel, dejando a Aya y Magnus en fuera de juego. Con la inventiva y resolución de nuestra protagonista, logran acceder a una habitación. Cuando se creen a salvo, unos golpes en la puerta hacen que la vida de Aya Sturluson dé un giro de ciento ochenta grados. ¿Y por qué? Oh, eso habrá que esperar
para saberlo.

La historia la retomamos tiempo después, cuando la familia Sturluson se muda a Reykjavik, Islandia. Para entonces Aya sufre una fuerte agorafobia, patología que le obligará a asistir al instituto islandés más famoso, Menntaskólinn Gullinbrú, de forma, digamos, “semi-presencial”. Gracias a un favor que le debían a su padre, o por simples contactos, nuestra protagonista dispone de un robot de última tecnología que puede moverse a sus anchas – dentro de toda una serie de limitaciones – por el centro. Así conocerá a personas de dudosa fiabilidad, como el director del centro; personas que cuestionan los fines de su padre y…. Agnar, ese chico que, aún paseándose como un robot por la escuela, accede a “ser su amigo”.

La aparente normalidad, sólo quebrada por las escapadas de Aya a mundos virtuales, se ve truncada por dos sucesos claves. El primero de ellos, su ingreso en la pequeña sociedad de “Los Siete Enanitos” - conformada por siete consumados hackers que se toman la justicia como algo muy personal –; y, la segunda, la llegada de un misterioso hombre con una “X” en el rostro. Un hombre aparentemente ciego que intimida a Magnus. Un hombre frío, calculador. Malvado.

Nuevo autor, gran descubrimiento. Me gustan las sorpresas y este libro, sin duda, lo ha sido. No
esperaba que Svend Morthens fuera a sorprenderme tantísimo con esta historia cargada de intrigas y traiciones, dos elementos que, si bien suelen coronar muchas grandes novelas, en esta historia, conforman sólo la punta de un iceberg cargado de informática, sufrimiento, amor y, en cierto modo, magia. No os mentiré: no suelo fijarme en los thillers y, el hecho de que esta novela esté catalogada como tal, en cierto modo, me hacía dudar. Una vez leído, sólo me queda recomendaros encarecidamente que le deis una oportunidad. No os arrepentiréis.

La partida de ese extraño hombre deja a Magnus en un letargo más que evidente: se vuelca por completo en la programación, hasta que una noche va a la habitación de su hija y le hace entrega de un disco duro en el que, dice, está todo “lo que ellos andan buscando”. Viktualia. Una organización peligrosa. Entonces se marcha. Y Aya sabe que no volverá a verlo.

Sólo nos queda una pregunta, ¿estará nuestra protagonista a la altura de su legado?

Y ahora, bienvenidos a la Zona Spoiler

No mentiré: odié a la madre de Aya desde el minuto cero. Es mujer fría y calculadora, demasiado frívola como para preocuparse por su marido o su hija, sólo vaticinaba problemas. ¡Y vaya que si hubo problemas por su culpa! El hecho que metiera a Kristinn en casa nada más murió su marido me dejó complemente descolocada, ya no hablemos del hecho de que no le preocupe lo más mínimo la verdadera naturaleza de la muerte del que fue su cónyuge.

Si hay algo por lo que me quito el sombrero en esta novela, es por como Aya hace frente a su
agorafobia una vez muere su padre. Por él cruza la puerta que la separa del mundo exterior, la fina línea mental que la aparta de la vida; para sentirse desfallecer en mitad de la nieva, en ese idílico paraje que es Islandia. Por él. Por su legado. Por su vida.

Después de verter los archivos de su padre en una red de ordenadores infestados por virus, a buen recaudo, decide asistir presencialmente a las clases en el Gullinbrú. Se somete al acoso escolar, brutal y devastador, de Hjalti, hijo de un abogado de prestigio nacional; y sus secuaces. Se enfrenta al director, ese hombre osco y pretencioso, obsesionado con la tradición de Astrid Karlsdottir – mujer que liberó el centro de los malos duendes –. Se funde con Agnar, ese chico simplemente adorable, espiritual, creyente de las energías… Pero, sobre todo, se esfuerza al máximo por desentrañar todas y cada una de las pistas que su padre le dejó sobre el secreto de Viktualia.

