11/6/16

RESEÑA #67: LEJOS DE LAS SOMBRAS


RESEÑA #67: LEJOS DE LAS SOMBRAS

¡Hola a tod@s! J

 Tenía que haber subido entrada ayer. Lo sé  y, cómo no, lo siento, pero, bueno… estaba KO y no quería ni oír hablar de coger el portátil. Ahora que por fin me he puesto a ello, aprovecho para comentar que, una vez más, no habrá Wrap Up. ¿Y por qué? Sólo leí entero un libro del cual, para más inri, ya tenéis la reseña en el blog. Sí, se trata de Su lado oscuro. Haced clic aquí si queréis ir a echar un ojo. Así que, sin más dilación… ¡Dentro reseña!

Ficha técnica



Título: (Luz y sombras 2) Lejos de las sombras     
Autora: Alice Raine
Editorial: Grijalbo
Número de páginas: 256
ISBN: 9788425353819
Precio: 15,90€
Precio formato electrónico (Kindle): 7,95€

Sinopsis

Después de adentrarte en Su lado oscuro, descubre ahora las sombras que envuelven a Nathan y Stella en la segunda novela de la serie más sensual de la temporada.
Stella es interiorista, una mujer segura de sí misma, acostumbrada a ver cumplidos sus deseos. Por eso acude al Club Twist, un lugar de encuentro para personas que desean explorar la sexualidad más prohibida. Allí es donde Stella conoce al exitoso arquitecto Nathaniel Jackson.
Firme, dominante y tremendamente apuesto, Nathan podría ser el amor con quien ella ha fantaseado a solas durante meses. Por su parte, él ve en Stella a una sumisa con ganas de aprender. Los primeros encuentros confirman su impresión inicial pero, a medida que la relación avanza, el sexo más salvaje se mezcla con momentos de luminosa ternura para los que ni Nathan ni Stella estaba preparados...
Hay hombres capaces de acelerarte el corazón con una mirada. Hay mujeres que pueden cambiarte la vida. Hay sombras que solo el amor puede disipar.
Hay historias que te atrapan desde la primera página.
Esta es una de ellas.

Mi opinión

 Nathan Jackson es un hueso duro, muy duro, de roer. Hermético, implacable… letal. Una persona que no quiere mantener contacto visual, que está totalmente centrado en su trabajo – la arquitectura – y cuya única constante en la vida es su hermano, Nicholas. Bonito estaría que a nuestro chico malo le plantaran delante de sus narices a una dulce florecilla… ¿o no?
 Stella, una interiorista de primera, está harta de las relaciones insulsas; esas en las que el sexo bien podría programarse de forma mensual, en las que las conversaciones son, cuanto menos, soporíferas. Tiene que hacer algo y tiene que ser ya. Y vaya si lo hace. Rellenando el formulario de inscripción del Club Twist, punto de encuentro para relaciones de lo más peculiares, se entrevista con David Halton, dueño del local, y se propone como sumisa. Sí, como sumisa. Stella, la chica que quiere poder ceder todo el control en el ámbito de lo íntimo, la chica dulce que quiere explorar “su lado oscuro” y es que, amigas y amigos, nuestra interiorista tiene unas ideas muy desactualizadas de lo que es una relación explosiva.
 Ya os comenté en mi anterior reseña que había quedado prendada del estilo de la autora y, en esta segunda entrega puedo decir que Alice Raine no me ha decepcionado. He podido conocer muchísimo mejor al que en la primera parte de la saga se convirtió, sin quererlo ni saberlo, en uno de los personajes más difíciles sobre los que he tenido en honor de leer. ¿Y por qué “difícil”? Bueno, si estáis familiarizadas y familiarizados con mis gustos literarios sabréis que jamás pierdo la oportunidad de leer acerca de una buena evolución. Objetivo localizado: Nathan Jackson.
 Nathan no tiene ningunas ganas de conocer a la tal Stella, el proyecto de sumisa recién descubierto por el magnate del mundo del sexo, David. El hombre le promete algo sencillamente espectacular, pero nuestro protagonista tiene sus reservas. ¿Qué puede haber de especial en una chica más? Oh, bueno, pues lo hay. Desde el principio, se nos muestra el flaqueo que siente en su presencia, como su mantra, <<Yo tengo el control>>, se ve quebrado por esa chica de apariencia dulce e inocente.
 El contrato llega rápido: sexo de fin de semana. Ella deberá llamarle “señor” en el ámbito íntimo, él tiene el control absoluto. Nada de sentimientos, ni un solo romanticismo. Bien lejos las falsas esperanzas, las promesas y las expectativas. Ahora bien, ¿quién dice que una relación meramente sexual es sencilla?