Me ha gustado mucho como Morthens teje esa tela de araña en la que todos son inocente, todos son culpables, todos saben mucho y nadie sabe nada. Era desesperante y, en más de una ocasión, me encontraba a mí misma frunciendo el ceño, juzgando todas y cada una de las palabras de los personajes, buscando mensajes subliminales, segundas intenciones y traiciones. Algo que ningún autor había logrado conmigo: mantenerme enganchada a un libro de estas características. Simplemente genial.

Me dolió en el alma ver lo que sucedió a la familia de Agnar, pero me dolió más aún ver a nuestra protagonista brutalmente humillada por Hjalti y sus secuaces, a favor de Viktualia. Desacreditarla, tacharla de loca y agredirla me pareció, cuanto menos, una burrada innecesaria. Cerdos. Eso es lo que son tanto él como todos sus patéticos amigos. Una panda de desgraciados que se comportan como marionetas de un juego mucho mayor, un juego que ni siquiera alcanzan a comprender, un juego en el que ellos se creen dioses.

Una vez la madre de Aya decide irse durante un par de semanas, momento en el cual Kristinn ya forma “parte de la familia”, la novela coge un ritmo trepidante. Él quiere saberlo todo acerca de ella, quiere el secreto de Magnus. Pero nuestra protagonista es más lista. Y huye.

Sabremos entonces quién es realmente el hombre que visitó a Magnus, qué sucedió aquella noche en el hotel suizo, qué se trae entre manos Viktualia y, por supuesto, quién es nuestro director de instituto.

No quiero desvelar nada más, porque los finales son finales por algo y yo no soy quién para desvelaros un secreto tan sumamente delicioso. Lo que sí diré, esta vez haciendo referencia al amor presente en el libro, es que nunca algo tan inocente, tan puro, tan minimalista, me había parecido tan bonito. No se torna pesado en ningún momento y es perfectamente creíble.
No sé si la novela tendrá segunda parte, pero, de ser así, espero poder leerla.


Con todo, La princesa de hielo y fuego es una novela redonda. Con una prosa exquisita y una trama escalofriante y trepidante, Svend Morthens nos sumergirá en el mundo de Aya, esa hacker de dieciséis años que hará lo imposible por lanzar luz sobre los sucesos que rodean a Viktualia.

Nota: 4.5/5



Citas



(…)

He oído que hay secretos capaces de enfermar a quien los guarda y que escribirlos es una forma de liberarse de ellos.

(…)


(…)

De pronto, sentí esa mirada, la típica mirada de reproche de uno de esos puretas que nunca han echado ninguna partida en un videojuego. ¡Y se vanaglorian de ello, los muy estúpidos! La gente así considera que jugar es una pérdida de tiempo. ¡Al contrario, no hay tiempo mejor empleado! Jugar me ha enseñado a tener más coraje, más ambición y a comprometerme hasta el final en todo aquello que me propongo. Ojalá la vida se pareciera a los videojuegos. Pero lo cierto es que existen diferencias. La principal es que en los videojuegos conoces las reglas y, en cambio, en el mundo real no están nada claras.

(…)


(…)

A veces tenía la sensación de estar encerrada en una jaula de cristal. Y la condena consistía en ver cómo mi vida real se echaba a perder sin que yo pudiera hacer nada para remediarlo. Me torturaba pensar que fuera había millones de personas haciendo cosas que yo jamás compartiría. De pronto, esa idea se me hizo insoportable.

(…)


(…)

La mayoría de las personas perdían todo su interés después de una simple búsqueda en Internet.

(…)


(…)

Según ellos, el mundo era una enorme escuela que les enseñó que la realidad era más misteriosa y desconocida de lo que creían.

(…)


(…)

-Me gustaría… pero no tengo ni idea de lo que es el joik… – dije mostrando mi absoluta ignorancia sobre el tema.
En serio, en esos momentos me hubiera gustado ser toda una experta en joik, fuera lo que fuese.
-Verás, es el canto ritual de los sami, el único pueblo nómada que queda en Europa. No utilian cámaras de vídeo ni fotográficas para plasmar la belleza de un paisaje, un animal o una persona. Para ellos sería como intentar enlatar las sensaciones. En vez de eso, improvisan una canción.

(…)


(…)

En otra circunstancias lo hubiera vivido como un triunfo, pero en ese momento solo sentía el frío del invierno y de la muerte.

(…)


(…)

Es es la prueba más evidente de que estás muerto, ¿no? Cuando la gente empieza a recordar lo bueno que eras.