 Y ahora, bienvenid@s a la Zona Spoiler

 Me gustaría empezar destacando lo que, para mí, ha sido un punto de inflexión respecto a la anterior novela. Aquí no se nos habla sólo de la noche, la luz tiene un papel muy importante. Escenas centradas en las tardes, los amaneceres y las mañanas. Luz más allá de la oscuridad que guarda la mente de Nathan. Sus recuerdos, todos ellos retorcidos, son un toque realmente exquisito para una novela de estas características y es que, aunque pueda sorprenderos dado mi rechazo hacia los clichés – siempre y cuando carezcan de justificación –, me ha gustado mucho poder comprender la “lógica ilógica” de sus razonamientos en lo que a una relación se refiere. Su padre era un maldito cerdo que bien merecía que le extirparan los órganos genitales y se los metieran en la boca. ¡Hala, ya lo he dicho! Y su madre tres cuartos de lo mismo. Por Dios que yo jamás permitiría que un cerdo de las características del señor Jackson pusiera una sola mano encima a nadie a quien yo considere mi familia.
 Durante las primeras semanas de “relación”, Stella empieza a coger confianza con Nathan. Le sorprende que, pese a lo autoritario que es, siempre mire por su seguridad – y, por añadidura y lógica a la temática, de su placer –. Tal vez sea un poco descabellado por mi parte, pero no considero que haya ninguna escena excesivamente fuerte. Me explico. Cuando habla con ella para explicarle su tendencia al bondage y a la dominancia no excesiva, pensé que pasarían por la novela muchos más… instrumentos. Sin embargo, a excepción de una mención prácticamente aislada y un látigo de colas cortas que usa un par de veces, no hay nada. Nada. Cero. Y eso no es necesariamente malo – tampoco quiero echarme a temblar de horror leyendo, gracias –, pero sí desconcertante tratándose, efectivamente, de una relación dominante-sumisa.

 Volviendo a la historia, el entrenamiento da paso a un segundo nivel y es que, poco a poco, tanto él como ella empiezan a sentir algo más que ganas hacia el contrario. Esto viene a ser meramente intuido por la persona que lee los pensamientos de ambos protagonistas, un acierto por parte de la autora, pero sólo se ve realmente confirmado al final de la novela. Cuando las cosas, ¡cómo no!, se ponen feas.
 Una de mis escenas favoritas, sin duda, es la que transcurre en el gimnasio. Antes de que me tachéis de pervertida, quiero que me escuchéis (leáis). Me gusta la visceralidad de la situación: como él construye una montaña de un granito de arena. Yo soy la persona más impuntual que podáis echaros a la cara – desde hace relativamente poco, todo sea dicho – y, qué queréis que os diga, me parece excesivo que Nathan se enfade tantísimo con Stella por unos minutos de tardanza. Si a mí se me castigara cada vez que llego tarde… en fin, me habría quedado sin culo, fijo. A este problemilla, debemos añadir que la chica comete el error de asentir. Sí, sí, de asentir. Nathan Jackson, el chico que no soporta que Stella le prive de su voz. Disfuncionalidad, ¡adelante! El castigo es, ciertamente, severo. Las barras de dominadas son un calvario y esta vez sí que hablo desde la experiencia. Por Dios, yo a lo sumo consigo subir tres veces y quedarme colgada cual mono feliz unos dos minutos – en un día bueno –. Entonces, digo yo, ¿no es de cajón suponer que la chica va a ver ceder sus dedos? Solución: atarla con una cuerda de saltar. ¡Olé, olé y olé! En fin. Me abstengo de opinar al respecto. ¿Y por qué hablo de visceralidad, entonces? Cuando ella ve que ya no puede más y que la cuerda, más que ayudar, lacera, se lo dice. Y él, para sorpresa de todo el mundo, la ayuda. Pero lo mejor no es eso, no… lo mejor es que luego la trata con un mimo, como poco, siniestro. Ahora te trato mal, ahora te cuido… ahora me enfado, ahora me arrepiento. Un vaivén de emociones que desconciertan a ambos protagonistas, pero que a mí, sencillamente, me han maravillado.
 Mi última aportación va a hacer referencia a dos aspectos fundamentales para Nathan: el contacto visual y su hermano. Creo que hay una muy buena base respecto a éste primer punto y es que Alice Raine se ha documentado muy bien en las secuelas que puede producir el abuso paterno y materno, porque quien no ayuda es cómplice, amigas y amigos –. El hecho de que Nathan no pueda mirar a nadie a los ojos porque su padre le privó de algo tan esencial y ahora, sencillamente, le resulta incómodo… chapó.
 El final de la novela es lo referente a Nicholas. No hablaré más de él, porque tenéis una reseña entera en la que él es protagonista, pero sí diré que me ha gustado mucho ver cómo Nathan cambia de forma abrupta el chip al ver su lamentable estado; no tanto como Stella tiene que vivir esa situación.
 Me muero por hincarle el diente a la tercera entrega y, sinceramente, ¡debéis leer la saga!

Con todo, Lejos de las sombras es una segunda parte maravillosa. Con unos protagonistas de lo más pintorescos y una prosa deliciosa, nos adentraremos en la retorcida mente de Nathan Jackson, conociendo, poco a poco, a una Stella que dista mucho de ser dulce. El final deja las puertas abiertas a la que, sin duda, será una tercera parte genial.

Nota: 4.5/5

Citas

(…)
-Piensa como un boy scout – dijo Kenny con una sonrisita, pero yo no entendía nada. ¿Qué tenían que ver los boy scotus con la depilación? Al ver mi desconcierto, Kenny se echó a reír y explicó –: ¡Hay que estar siempre preparado! – exclamó con un guiño mientras me empujaba hasta la puerta para que me fuera al centro de estética.
(…)

(…)
 Me desperté con una sonrisa en los labios. Una de esas enormes, de las que te dividen la cara en dos, te separan al máximo las comisuras de los labios y te forman arrugas junto a  los ojos.

(…)

8 comentarios:

  1. Hola!!!
    Wow, la mujer se hace sumisa por decisión propia, me intriga no leo mucho actualmente y estoy lejos de volver a leer una historia con acción (Así es como yo me refiero al sexo, no te rías carmen)
    Muy buena reseña carmen, aunque me aleje de la zona de spoiler al saber que es una secuela (que raro, a mi me dan igual los spoilers) pero como lo vuelvo a repetir me intriga, lamentablemente estoy lejos de tomar un libro en estos momentos.
    Nos vemos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Abrumador, ¿eh? jajajajaja Yo casi me caigo de espaldas al leer que ella, de forma completamente voluntaria, se ofrecía como sumisa para que le buscaran un dominante. De verdad: no lo concibo pero, eh, hay que tener la mente abierta ;D
      Me ha encantado, Katia, en serio jajajajajajajajaja No había oído nunca eso de "historias con acción", pero que sepas que me la guardo ;D
      ¡Muchísimas gracias! :') No sabes lo que me alegra que te haya gustado :')
      Uf, creo que sabes que a mí me pasa todo lo contrario: huyo de los spoilers como de la peste. ¡No puedo con ellos! Y mira que me gusta comentarlos pero, como me repatea la moral que me fastidien los finales... xD
      Qué pena que no te apetezca leer libros "con acción" ;D De todas formas, yo aprovecho para recomendártelo ^.^
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Katia! ^^

      Eliminar
  2. Hola!
    Como ya te dije en el anterior, me interesaría leer estos libros, aunque este tema parece que este muy trillado, por lo menos parecen algo diferentes, así que no les cierro la puerta para nada, así que la zona spoiler ni comentarlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Sí, de hecho ahora mismo he estado releyendo el comentario para poder contestarte :) Como siempre, tarde. Lo siento :S Sí que está trillado el tema, la verdad. Cuando vas a la sección de novela romántica en una librería o biblioteca - con todo el tema de o bien sólo romántico o bien romántico + erótico - hay libros a casco porro. Creo que en mi vida había tenido entre tantísimas sagas para elegir xD Pero bueno, está bien encontrar libros que se dejen leer de vez en cuando :)
      Tranquila, yo tampoco leería la zona spoiler si me interesara la novela. Ya sabes lo negra que me pone enterarme de cosas antes de tiempo en una novela xDD
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Esther! ^^