(…)


(…)

Cerré los ojos. A través de su voz sentí a papá en mi interior. Deseé que, allí donde estuviera, Magnus pudiera experimentar lo mismo.
No, no habían arrancado a mi padre de mí. Eso no lo conseguirían jamás. Al revés: nos habían unido para siempre. Sus ojos verían a través de los míos y su experiencia guiaría mis pasos.
El paso del tiempo acaba convirtiendo a las personas en recuerdos que se olvidan. Pero, mientras yo viviera, no iba a dejar que eso ocurriera con mi padre.

(…)


(…)

Vivir en sociedad consiste en observar y ser observado.

(…)


(…)

Un policía busca indicios. Un drogata busca camellos. Y un superviviente, posibles vías de escapatoria.

(…)


(…)

-Diría que los hijos somos una foto del pasado. Si algo unió a nuestros padres, el tiempo se ha encargado de borrarlo. No resulta extraño que algunos padres piensen que sus hijos son un error que podrían haberse ahorrado. ¿Y quién cuida de un error? Los errores se lamentan y procuran olvidarse. – No sé si era la respuesta más adecuada a esa pregunta, pero fue lo que se me ocurrió en ese momento.

(…)


(…)

Es curioso, cuando piensas en una persona y en que le dirías esto o aquello, suele ocurrir que a la hora de la verdad te quedas en silencio sin saber qué contarle.

(…)


(…)

Siempre me han jorobado esas personas que observan a los demás como si ellas poseyeran el secreto de lo que es normal y lo que no.

(…)


(…)

No me gustan las despedidas. Es como si un pedazo de ti muriera al decir adiós a alguien. Y en ese caso debía multiplicar la sensación por siete.

(…)


(…)

Había visto esa mirada antes. En el rostro de mi padre. Duró apenas un segundo. Acababa de recibir una paliza a manos de unos individuos que cruzaron sus coches ante nuestra camioneta familiar cortándonos el paso. Por aquel entonces vivíamos en Australia. Yo tenía unos siete años. Fue la primera vez que descubrí que mi padre era vulnerable. Hasta aquel entonces estaba convencida de que Magnus era el ser más y fuerte y poderoso del planeta. Pero esa creencia se desmoronó al igual que un castillo de naipes. Él también podía sangrar y retorcerse de dolor.

(…)


(…)

¡Dios, cómo odio a todos aquellos que se refugian en el anonimato de una aglomeración para dar rienda suelta al psicópata que llevan dentro!


(...)

10/2/16

Wrap Up de Enero (2016) y... ¡Novedades Editorial Círculo Rojo!




Wrap Up

Enero

y

Novedades 

Editorial Círculo Rojo



¡Hola a tod@s!

Bueno, después de una temporada con esta sección muriendo de asco, sin nadie que se molestara en actualizarla – si es que…. Hay que ver… Quién quiera que sea la administradora de este pequeño espacio es un completo desastre. Ah, pero si soy yo… –, he decidido que ya iba siendo hora.
Además, aprovecho para traeros algunas de las novedades de la Editorial Círculo Rojo. Eso sí, si queréis verlas todas no tenéis más que hacer clic aquí para poder cotillear a vuestras anchas.



(AFTER 5) ANTES DE ELLA, Anna Todd

Nota: 2/5

Reseña pronto



Esto es lo que yo llamo empezar el año con mal pie. Después de mucho darle vueltas a si animarme o no a leer la novela, una reseña logró darme el empujoncito que necesitaba. Y es que en la reseña se nos planteaba el libro como algo muy ameno de leer. Y es así, al menos durante la parte conocida de la historia. En el libro, dividido en tres partes, se nos muestra la vida de toda una serie de chicas que han pasado por la vida de Hardin “antes de ella”. ¿Y qué tiene esto de malo? Nada, por supuesto. Al menos hasta que nos damos cuenta que después de apenas unas pocas páginas, el libro cambia de personaje y así una y otra vez; hasta alcanzar la segunda parte: “durante”. Esta parte creía que iba a gustarme. Volver a leer el primer libro, pero desde el retorcido punto de vista de nuestro ya conocido – y poco querido – Hardin, no me parecía un mal plan. ¡Qué ilusa fui! Permitidme que os diga algo: odio cuando un autor o una autora decide omitir partes de su obra para llenar una precuela que no viene al caso. Y es eso precisamente lo que ha pasado. Ahora bien, esta no es, ni de lejos, la peor parte del libro. No. La peor es la última. Infumable. Lo siento. Os contaré con más detalle en la reseña.