      Eliminar
  3. ¡Hola, Carme! ¿Qué tal? Espero que la semana vaya bien y que estés con fuerza, ya queda menos para que disfrutes de las vacaciones :-)
    ¿Quieres saber algo? Me estás sorprendiendo :-) Es decir, sé que odias el tema de la sumisión y tal tipo 50 sombras de Grey como me has comentado, pero últimamente estas cogiendo lecturas donde sale algo de ese tema y te están gustando :D
    Lo de que la chica en este se inscriba en un club con esas características, menudo valor, pero claro, si dices que está tan cansada de lo típico, me imagino que esto le resultará de lo más interesante.
    Recuerdo lo que dijiste de que el anterior era con un ambiente muy gris, así que menudo cambio. Jjajaj, me encanta como pones esas frases en medio de las reseñas que impactan ("que bien merecía que le extirparan..."). Lo de los cambios de actitud de él de "me enfado", no "te ayudo"... incluso en libros cuya temática no sea tan erótica, hay tíos que una no entiende como son de verdad o que diantres les pasa para tener esos cambios de actitud.
    Creo que te lo puse con el anterior, de que no descarto esta serie de libros, pero no me lanzaré a por ella. En todo caso, espero mucho que disfrutes de la siguiente parte y ya leeré tu opinión. :-)
    ¡Saludos y feliz miércoles! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Como te comentaba en la respuesta anterior... un desastre mayúsculo, pero bueno, no pasa nada xD Poco a poco. ¿Qué tal tú? ¿Muy ocupada estos días o disfrutando de unas bien merecidas vacaciones? :D
      La verdad es que sí. Si tengo que ser completamente sincera (y ya sabes que siempre procuro serlo xD) es porque, leyendo el quinto libro de la saga "Vanir", una de las que sin duda será la pareja protagonista de próximas novelas... bueno, bueno, bueno. El chico es algo así como lo más terrible que puedas echarte a la cara y tiene un club de BDSM, ¿no? Pues me pareció curioso leer a grandes rasgos lo que había en su "centro" - aunque no leí ninguna escena en la que se usara nada - y, cuando cogí la primera parte de la saga "Luz y sombras" en la biblioteca... sencillamente me gustó :) Ya he comentado que realmente no hay demasiado bondage, así que supongo que todavía no puedo decir si me gusta o no éste tipo de literatura pero, lo poco que he leído, no me parece para tanto :D
      Bueno, aunque esté cansada tiene muchas narices xD Yo no lo haría ni muerta, pero está claro que eso rompe por completo con las cosas típicas jajajajajaja
      Ay, Omaira. Es que el muy cerdo se lo merece. Mira que me sabe mal decir (escribir) tacos en el blog, pero no había otra forma de decirlo sin ser más soez. En este tercer libro aún le he cogido más asco al hombre y... Uuuuuf. Yo lo empalaba, de verdad. Y que se descompusiera en mitad del campo. Qué asco de persona.
      Sí, sí, sí. Los cambios de actitud sin venir a cuento dan para horas hablando. Yo tampoco acabo de entenderlo pero, oye, como recurso literario funciona xD También es verdad que, no sé tú, pero yo acabaría por cruzar a una persona que fuera tan condenadamente bipolar. Sería del rollo: "vale, aléjate ahora mismo" xD
      Como siempre: si al final te animas a leerla estaré encantadísima de que destripemos el libro entero y comentemos cada detalle :D Me doy cuenta de que me he dejado por comentar lo que dices sobre la ambientación y... sí, un cambio brutal. Supongo que la idea era no oscurecer aún más la imagen de Nathan, pero ni idea ^^" jajajajaja
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Omaira! ^^

      Eliminar
  4. Hola Carme!!!!
    Discúlpame antes que nada, por el tema de exámenes, trabajo, hogar apenas tenia tiempo para el blog, como bien sabes, ya que le comentaste a mi compañera, Pepa llevaba el blog casi totalmente esas semanas atrás…bueno, eso quedo atrás, la alegría de aprobar esos exámenes (y a mi edad) hace que recupere la blogosfera con mas ganas!
    En lo concerniente de la reseña…no sabía que te gustaba este género y estos temas de BDSM tan en boga con las sombras de Grey y todos sus descendientes jejejeje….Y me suena la autora, pero no la ubico ahora mismo…
    Que ella se inscriba en el Club por propia iniciativa ya es una forma original de empezar…ya que casi siempre es él que “impone” entrar a su partenaire
    Y ahí esta el pq te gustó tanto…la evolución del personaje masculino, no quedo plano…y eso a mi también me gusta
    La zona spoiler me la salté…ya que aunque estoy un pelín quemada por estos libros “casi” iguales, me tentaste con la protagonista…pero más con Nathan
    Jajajajajaj…pues al contrario que a ti, intento, intento ser puntual…tu te parecerías mas a mi pareja…ay mare mia que impuntual es….pero que Nathan se queje, mejor dicho se enfade por ello, luego te cuido, luego me vuelvo a enfadar, una montaña rusa en toda regla…No te pases chico, no te pases jajajajajaaj
    Bueno y para no extenderme más, mira que me gusta hablar eh jejejeje…espero que ese KO, se haya transformado y estés completamente con la sonrisa en la cara …estamos a un paso de las vacaciones!!!!!!
    Veo que vas por el libro de Miya..de la saga Vanir…como lo llevas, te esta gustando??A mi me quedan los dos últimos para acabarla….a ver si estoy por aquí cuando cuelgues la reseña de ella….ay échame ya, échame jajajajaj
    Muchos besitos!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola !
    No es mi tipo de género que leo, por ahora paso :)
    Pero seguiré mirando otras de tus reseñas

    Aquí me quedo, te sigo!

    Me gustaría que te pases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, sígueme :).

    saludos nos leemos!!

    ResponderEliminar