LA PRINCESA DE HIELO Y FUEGO, de Svend Morthens

Nota: 4.5/5

Reseña pronto



Después de una decepción, una alegría. La verdad es que nunca había leído un libro que se asemejara tanto a la novela, digamos, de intriga. Y es que el autor logra transmitir muchísimo en muy pocas páginas.
De la mano de Aya, una chica de dieciséis años que ha visto y sabe más de lo que debería, conoceremos los secretos más oscuros de Viktualia, una organización que va tras unos archivos que su padre, celosamente, ha apartado de ojos curiosos. Yo no diría que es un Thriller, aunque así se catalogue en la portada. Más bien es una forma dulce, amable, diría, de introducir a los lectores asiduos de la novela juvenil en las intrigas de las mafias y los hackers. El suave trasfondo mágico, aunque bien podríamos decir que es poco más que una sombra de espiritismo, me pareció muy acertado.
Sin duda: una novela que recomiendo mucho, pero que mucho mucho mucho.



UN MONSTRUO VIENE A VERME, de Patrick Ness

Nota: 5/5

Reseña pronto



Perfecto. Un libro que no deja indiferente a nadie. Dulce y triste, evocador, melancólico… mágico. Nuestro pequeño protagonista, un adorable niño llamado Conor, sabe que su madre no está bien. El cáncer va ganando terreno al mismo tiempo que sus pesadillas son cada vez más y más intensas. Durante una de esas noches infernales, el tejo que hay junto a la iglesia, esa que está tras su vieja casa, echa a andar. Un enorme y monstruoso árbol que le dice que va a contar tres historias, para luego escuchar él la cuarta. La verdad, la más pura y absoluta verdad. De Conor.
No voy a decir nada más – para eso ya tendréis la reseña –, pero no quiero desaprovechar la oportunidad de pediros que leáis el libro. Vale mucho la pena.



¿CREES EN EL DESTINO?, Araceli Franco Rovira 

Blog de la autora haciendo clic aquí

Nota: 3/5




Historia dulce, personajes aún más dulces y fuertes referencias al destino. Araceli ha creado una de esas historias que se leen prácticamente solas. Hay ciertos puntos que pueden hacer que se haga predecibles, sí, pero gracias a los giros de trama y a los pequeños malentendidos, nunca sabremos si, de una vez por todas, nuestros dos protagonistas, Carol y Nicolás, van a poder poner todas las cartas sobre la mesa.
Debo decir que me ha sorprendido, y para bien, la forma de narrar de nuestra compañera bloggera. Y es por eso mismo que os animo a todas y a todos a que le deis una oportunidad a su libro.



(NITHAE 1) NITHAE LA CAZADORA, de Cristina García Ruíz

Nota: 3/5




Como pudisteis leer en la reseña, el libro está escrito por una chica muy joven. Con sólo quince años ya se ha iniciado en el duro mundo de los autores noveles. ¡Y vaya cómo lo hace! Bien es cierto que cae en algunos errores, como lo puede ser la repetición y el hecho de que el final sea demasiado precipitado y con las puertas muy abiertas a una segunda parte – una que, si os soy sincera, me tiene intrigada –; pero el manejo de los protagonistas, los cuales no son pocos, hace del libro una buena lectura. Sé que a la autora le quedan miles de historias por trazar y estoy segura de que, con el paso del tiempo, irá puliendo su estilo hasta hacer de sus novelas una adicción.
Espero que le deis, también, una oportunidad.




NOVEDADES EDITORIAL CÍRCULO ROJO




Estas son algunas de las novelas que más me han llamado la atención. Para consultar sus fichas, sólo tenéis que hacer clic sobre las imágenes. ¡Facilísimo! Una vez más, os remito a la lista completa de novedades, haciendo clic aquí.









Y esto ha sido todo.

Contadme, ¿cuántos libros leísteis durante el mes de enero? ¿Cuál fue el mejor? ¿Y el peor? ¿Alguna joyita recién descubierta? ¿Cuál es vuestra lectura imprescindible para el mes de febrero?

¡Nos leemos en los comentarios y en vuestros blogs!


¡Un besazo muy grande!